eldiario.es

Menú

'Ganar, perder o retirarse...'

- PUBLICIDAD -

"Desojad la rosa reticente de vuestros mínimos problemas? decid sí a todo y prosperareis". Anoche recordé estos versos del escritor gallego Celso Ferreiro y, esta mañana, me desperté poeta. Si dijese que sí, que todo está bien, que el mundo está muy bueno, que cada cual es cada cual. Esa conformidad me llevaría a callar, pero como no soy necio y sé que las cosas no son culpa de la vida, a veces me pongo a los pies de los caballos y escribo, como decía un periodista amigo, lo que se me antoja, quiero y me da la gana. Vamos, que soy el rey de mí mismo y apruebo o no, mis propios decretos (es decir mis escritos). Soy un obstinado inconformista que, aunque la persiga, no estoy en posesión de la verdad: esa, nítida y transparente, que busco por todos los caminos, pero en la que sé que siempre existirá alguna sombra? Pero ¿qué son las sombras, si cada vez que camino bajo el sol, llevo una conmigo?.

Del Congreso de Coalición Canaria, me quedan algunas dudas, y ustedes saben que las dudas son como sombras. Surgió una mayoría que dijo "sí" a casi todo, pero en el fondo, se quedó la minoría del "etcétera". Un etcétera, en voz baja y con puntos suspensivos? Castro Cordobez decidió dar por concluida una etapa de su vida política: la del partido. Pero esto nada tiene que ver con el cargo público que ostenta, la Presidencia del Parlamento de Canarias, que no deja de ser un orgullo para los palmeros y que le permite, como segunda autoridad del Archipiélago, mantener intacta su capacidad de hacer política desde los resortes del poder. El carismático y firme líder de los nacionalistas palmeros anunció su retirada, después de casi veintitrés años al frente de la organización insularista. Una larga y dilatada etapa, cuyas dificultades han afectado en muy poco a su prestigio, y no creo que hayan mermado la amplitud de su compromiso con el partido y con la Isla. El último fin de semana decidió que eran suficientes los años de entrega y la ruta seguida y atisbó la posibilidad de un relevo. Así, con determinación y una altura de miras encomiable, Antonio Castro convertía en "histórico" el V Congreso nacionalista, al tiempo que ponía el punto y final o quizás un punto y seguido con un guiño al futuro, pues adelantó que "en el 2015 analizará con el partido su grado de implicación en nuevos proyectos". Como señala el poeta: "a cada instante renunciamos un poco de lo que antes quisimos y al final, !cuántas veces el anhelo menguante pide un pedazo de lo que antes fuimos!". Todo apunta a que, en su despedida, Antonio Castro no quería un cónclave convulsionado y, por eso, según sus propias palabras dejó paso, "a gente que viene empujando con ganas e ilusión", pero ¡ay de aquellos que se quedaron con las bocas cerradas y pobladas de preguntas! No sé si alguna oveja descarriada querrá mostrar el testimonio de su herida. ?"Nada serio ?dirá el pastor ?nada que no se cure con una venda? y una venda no es mortaja". Así que no hay muertos en el camino y sí hubo lumbre? no quedan ni las cenizas.

Con José Luís Perestelo, rechazando un puesto en la ejecutiva de nueva formación, un "arranque" que habrá que analizar en su momento, vinieron los nombres (muchos de ellos de compromisarios relativamente jóvenes) y, luego, los votos. Las urnas cerraban cualquier tipo de debate interno e investida por el legítimo poder del resultado (247 a favor, 67 en contra y 22 en blanco), la nueva ejecutiva estará presidida por Juan Ramón Hernández Gómez; la Secretaría General la ostentará Guadalupe González Taño; la Secretaría de Organización, Marcos Lorenzo; la de Comunicación, Cristina Hernández Carnicer; la de Participación Ciudadana Gerardo Hernández y la de Juventud Yanira Gil, entre otros cargos y nombres.

Del discurso final del nuevo presidente, me quedo con la referencia que hizo Hernández Gómez a la difícil situación económica que vive La Palma, porque ese y no otro ha de ser el primer objetivo. Cuando la crisis presenta su aspecto más descarnado, se hace más necesario que nunca un partido sólido y con un respaldo mayoritario que de impulso a la economía de la Isla con medidas que vienen reclamando los empresarios y la sociedad civil. Y mientras a los jóvenes sin trabajo, se les juntan las palabras en racimos de preguntas sin respuesta, Coalición Canaria en La Palma está en la obligación de responder, de ser un partido capaz de buscar soluciones a los problemas latentes en la ciudanía. Lo vivido en este V Congreso debe servir para dar un vuelco y devolver la política con mayúsculas a la Isla de La Palma y a Canarias. Si es así, lo daremos por bueno. Y los que se sienten perdedores o disgustados deben estar satisfechos de haber conseguido, en el debate interno, que "democracia" no sea un vocablo sin sentido, sino una palabra antigua, que no se arrodilla, que permanece en pie, henchida de solemne orgullo para quienes siempre la creyeron importante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha