eldiario.es

Menú

Miles de personas denuncian la ''vergonzosa gestión'' sanitaria tinerfeña

''MÁS HOSPITALES, MENOS TRANVÍA'' SE COREA EN LA MANIFESTACIÓN

- PUBLICIDAD -

Unas 10.000 personas, según los convocantes, y 7.000, según la Policía Local, se manifestaron este sábado en la capital tinerfeña para exigir una sanidad pública digna y denunciar "la vergonzosa gestión" sanitaria en Tenerife, de la que responsabilizaron al Gobierno de Canarias. La manifestación fue convocada por Unión General de Trabajadores y Sindicato de Auxiliares de Enfermería y a ella se sumaron otras fuerzas sindicales, partidos políticos y organizaciones sociales, como Intersindical Canaria, PP, PSC-PSOE, Ciudadanos por Santa Cruz y Centro Canario-CCN, entre otros.

Los participantes en la protesta, que partió al mediodía del parque García Sanabria, marcharon detrás de una gran pancarta con el lema "Tenerife por la salud" y gritaron consignas como "Más hospitales, menos tranvía", "Basta ya de listas de espera" y "Chapuzas no, hospital sí". Al frente de la marcha se concentraron dirigentes de diferentes partidos, como Juan Carlos Alemán, Francisco Hernández Spínola y Santiago Pérez, del PSC; Antonio Alarcó, del PP, e Ignacio González Santiago, del CCN, entre otros representantes políticos.

Entre las pancartas que portaban los asistentes a la manifestación había varias en las que se representaba un ataúd con el lema "Las mejores listas de espera. Hecho en Canarias" e incluso fotos de personas supuestamente fallecidas mientras esperaban una intervención quirúrgica.

"Ccruel amiguismo"

Al final de la marcha, que terminó en el edificio de Usos Múltiples II de la capital tinerfeña, se leyó un manifiesto en el que se denunció "el amiguismo" con el que, según los organizadores, el Gobierno de Canarias ha convertido a la sanidad pública "en una mercancía", cuando se trata de un derecho fundamental.

"Mientras aumentan los beneficios para las empresas también se incrementan las desigualdades", según el manifiesto, en el que se criticó la inadecuada planificación del sistema sanitario que ha conllevado el aumento de las listas de espera, la suspensión de operaciones y la mala atención para determinadas patologías. "Dice el Gobierno que ha aumentado la población, fundamentalmente por la inmigración, y lo que ha conseguido en los últimos 14 años es reducir el número de camas públicas", añade.

A su juicio, "el cruel amiguismo" que practica el Gobierno regional ha hecho que los habitantes del norte y el sur de la isla estén "dejados por la mano de Dios" en el ámbito sanitario, lo que fue recibido con gritos de "hospital para el sur". La demora en realizar pruebas necesarias para un correcto diagnóstico hace que con frecuencia éstas caduquen y en algunos casos la situación es "de difícil aguante" para el paciente, se indica en el manifiesto.

También denunciaron los organizadores de la protesta la falta de un plan gerontológico y del desarrollo de la asistencia psiquiátrica, además de criticar la inestabilidad laboral de los trabajadores sanitarios con malas condiciones de trabajo y bajas retribuciones, así como la importación "de mano de obra con baja cualificación". En el manifiesto se recuerda al presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, que prometió que esta sería la legislatura "de la sanidad", y se le indica que en las islas se encuentran los salarios más bajos, la cesta de la compra más cara y la peor salud.

"El Gobierno es culpable de nuestra mala salud" y ante ello no hay que "conformarse ni resignarse, sino exigir que se cumplan los derechos", añade el manifiesto. También intervino en el acto Carolina de Martín, una niña de 11 años que leyó un comunicado para pedir "justicia" en materia sanitaria.

Por su parte, el comunicador Antonio Guerra, quien criticó "el derroche de recursos, la falta de previsión, la ineptitud en la gestión y la incapacidad de los gobernantes". Asimismo, denunció que "no es posible entregar la suerte de los mayores a la caridad" y que se intente paliar las carencias geriátricas con hospitales de tercer nivel, lo que a su juicio "multiplica disparatadamente el gasto".

El Servicio Canario de Salud achaca la protesta a las elecciones

Por otro lado, la directora del Servicio Canario de la Salud (SCS), Juana María Reyes, dijo que la manifestación en defensa de la sanidad en Tenerife ha tenido como "detonante" las elecciones locales y sindicales, por lo que se ha buscado la conflictividad y aumentar la crispación. Juana María Reyes afirmó que cualquiera que sea el número de personas que se manifestaron en la capital tinerfeña "es totalmente respetable, si bien es cierto que no asistió la cifra de participantes que pensaban" los convocantes.

La directora del SCS precisó que la sanidad es un escenario que siempre puede ser mejorado pero todos los problemas y discusiones sobre los servicios públicos se deben hacer "de manera sosegada y no inducida a aumentar los enfrentamientos". A su juicio, "si queremos defender los servicios públicos tenemos que pelearnos frente al Estado para mejorar la financiación y esta es la primera reivindicación que deberían hacer PP y PSOE".

En su opinión, es "evidente" que Canarias podría tener una situación financiera mucho mejor en la sanidad pública si el Gobierno central no hubiera dejado a las Islas "con una fotografía fija" de la población que tenía en 1999, lo que luego no se ha corregido. La realidad es que a Canarias se le deben 790 millones de euros, por lo que cada habitante de las islas percibe 85 euros menos en comparación con la media del Estado, una deuda pendiente desde 2002, apuntó Reyes, quien explicó que por el contrario otras comunidades reciben más dinero al haber disminuido su población.

La directora del SCS abogó también por "sentarnos todos para discutir las áreas de mejora y trabajar conjuntamente", una oferta ha realizado la administración "y que no se ha atendido", sino que se ha optado por aumentar la crispación en torno a los servicios, lo que dificulta la labor de los profesionales. En su opinión, hay "dos escenarios" en medio de esta situación, que son las elecciones autonómicas de mayo y las elecciones sindicales, lo que ha provocado que UGT e Intersindical Canaria no firmasen acuerdos "históricos que llevaban años realizando".

"Es evidente que se ha buscado la conflictividad y aumentar la crispación", reiteró la directora del SCS, quien además consideró que la confrontación política entre PP y PSOE que se registra en el Estado "se intenta extrapolar a Canarias", lo que "no es un buen ejemplo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha