eldiario.es

Menú

Expulsiones en firme

EL PSOE SE QUEDA SIN GRUPO EN EL CABILDO DE LA PALMA

- PUBLICIDAD -
Anselmo Pestana, líder de los expulsados.

Anselmo Pestana, líder de los expulsados.

Por si alguien abrigaba la esperanza de que fuera otra fantasmada del PSOE para agradar a su socio de Gobierno, Coalición Canaria, ahí tienen la prueba contraria: este miércoles fueron notificadas por el conducto reglamentario las expulsiones definitivas de los seis consejeros socialistas en el Cabildo de La Palma que firmaron la moción de censura contra su presidenta, Guadalupe González Taño. Lo tienen acreditado los seis rebeldes, que se escondieron durante días para evitar las notificaciones, remitidas por el PSOE vía correo electrónico, por burofax y a través del secretario de la Corporación, que ya tiene además conocimiento oficial de que ese partido se queda sin grupo político propio. Se queda sin excusas Coalición Canaria para interponer las acciones judiciales que anunció, y sin argumentos para reprochar a su socio cualquier connivencia con los censurantes, cualquier artimaña de las pregonadas irresponsablemente por algún que otro alto cargo socialista en tono conciliador con una mano y con el cacharro de la gasolina en la otra. Se disipa, por lo tanto, la esperanza de que el PSOE vuelva a readmitir a los rebeldes porque, aunque recurran a la justicia, los antecedentes locales y peninsulares avalan la decisión disciplinaria por tratarse de la aplicación de los estatutos de una organización que puede irradiar a quien considere irradiable. Con perdón. Por lo tanto, desde este miércoles, los seis consejeros elegidos en la lista del PSOE en 2011 han adquirido por decisión propia (fueron reiteradamente advertidos por la dirección federal) la consideración de tránsfugas, lo que teóricamente habría de obligar al secretario del Cabildo a aplicar las más recientes reformas legales y exigir una mayoría reforzada (seis votos más) para que triunfe la moción de censura que habría de convertir en presidente a Anselmo Pestana. Si no lo hiciera, como ocurrió en Tacoronte, el pleito está servido, y aunque los censurantes acaben el mandato en ese nuevo estado político, acordado con el PP, allá cada cual con las consecuencias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha