eldiario.es

Menú

La 'redarquía': un nuevo modelo frente a la jerarquía tradicional

José Cabrera, gurú de la innovación tecnológica, expone un nuevo modelo de organización que ya está presente en las relaciones sociales

La 'redarquía' está penetrando poco a poco en las empresas y también en el sistema educativo y la política

Este grancanario afincado en EEUU pone como ejemplo de este nuevo modelo en la política los procesos participativos de Podemos o las primarias abiertas del PSOE

- PUBLICIDAD -
José Cabrera durante la conferencia que ofreció en el Colegio de Ingenieros Industriales de Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

José Cabrera durante la conferencia que ofreció en el Colegio de Ingenieros Industriales de Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

José Cabrera es un reconocido líder internacional en el campo de la innovación tecnológica. Este grancanario de nacimiento pero afincado en Estados Unidos lleva más de 30 años a la vanguardia en las tecnologías de la información y ha asesorado a muchas de las empresas que actualmente cotizan en el Ibex 35.

Este jueves José Cabrera ofreció una conferencia en el Colegio de Ingenieros Industriales de Canarias, en Las Palmas de Gran Canaria, bajo el título "La Transformación Digital: Los nuevos modelos de creación de valor". En ella buscó acercar al público la redarquía, un modelo alternativo a los sistemas jerárquicos tradicionales basado en la participación y colaboración, y que poco a poco se está extendiendo a la gran mayoría de facetas de la vida: profesional, personal, educativa o política.

 

¿Cómo se puede lograr que el sistema redárquico que usted propone intercale de una manera más profunda en la sociedad?

Este tipo de estructura está comenzando a normalizarse en las organizaciones. Para que el público entienda su significado les pediría que observara el orden existente en su red social o en cualquier entorno colaborativo: no se trata de un orden de arriba abajo o de delegación de poder, sino de un sistema colaborativo donde todos pueden aportar valor

¿Y cómo se consigue llevar ese nuevo orden a ámbitos tan dispares como el del trabajo o la educación?

Lo que está ocurriendo es que este orden lo empezamos a ver en la propia sociedad, como por ejemplo en el fenómeno 15-M. Este movimiento social tiene que ver con la redarquía porque está basado en la participación social. Esto es una prueba de que la redarquía es algo que ya está ocurriendo en la realidad social y poco a poco va trascendiendo a otros ámbitos.

En las organizaciones ocurre igual, ahora hay un orden formal que es jerárquico, pero si se añade un entorno colaborativo, la gente verá que podrá empezar a aportar y contribuir dentro de la propia organización sin necesidad de hacerlo por la vía jerárquica tradicional.

Esto es muy importante para las organizaciones del futuro porque al igual que la jerarquía le da a las instituciones la estabilización, especialización y estabilidad, la redarquía les dará la capacidad de innovar y así adaptarse a lo que está ocurriendo. Las organizaciones que hemos creado son muy buenas haciendo lo mismo, pero cuando se tienen que adaptar a un entorno tan cambiante como el actual les cuesta responder.

En este nuevo modelo que propone, ¿qué papel juega el jefe tradicional?

La figura del jefe ya no es necesaria. Cuando lo necesitas es porque tienes que tener a alguien que coordine el esfuerzo humano y alinee a la gente. Este nuevo modelo permite coordinar este esfuerzo sin necesidad de una estructura fija. Se sustituyen los jefes por liderazgo, y esto lo estamos viendo en las estructuras sociales. Este nuevo líder tiene el trabajo de proponer, movilizar y argumentar en lugar de mandar y ordenar.

Ya hay empresas que han nacido en el mundo digital, como por ejemplo Google. En este tipo de compañías existe gran autonomía de los empleados para tomar decisiones, se fomenta la participación y la iniciativa. También existe un mecanismos de alineación para que lo que lancen sus trabajadores tengan que ver con los objetivos de la empresa. Otro ejemplo muy bueno es el del software libre o Wikipedia, estos sistemas son redarquías puras, estructuras donde la gente colabora de forma coordinada y aportan por suscripción. Permite crear organizaciones en donde la gente se involucra y pueda dar lo mejor de sí mismo.

¿Cómo se transmiten estos conceptos tan rompedores a las empresas más tradicionales?

Está ocurriendo ya de forma natural. A medida que a las empresas se van incorporando más nativos digitales, transmitirán su forma de actuar a la propia organización. En el antiguo sistema para conocer lo que pasaba en la empresa era mejor irte a la máquina del café antes que al despacho del jefe. Eso que ocurría en esa máquina es una redarquía. Las tecnologías sociales, al igual que han potenciado la comunicación, también han posibilitado la coordinación del esfuerzo humano sin necesidad de una estructura, porque esta es la propia redarquía.

Muchos jóvenes nativos digitales ya saben que las tareas no se asignan sino que se suscriben a ellas, y la gente se suscribe a algo por lo que tiene pasión. Evidentemente es necesario un cierto nivel de jerarquía por eso hablo de estructuras duales, en las que hay una mínima parte jerárquica y una mayor proporción de una estructura abierta y de participación como la redarquía. Este sistema te permite crear estructuras de valor con tus clientes y tus proveedores, es una apertura en toda regla.

¿De qué forma está llegando este nuevo modelo al sistema educativo?

Antes la educación se impartía en un lugar específico, bien fuera un colegio, una universidad o un instituto y en un tiempo concreto de tu vida. En el mundo en el que vivimos ahora la educación es un viaje de toda una vida: ocurre en cualquier momento y en cualquier lugar. Esta nueva educación es social, en red y participativa porque aprendemos unos de otros, en cualquier lugar y dispositivo y en cualquier momento. Las posibilidades que brindan estos cambios permiten que se pueda cursar un máster online de una universidad de EEUU por los que pagamos apenas 100 euros, mientras que los que están cursándolo de forma presencial pueden estar pagando 25.000 euros. Es el mismo paradigma que se traslada del mundo social y de la empresa a la educación.

¿Incide este nuevo modelo directamente en el sistema de producción masiva?

La competitividad ya no la da producir muchas cosas iguales, ahora eso lo da la capacidad que la empresa tiene de colaborar y cooperar con tus clientes porque ellos ya no compran un producto, compran una experiencia. Y además, el cliente tratará de participar en la creación de esa experiencia para una mayor satisfacción. Los jóvenes ya están acostumbrados a actuar de esta forma y las empresas inevitablemente tienen que adaptarse a este nuevo modelo.

¿Y cómo encaja esta redarquía en el ámbito político?

Está bastante relacionada con algo de lo que actualmente se habla mucho, la regeneración democrática. El aparato tradicional son estructuras jerárquicas opacas y han estado orientadas al poder más que a servir a la sociedad. Se han convertido en un sistema de lealtocracia en el que el partido coloca en las listas a aquellas personas que son más leales.

Cuando se habla de primarias abiertas o del propio proceso de Podemos, se está hablando de redarquía, de buscar procesos participativos abiertos para que el orden deje de ser impuesto y sea emergente en base a quién es realmente bueno, quién está aportando y quién tiene pasión por lo que está haciendo. Esta regeneración democrática pasa principalmente por romper estas estructuras de poder, de lealtocracias que no funcionan.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha