eldiario.es

Menú

Los abogados de Las Teresitas afilan los cuchillos

ANTE LA REUNIÓN DE LA JUNTA

El concejal de Urbanismo se reúne con los letrados para perfilar una estrategia común en la nueva ordenación de la trasera de la playa.

- PUBLICIDAD -

El concejal de Urbanismo, José Ángel Martín Bethencourt, se reunió en la tarde del miércoles con los abogados de los vecinos de la trasera de la playa de Las Teresitas para perfilar la estrategia que desarrollarán durante la asamblea de la Junta de Compensación que tendrá lugar en breve.

El concejal no quiso comentar el encuentro e incluso negó que se hubiese llevado a cabo, lo que da idea del sigilo con el que se quiere resolver este contencioso histórico. El objetivo era escuchar las propuestas de los abogados e intentar establecer una estrategia común de cara al encuentro, cuya convocatoria ha sido ordenada por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC).

Urbanismo ya ha dejado claro que se posiciona del lado de los vecinos de este entorno, que en unos casos solicitan una indemnización y en otros que los terrenos vuelvan a ser inscritos a sus nombres. Aunque la sentencia se limita al núcleo de Montaña Morera, la Gerencia quiere hacerla extensiva a toda la zona conocida como Las Huertas y también a ciertos puntos de El Suculum.

El objetivo es hacer un frente lo más sólido posible para desarmar, pieza por pieza, el entramado urbanístico que se ha creado en este enclave durante años y que ha acabado en los tribunales tanto en el ámbito civil, como penal o contencioso-administrativo.

Difícil acuerdo, estrategias distintas

En el encuentro estuvieron presentes los abogados José de La Rosa, Mario Machado, Juan José Rodríguez, Felipe Campos y representantes del bufete de Miguel Cabrera Pérez Camacho, mientras que con otro de los letrados y concejal de Sí se puede, Pedro Arcila, el concejal se reunirá en la mañana del jueves.Sin embargo, va a ser difícil mantener una línea común.

Aunque están unidos en su intención de arrebatar estos terrenos a los actuales propietarios formales, los empresarios Ignacio González, Antonio Plasencia y Mapfre, la estrategia de cada uno es distinta. En el caso de Montaña Morera, los letrados José de la Rosa y Mario Machado creen que el cumplimiento del fallo original del año 2007 pasa por volver a inscribir las casas y terrenos a nombre de los propietarios originales y que las edificaciones vuelvan a aparecer en el Registro de la Propiedad de donde habían desaparecido por arte de magia.

En Las Huertas es donde surgen las diferencias. El bufete de Miguel Cabrera Pérez Camacho siempre ha mantenido que exigen la devolución de los terrenos pero ya el TSJC ha dicho que los perjudicados sólo tendrán derecho a una indemnización. A la espera de que se haga una tasación, calculan una cantidad que ronda los 2.000 euros por metro cuadrado, lo mismo que costó cuando ILT vendió a Mapfre en 2006.

Sin embargo, Campos quiere acudir a la vía civil para desmontar el argumento de terceros de buena fe tras el que se escuda Desurcic y reivindicar la propiedad de los terrenos.El viernes mantendrá una reunión con un grupo de vecinos para concretar si se acude ya a este ámbito.

Por su parte, Arcila plantea desarmar la ordenación de Las Teresitas y que Las Huertas vuelva a tener la catalogación de rústico. No obstante, el propio abogado ha adelantado que se trata tan sólo de un punto de partida sobre el que luego se pueda discutir y es consciente de que la gran mayoría de los propietarios se oponen a que estos terrenos dejen de tener la consideración de urbanos, ya que ello significaría que verían reducido su valor de forma brutal.

Por su parte, el abogado de los propietarios del bloque de apartamentos Morera Playa, Mario Machado, indicó que su caso es similar a los del resto de vecinos de este entorno. Únicamente basta con que se cumpla la sentencia que dio origen al último auto del TSJC y se vuelvan a inscribir estas propiedades a nombre de sus dueños originales.

Según este abogado, ya ha quedado claro que todo lo ocurrido a partir del año 1989 ha resultado nulo y, por lo tanto, el Registro de la Propiedad debe dejar sin efecto las inscripciones posteriores a esa fecha. La parcela de este bloque de apartamentos ocupa 2.000 metros cuadrados y, aunque en su momento se integraron en la Junta de Compensación con el fin de participar en las obras de urbanización, posteriormente decidieron darse de baja formalmente ante notario.

Ya entonces los vecinos no estaban de acuerdo con el rumbo que estaban tomando los acontecimientos. El tiempo parece haberles dado la razón puesto que a partir de entonces la Junta en vez de realizar actuaciones para urbanizar el entorno, asumió la función de vendedora a Inversiones Las Teresitas (ILT) de González y Plasencia.

De hecho, estos son los únicos terrenos que aún siguen siendo propiedad de la empresa, por lo que aquí no podrían acogerse al principio de tercero de buena fe. Sin embargo, en el caso de los apartamentos Morera Playa, cada uno de ellos aparece a nombre de su correspondiente propietario, lo que da idea del enredo burocrático que se ha producido en este entorno.

Las Huertas sí fue vendida por ILT a Mapfre en 2006, por lo que en teoría podría reivindicar que es tercero de buena fe, aunque lo cierto es que González y Plasencia participan en la nueva compañía creada que se llama Desurcic. En cuanto al frente de la playa, el Ayuntamiento ya ha iniciado el proceso para devolverlo a ILT después de que el Tribunal Supremo (TS) anulara la compra. Machado advirtió que en caso de que la Junta no convoque la reunión en el plazo estipulado por el TSJC sus directivos incurrirían en un delito de desacato a la Justicia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha