eldiario.es

Menú

Diez minutos desoladores

Esta semana se ha estrenado 'Negación', nuevo trabajo de la actriz Rachel Weisz, en el que interpreta a la historiadora norteamericana Deborah Lipstadt, denunciada por señalar a varios periodistas e historiadores filonazis que negaban el Holocausto

- PUBLICIDAD -
Fotograma del filme 'Negación'

Fotograma del filme 'Negación'

- Título: Negación ( Denial),  2016

- Dirección: Mick Jackson

- Guión: David Hare (basado en la obra de Deborah Lipstadt)

- Reparto: Rachel Weisz, Tom Wilkinson, Timothy Spall, Andrew Scott, Caren Pistorius, Alex Jennings, Jack Lowden

- Tráiler:  https://www.youtube.com/watch?v=bc1VX3IwZXQ

En ocasiones se agradecen películas sencillas, carentes de toda pretensión, producciones que saben a qué mercado quieren ser destinadas. Es el caso de Negación, la nueva película de aquel Mick Jackson que dirigió El guardaespaldas… y cinco años después, Volcano.

Hablamos de una película muy simplona, de posturas obviamente marcadas y un escenario de pocos matices. El tema tratado no deja lugar a la elaboración de una reflexión tanto como a un deseo de ejercicio de minuto de silencio en memoria, porque no hay nada que debatir. Premisa que resume el personaje de la protagonista a lo largo de la trama.

Una Rachel Weisz, por cierto, que durante gran parte del metraje lucha por encajar con el personaje en el guión. Interpretaciones mejores aparte, sigue siendo una de las actrices de más calidad de su generación, sin lugar a dudas. En esta ocasión, la ganadora de un Oscar a Mejor Actriz Protagonista por El jardinero fiel (Fernando Meirelles, 2005) se acompaña de dos actorazos en el británico trío interpretativo protagonista de esta historia de tribunales.

El personaje del comunicador e historiador negacionista David Irving es interpretado por el talentoso Timothy Spall ( Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, La bella y la bestia)… -se hace extremadamente aburrido ver como siempre interpreta a los mismos personajes mientras que Tom Wilkinson se come la pantalla metiéndose en la piel de Richard Rampton, el procurador de la defensa.

Aunque parezca frío, el personaje del protagonista de La deuda (John Madden, 2011) se lleva los mejores momentos de la cinta, gracias también en parte al buen trabajo de la cinematografía, en este caso, obra de Haris Zambarloukos, quien se encargara del departamento en películas como Cenicienta (Kenneth Brannagh, 2015).

Es culpa de Zambarloukos que nos retorzamos de escalofríos con la tristeza y la desolación que la cámara muestra durante el metraje desarrollado en Auschwitz, diez minutos de emoción difícilmente contenible que provocan un vacío en lo más profundo de la conciencia. Pese a que ni por asomo incurre en el morbo, en ningún momento, el espectador siente la frustración de enfrentarse a uno de los parajes más desoladores provocados por la Humanidad.

Aunque es cierto que Negación no es una película a recordar, por la ocasional falta de sincronía entre algunos actores y sus personajes, por el guión, que no deja de estar basado en un texto biográfico, y por un conjunto que se mantiene de manera bastante irregular a lo largo de la película, los secundarios, la espeluznante fotografía y el hecho de que sea, al fin y al cabo, una película de litigios más o menos decente hace que verla no signifique perder el tiempo.

Al espectador de esta película le quedará la impotencia que los personajes sienten en sus luchas personales y en el movimiento social, además, claro está, del respeto absoluto por contemplar un lugar clave en la historia   y una pieza fundamental para comprender los mayores errores que podemos llegar a cometer como especie.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha