eldiario.es

Menú

La gerente cobraba un tercio del presupuesto

LA ECONÓMICA NO JUSTIFICÓ 84.000 EUROS

El director de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de La Laguna intenta desactivar su cese y "la campaña de difamaciones" apelando a la "probada caballerosidad" de los socios.

- PUBLICIDAD -

El director de la Real Sociedad Económica de Amigos del País en La Laguna, Jorge Domínguez Padrón, ha justificado el cese de la gerente de esta entidad, Patrizia Hess, dado que su sueldo sumaba 56.000 euros anuales, un tercio del presupuesto. Pero además, el director culpa a Hess de haber dejado de justificar un total de 84.000 euros, de los que 28.000 se corresponden a subvenciones del Ayuntamiento de La Laguna y 52.000 de gestión en el Servicio Canario de Empleo (SCE),

Patricia Hess junto al anterior director, Andrés de Souza.

Patricia Hess junto al anterior director, Andrés de Souza.

El despido ha desencadenado la operación encabezada por el censor -un equivalente al cargo de secretario-, Lorenzo Hernández-Abad González para presentar una moción de censura en contra del director, que es apoyada también por el anterior director, Andrés de Souza, que fue quien nombró a Hess como gerente.

Por su parte, Domínguez ha remitido una carta a cada uno de los cerca de 500 socios afirmando que su principal objetivo desde que accedió a este cargo "ha sido hacer frente a las dificultades a las que como consecuencia de la crisis económica se enfrenta nuestra entidad, evitar su colapso presupuestario y garantizar la continuidad de nuestras actividades". En estos momentos la Económica ha visto drásticamente disminuidos sus recursos económicos ante el descenso de aportaciones llegadas desde las corporaciones públicas, "lo que nos ha afectado muy seriamente". Pero además a estas dificultades se une los problemas de justificación de las ayudas ya concedidas, "responsabilidad de los errores por parte" de la anterior gerente.

El descenso en los ingresos ha dado lugar a que la Sociedad no pueda hacer frente a las elevadas retribuciones de Hess, "cantidad del todo inasumible para retribuir a cualquier empleado de una entidad sin ánimo de lucro y que vive exclusivamente de las aportaciones de sus socios y el apoyo de otras entidades y corporaciones". Domínguez recuerda que las cuotas de los socios apenas suman 45.000 euros, menos de lo que cobraba Hess.

"Entendiendo que la supervivencia económica de la sociedad requería una modificación de la retribuciones de la gerente, se intentó negociar con ella una reducción, como se ha hecho en otras tantas entidades y empresas del país. La reacción de doña Patricia, -que se negó rotundamente a cualquier reducción de salario, amenazando con denunciar a la Sociedad ante los tribunales-, fue la de entorpecer la relación la Dirección, rechazar el cumplimiento de instrucciones, iniciar acciones gravemente lesivas para los derechos de los trabajadores, que ya han sido puestas en conocimiento de la autoridad competente, así como negarse al pago de ciertas facturas, entre otras cuestiones. Fue por ello por lo que se procedió a su despido, atendiendo en todo momento a los mecanismos previstos en el Estatuto de los Trabajadores que garantizan el ejercicio de todos sus derechos laborales", se indica en la misiva.

Sin embargo, y de forma inesperada, una decisión que el director considera que se circunscribe únicamente al ámbito laboral y realizada en defensa de los intereses de la Sociedad, "ha provocado una campaña de difamaciones en los medios de comunicación". El director se lamenta de que algunos socios hayan promovido una convocatoria de Junta Extraordinaria para decidir sobre su continuidad. Una operación que bajo su punto de vista "pone en grave peligro la imagen intachable de una institución con 236 años de vida, prestigiada por los miembros que la conforman y con una actividad máxima al servicio de la sociedad tinerfeña".

Domínguez hace un llamamiento a evitar cualquier cuestionamiento público de la entidad y pide reconducir la situación al debate entre los componentes como hasta ahora se han venido solucionando los problemas de este tipo. "Es por ello por lo que ruego y espero de la probada caballerosidad de los socios que se ponga fin a las filtraciones en los medios de comunicación, y que si existen diferencias en la forma de gestionar los asuntos internos se manifiesten en nuestras juntas y reuniones evitando daños irreparables al prestigio de la Sociedad y al de todos sus miembros, y preservando así el buen nombre que siempre ha ostentado nuestra institución".

Rodríguez ha constatado en estos días que las noticias sobre la petición de cese han provocado "desconcierto y alarma" entre los asociados y las instituciones vinculadas a la la entidad que dirige. Además, considera que estas informaciones han puesto en entredicho el prestigio de la sociedad. Indica que hasta este momento no se ha formalizado ninguna solicitud de moción de censura en sentido estricto. "Sí es cierto que Lorenzo Hernández-Abad González ha hecho circular y puesto a la firma del resto de los socios una carta propuesta de petición de Junta Extraordinaria cuyo contenido desconozco". Por ello, indica que las informaciones aparecidas durante estos días sobre la presentación de una moción de censura, "son cuando menos inexactas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha