eldiario.es

Menú

"Fue Carin la que nos avisó a todos cuando vio que venía el incendio"

Los vecinos de la mujer fallecida en el incendio de Gran Canaria se muestran consternados: "Para nosotros, era como la presidenta de la comunidad"

- PUBLICIDAD -
Buzón de Carin Birgitta Ostman en Llanos de Ana López

Buzón de Carin Birgitta Ostman en Llanos de Ana López Ángel Sarmiento

Un mujer sueca que residía desde hace casi dos décadas en una casa de campo situada en Los Llanos de Ana López, en la cumbre de Gran Canaria, ha perdido la vida tras avisar a todos los vecinos que se les venía el fuego encima, mientras trataba de poner a salvo a sus ovejas.

Los pocos vecinos de Carin Birgitta Ostman la echaban en falta desde la misma tarde del miércoles, cuando comenzó el incendio, pero nadie la buscó hasta este jueves por la noche por una desafortunada causalidad: otra mujer evacuada al albergue de Tunte tenía un nombre similar al suyo, por lo que cuando el Ayuntamiento de San Mateo hizo recuento de cómo estaban sus vecinos, pensó que se encontraba allí, a salvo.

"Fue ella la que nos avisó a todos cuando vio que venía el incendio", se lamentaba a Efe este viernes a a la puerta de su casa Claudio, mientras mostraba en su móvil, consternado, el registro de la llamada: miércoles 20 de septiembre, 15.28 horas.

Esa llamada se produjo cuando el fuego apenas tenía 90 minutos de vida, pero el fuerte viento reinante esa tarde ya había hecho que las llamas avanzaran con una rapidez y una voracidad poco comunes, que le llevaron a arrasar 1.000 hectáreas en apenas tres horas.

Aunque no figuraba oficialmente como desaparecida hasta este viernes por la mañana, los vecinos de Carin Birgitta Ostman salieron este jueves por la noche a buscarla por los alrededores de su casa en cuanto les confirmaron que no estaba en ningún albergue de la isla e, incluso, recorrieron con ayuda de varios concejales de San Mateo la zona donde  ha aparecido su cuerpo, a unos 600 metros de su casa.

El cadáver apareció este viernes sobre las 11.00 horas, al lado de los cuerpos también carbonizados de sus ovejas, de camino a un bebedero que hay al fondo de un barranco, con salida a la carretera.

Para sus vecinos, la escena es clara: después de avisar a quien pudo de que venía el fuego, la mujer trató de escapar con sus ovejas hacia el abrevadero, pero ya sin tiempo de esquivar las llamas.



Paradójicamente, la casa de la que trató de huir estaba intacta, con todos los terrenos que la rodean quemados, pero intacta. Incluso sus gatos y gallinas seguían allí, ilesos.

"Para nosotros, era como la presidenta de la comunidad de vecinos", relata Claudio, aún impresionado por lo ocurrido con esta mujer, todo un referente para los habitantes de ese diseminado de casas de la cumbre de la isla, a los que ayudaba a cuidar el ganado.

Carin Brigitta Ostman residía desde hace casi dos décadas en ese lugar de San Mateo, sola, con las cenizas de su marido depositadas bajo un castaño de su casa, según recuerdan los vecinos.

Sus dos hijos, que residen en Austria, ya están avisados de lo que ha ocurrido y se les espera en Gran Canaria para hacerse cargo de los restos mortales. Mientras tanto, los vecinos de Los Llanos de Ana López se han organizado para cuidar de sus animales

Esta ciudadana sueca la segunda víctima de los incendios forestales en dos años en Canarias. El pasado verano, un agente forestal pereció atrapado por el fuego mientras trataba de apagar un incendio en la isla de La Palma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha