eldiario.es

Menú

Ouattara pide la intervención del TPI en Costa de Marfil

PARÍS

El candidato opositor a la presidencia de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, considerado por la comunidad internacional como el legítimo vencedor de los últimos comicios, ha reclamado la intervención del Tribunal Penal Internacional (TPI) en el país africano y ha advertido de que el actual mandatario, Laurent Gbagbo, "tiene sangre en sus manos".

- PUBLICIDAD -

PARÍS, 6 (EUROPA PRESS)

El candidato opositor a la presidencia de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, considerado por la comunidad internacional como el legítimo vencedor de los últimos comicios, ha reclamado la intervención del Tribunal Penal Internacional (TPI) en el país africano y ha advertido de que el actual mandatario, Laurent Gbagbo, "tiene sangre en sus manos".

En una entrevista con la emisora francesa Europe 1, Ouattara ha denunciado este jueves el "bloqueo" impuesto por Gbagbo tras la segunda vuelta de las presidenciales, celebrada el pasado 28 de noviembre. Aunque las autoridades electorales concedieron la victoria al candidato opositor, Gbagbo se niega a dimitir argumentando un informe del Consejo Constitucional --controlado por uno de sus principales aliados-- que le otorga la victoria.

Desde entonces, Costa de Marfil vive sumida en una crisis política que amenaza con derivar en guerra civil. Ouattara ha señalado que "numerosos marfileños han sido asesinados por mercenarios y milicias" afines al presidente y ha situado la cifra de víctimas en "200 muertos" y "más de mil heridos". Además, se han producido "violaciones", ha matizado.

"Tenemos pruebas. La ONU y las organizaciones de Derechos Humanos han tomado nota de las masacres, de los asesinatos", ha apuntado Ouattara, quien ha escrito al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, para que promueva el envío a Costa de Marfil de una "misión de investigación" del TPI.

Tras subrayar que "Laurent Gbagbo tiene sangre en sus manos", el líder opositor ha pedido a la comunidad internacional que "refuerce sus sanciones". Como ejemplo, ha citado la necesidad de que se veten los viajes al mandatario marfileño y su entorno.

"NO SOY UN DICTADOR"

Frente a la actitud de Gbagbo, Ouattara se ha definido como un "hombre de paz" y ha abogado por una "solución pacífica" a la crisis que, sin embargo, no termina de llegar. El presidente saliente se ha comprometido esta semana ante los enviados africanos a negociar una salida calmada al conflicto.

Ouattara ha puesto como condición para que se produzcan estas conversaciones que Gbagbo le reconozca "como presidente legítimo", ya que se considera "el presidente de todos los marfileños".

"No soy un dictador. Soy un demócrata", ha defendido Ouattara, que amenaza con "consecuencias" al actual dirigente si persiste en su inención "de permanecer en el poder".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha