eldiario.es

Menú

Una pequeña inyección de moral

DIVERSIDAD SIGLAS Y OBJETIVOS EN LA MANIFESTACIÓN DE TENERIFE POR LA SALUD

- PUBLICIDAD -

La primera manifestación que se convocaba en Canarias a favor de la sanidad pública empezaba su marcha desde el reloj de flores del parque García Sanabria en un tono festivo pasado el mediodía. UGT y Sindicato de Auxiliares de Enfermería fueron los sindicatos encargados de la organización de la protesta, a la que se sumaron otras organizaciones sindicales y distintas fuerzas políticas y movimientos sociales de la isla. Notoria fue la ausencia del sindicato Comisiones Obreras (?), firmante como otras organizaciones del pacto por la Sanidad.

Ni siquiera en algo vital para los ciudadanos, como la calamitosa situación de la Sanidad Pública, las organizaciones sindicales se pusieron de acuerdo, demostrando en la práctica que el famoso síndrome de Brian (el del Frente Popular de Judea) no es exclusiva de las organizaciones políticas de la izquierda; también afecta a los sindicatos.

Mientras la manifestación encabezada por los convocantes defendiendo "Sanidad pública de calidad" se disponía a iniciar el recorrido en sentido inverso a las tradicionales movilizaciones que se realizan en Santa Cruz ?del parque García Sanabria hasta el puente Galcerán para bajar por la calle San Sebastián-, miles de personas decidían dónde colocarse, detrás de qué pancarta caminar.

La presencia del CCN en la marcha se puso en evidencia cuando arrancó la manifestación. Mientras su grupo de personas vestidas de color naranja caminaba hacia la plaza Weyler, decenas de personas ubicadas detrás de una pancarta con el lema "Ya está bien, menos Hospitén" coreaban: "Papá, cómprame un partido". Eran miembros de Asamblea por Tenerife, que participó además con otra pancarta con el lema "Ni un euro más para la sanidad privada, por una sanidad pública de calidad".

Una especie de cordón sanitario imaginario se creó entre el CCN y el resto de la manifestación. IU, "Defendiendo la sanidad pública", y Los Verdes iban detrás, pero a cierta distancia, seguidos por Asamblea por Tenerife, Intersindical Canaria -que secundaba con el lema "Por el derecho a la Salud"- y el PSC-PSOE, con una pancarta en la que se podía leer "Los socialistas por una sanidad digna'.

Durante el recorrido, se coreaban distintas consignas: "Más escuelas y hospitales, menos puertos industriales", "Más hospitales, menos carnavales", "Adán Martín, mira que eres ruin", "La RIC es un atraco", "Las listas de espera, son una mamadera", "Paulino Rivero, otro bandolero" y los tradicionales "Ahí está la cueva de Alí Babá" (al paso por el Ayuntamiento, la sede de ATI en Santa Cruz o la Presidencia del Gobierno) y "No la corrupción, Zerolo dimisión".

Mientras tanto, el grupo ataviado de color naranja, con azafatas incluidas, gritaba "Este partido lo vamos a ganar" a su paso por San Sebastián, lo que parecía referirse más al derby futbolístico de la tarde. Tres banderas de Democracia Nacional ondearon brevemente cuando pasaba gran parte de la manifestación por el puente Galcerán, aunque no llegaron al final de recorrido.

Decenas de personas venidas del sur de la Isla reivindicaban el deseado hospital público para la comarca, prometido repetidas veces por los gobernantes de la isla pero que aún, muchos años después, sigue pendiente, dejando al sector privado, especialmente a la cadena Hospitén (del empresario Pedro Luis Cobiella), el monopolio de la sanidad para atender a una población que, de hecho, supera las 200.000 personas.

Pese a los datos optimistas de los organizadores, refrendados en parte por la Subdelegación del Gobierno, lo cierto es que a final de la manifestación, cuando aún miles de personas esperaban por los discursos o la lectura del manifiesto, muchas personas comentaban que un tema tan importante para la vida de las personas debió organizarse mejor y con más tiempo, dado el silencio de influyentes medios de comunicación en torno a la protesta a favor de la sanidad pública y, sobre todo, tenía que haber sacado a la calle a más ciudadanos.

Para estos mismos medios, el interés general es el mismo que tiene el Gobierno, CC, PP y Ashotel (cuyo ex presidente es Pedro Luis Cobiella) en aprobar más de 5.000 nuevas camas turísticas, cuando lo que hacen falta son camas hospitalarias. Es lo que recordaba un cartel que llevaban dos jóvenes: "Mientras yo me muero esperando, tú te llenas los bolsillos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha