eldiario.es

Menú

La 'trama' de Telde

- PUBLICIDAD -

Lo que desconocíamos es que se nos iba a presentar una nueva trama en esta ciudad, no dirigida por Hitchcock, y no protagonizada por un taxista y una clarividente, sino por un grupo de personas en contra del que se convirtiera en Alcalde de esta ciudad en el año 1979, justo tres años más tarde de producirse La Trama del cineasta y director inglés (1976), el señor Francisco Aureliano Santiago Castellano.

El alcalde de Telde, a modo de proclama plañidera, lanza un comunicado, donde se habla de conspiración política, mediática y empresarial con no se sabe qué intervenciones o qué amenazas de algún clarividente como la protagonista de Hitchcock. Los oscuros intereses de esta trama obedecen a la búsqueda de unos agentes externos que justifiquen otras cosas y otras actuaciones del actual grupo de gobierno que dirige Francisco Santiago.

Sabemos que importantes políticos populistas y totalitarios de nuestra reciente historia siempre han buscado agentes externos que escondan todas y cada una de sus incapacidades ante la administración y gestión de un territorio en concreto. Y sabemos también que esos discursos hegemónicos inventaban tramas que sirvieran de disuasorias justificaciones de la ineficacia e ineficiencia para gobernar con el apoyo de la ciudadanía. En el caso de Telde y la trama contra su alcalde se traduce en eso mismo, el señor Santiago no hace más que buscar fantasmas y clarividentes hitchconianos que justifiquen y escondan su pésima gestión ante los verdaderos problemas que tiene esta ciudad: desmembración de la participación ciudadana, quince mil parados, pérdida de subvenciones que alivien la penosa situación por la que pasan muchos ciudadanos, ahogamiento de la zona comercial abierta de Los Llanos, ausencia de un plan estratégico para la ciudad, irregularidades en la adjudicación de servicios esenciales, etc. Marx ya dijo en su día que la historia primero se da como tragedia y luego como farsa. Y Santiago, que basa su discurso en esa tragicomedia a la que está sometido por el contubernio judeo-masónico, anuncia ya su farsa de esta historia anunciada a sus conciudadanos. Tarde o temprano, el espejo del señor alcalde se verá invertido, y lo que ahora se nos presenta como un espejismo, pronto será una realidad. Ni los unos (los que gobiernan, damnificados de la trama) ni los otros (oposición municipal y supuestos mal tramadores) tienen soluciones para que Telde avance. Ojalá se aclaren todas las situaciones irregulares y judiciales, paguen todo lo que se han llevado, y devuelvan a Telde y a sus ciudadanos la dignidad perdida en todos estos años. ¡Pero váyanse todos!

Yo por mi parte, y a modo de conclusión, dos autorrecomendaciones: la primera, volver a ver la gran película del director inglés; la segunda, apuntarme a la trama, siempre y cuando ello signifique creer en la regeneración política. Y si creer en que la Democracia es alternancia, los invito a ustedes también. Porque Otro Telde es posible.

(*) Antonio Hernández Lobo es presidente de Coalición Canaria de Telde

Antonio Hernández Lobo *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha