eldiario.es

Menú

Aznar pide un proyecto sin complejos en el que ''jueguen los mejores''

EL EX PRESIDENTE DEL PP ROMPE SU SILENCIO ANTE LA CRISIS

- PUBLICIDAD -

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha roto este lunes su silencio para hablar de la crisis interna del PP y apostar por recuperar un "proyecto sin complejos", en el que siempre se procure "jugar con los mejores y tener la voluntad de llamarles y de agruparlos en torno a un gran proyecto".

Aznar ha hecho esta reflexión dos meses después de que el PP perdiera de nuevo las elecciones generales y de que se abriera una crisis interna en el partido en torno al liderazgo de Mariano Rajoy.

En una jornada organizada por la Fundación FAES sobre el euro, ha considerado que "es el momento de defender una política de hechos y no de embarrancarnos en palabrería que no conduce a ninguna parte".

Arropado por destacados miembros del PP, como Esperanza Aguirre y Manuel Fraga, ha recordado que las mejores cosas que hizo su partido se llevaron a cabo "juntos, con un equipo cohesionado capaz de defender un proyecto basado en nuestros principios, en nuestros valores y en nuestro sereno compromiso con España".

El presidente de honor del PP ha dicho que uno de los criterios que inspiraron su actuación en la vida política fue "buscar la integración y la suma en torno a objetivos siempre compartidos, ya fueran éstos la refundación de su partido o ya desde el Gobierno".

Aznar ha defendido un proyecto político nacional, reformista y abierto, impulsor del bienestar, comprometido con la libertad y la igualdad de todos los españoles, decidido y capaz de liderar la derrota sin transacción del terrorismo.

Además del ex presidente del Gobierno, también han hablado hoy el resto de protagonistas de la crisis abierta en el PP.

Mariano Rajoy ha defendido su actuación de estos meses y ha asegurado que él es el que ha sido siempre, pero que en "la vida de cuando en cuando hay que moverse" y mirar al futuro.

Acompañando al presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, quien ha pronunciado una conferencia en Madrid, Rajoy ha señalado que su candidatura al XVI Congreso será de "integración".

"Cuento con todo tipo de personas pero hay que dar oportunidades", ha señalado, al tiempo que ha dicho que "lo único que no podemos hacer es no movernos y estar siempre en el mismo sitio porque eso no lo hace nadie".

Momentos después de estas palabras, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, advertía de que hay algunos "adversarios" políticos que quieren dividir al PP y dar a sus dirigentes "carnés de buenos y malos", y ha destacado que por supuesto a ella le corresponde el de "mala" cuando "esto no es así".

"¿Cómo nos vamos a quedar quietos?, tenemos que movernos", ha respondido a Rajoy.

Aguirre, que al término de ese desayuno con Núñez Feijóo mantuvo una conversación con Rajoy, coincidía en ese acto con Alberto Ruiz-Gallardón, a quien volvía a ver en la conferencia que el alcalde de Madrid pronunciaba este mediodía en el Foro ABC.

El alcalde ha pedido a su partido que diluya las "tensiones" y se ponga "a trabajar" cuanto antes "detrás de Mariano Rajoy", con un proyecto de centro político y "desde un ambiente de respeto mutuo, de diálogo y de concertación".

Ha explicado que para alcanzar las metas que propone "es preciso que el PP vuelva a gobernar España" y ha opinado que Rajoy es "el mejor director" y "quien dará fuerza y coherencia" a ese proyecto.

Y eso lo dice, ha destacado, "desde la objetividad" que le proporciona "apoyar a una persona cuyas decisiones no siempre han sido favorables" para él y a la que no ha solicitado "en este momento político ninguna responsabilidad y ningún protagonismo que no sea servir a los madrileños como alcalde".

Entre las cosas que asegura no haber pedido a Rajoy figura la Secretaría General del PP, para la que ha asegurado no ser el "tapado", después de que Ángel Acebes anunciara hace un par de semanas que no continuará en ese cargo a partir de junio.

Núñez Feijóo, el líder regional del PP que con más ahínco ha defendido el proyecto de Rajoy, ha considerado que su partido atraviesa por un momento "más fácil" que el que pasó cuando se refundó en el Congreso de 1989.

Tras afirmar que el presidente del PP genera "muchos más apoyos que discrepancias", ha reconocido que su partido se enfrenta a momentos "ciertamente no exentos de problemas", pero ha dicho que "volverá a resolverlos con éxito como en el pasado".

Quien sí ha sido parco en palabras ha sido Fraga, a quien le ha parecido "muy bien" el mensaje de integración lanzado por Aznar, pero que sin embargo no ha querido responder a Aguirre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha