eldiario.es

Menú

Margarita Robles, ¿vicepresidenta?

ELLA Y DE ROSA HAN CONTROLADO EL PODER JUDICIAL ANTE LAS AUSENCIAS, INCLUSO FÍSICAS, DE DÍVAR

Pero si De Rosa no fue prudente adelantándose a la dimisión de Dívar y a los designios del resto de vocales, tampoco lo fue en los días más aciagos de la imputación y auto de procesamiento de Francisco Cam

- PUBLICIDAD -

Pero si De Rosa no fue prudente adelantándose a la dimisión de Dívar y a los designios del resto de vocales, tampoco lo fue en los días más aciagos de la imputación y auto de procesamiento de Francisco Camps por el caso de los trajes, del que milagrosamente resultó absuelto por un jurado popular, que no apreció delito en la aceptación de prebendas por parte de la trama corrupta de Gürtel. Al vicepresidente del Poder Judicial, miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM),se le vio por televisión defender la honorabilidad del ex presidente valenciano, a cuyas órdenes ejerció de consejero de Justicia. Y se le vio, igualmente, asistiendo en 2009 a una reunión en el palacio de la Generalitat con la guardia pretoriana de Camps, entre los que estaba el ex ministro de Justicia, José María Michavila, en los preparativos de sus primeras comparecencias ante la justicia. Pero si De Rosa pasa a ser el número uno del poder judicial, todo hace prever que la número dos, la vicepresidenta, será una de las personas con las que más asuntos ha pactado durante la presidencia de Dívar: Margarita Robles. Destacada integrante de Jueces para la Democracia, viceministra con el socialista Juan Alberto Belloch, se la considera una hábil negociadora que ha sabido colocar a los suyos en los puestos clave de la magistratura española. A ella se le atribuyen, entre otras hazañas, la caída en desgracia de Baltasar Garzón, al que retiró la red en el momento preciso para que la torta no tuviera enmienda y de ella se cobraran los enemigos íntimos del ex magistrado. Al frente del Supremo, sin embargo, va a colocarse a un magistrado progresista, Juan Antonio Xiol, una autoridad en la materia contencioso-administrativa, cuyo ascenso incomoda enormemente a la cúpula conservadora, y de ahí la cerrada defensa que hasta que pudo ha desplegado el PP. Es probable la presidencia de Xiol en el Supremo sea efímera si se confirma que será elevado al Tribunal Constitucional para que regrese a Las Salesas la plácida y almidonada normalidad inesperadamente rota por ese presidente caribeño y casquivano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha