eldiario.es

Menú

El contrato de Perrault para dirigir las obras de Las Teresitas fue suspendido en 2008

SUMARIO DEL 'CASO MAMOTRETO'

El arquitecto, que niega que se le haya notificado este acuerdo, puede tener derecho a ser indemnizado por hasta en 300.000 euros.

- PUBLICIDAD -

Pese a que nunca se ha hecho público de forma oficial y que incluso la nueva mayoría que gobierna el Ayuntamiento parece desconocerlo, en el sumario del conocido como caso mamotreto aparece reflejado que la Gerencia de Urbanismo suspendió el contrato con el arquitecto francés Dominique Perrault para dirigir las obras de Las Teresitas en el año 2008.

En concreto, al técnico se le encargó la asistencia técnica para la dirección de obras por un total de 1,4 millones de euros. Según el portavoz del Colegio de Arquitectos de Tenerife (Coactfe), José Trujillo, habría que ver concretamente los términos del contrato suscrito en su día, pero en principio es posible que Perrault pueda reclamar hasta el 20% de la cantidad comprometida, que suma alrededor de 300.000 euros, más lo que se le haya dejado de abonar por las obras ya ejecutadas. El propio equipo del arquitecto francés en España ha negado que se les haya notificado la resolución del contrato.

Hasta ahora el teniente de alcalde de Santa Cruz, Julio Pérez, ha descartado que Perrault tuviese encomendada la dirección de las obras, lo que le daría derecho a pedir una indemnización, pero en el sumario dado a conocer ahora a todas las partes de la causa penal, se deja claro que se le encomendó la asistencia técnica para dirigir el proyecto del que es autor y que ganó el concurso internacional de ideas.

El acuerdo fue tomado en un Consejo de la Gerencia de Urbanismo de carácter extraordinario y urgente celebrado el 17 de marzo de 2008, que es posterior al pleno que tuvo lugar el 13 de ese mismo mes en el que se tomó la decisión de paralizar las obras. En aquel acuerdo tuvo mucho que ver el escrito remitido por la Dirección General de Costas el 21 de diciembre de 2007 donde se advertía que las obras estaban afectando a los terrenos de dominio público tanto del Gobierno de Canarias como del Estado sin contar con autorización de ninguna de las dos instituciones. En concreto, Costas ya había puesto sobre la mesa su negativa a firmar el convenio para rehabilitar la playa una vez que a mitad de 2007 el Tribunal Supremo (TS) anuló la operación de compraventa del frente por irregularidades en el expediente. El Ayuntamiento nunca adjuntó una tasación realizada por el arquitecto municipal o ratificada por éste.

La valoración redactada por Pía Oramas, que en aquel entonces ostentaba este puesto, apenas sumaba 17 millones de euros, frente a los 52 pagados finalmente a Inversiones Las Teresitas (ILT). En el mes de marzo de 2008 fue cuando se procedió también a anular el contrato con la empresa OHL, se hizo un inventario de lo ya ejecutado y se ordenó a la policía local que realizara labores de vigilancia en la parte de las obras que ya estaba terminada. Desde entonces, los contactos entre el Ayuntamiento y el equipo de arquitectos de renombre internacional han sido muy puntuales y en medio de un clima de desconfianza mutua. El representante de Perrault en España, José Fernández, llegó a calificar de "chapucera" la labor de la anterior mayoría encabezada por el exalcalde, Miguel Zerolo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha