Un proyecto español aspira a abrir el agua a las comunicaciones por radio para vigilar el medioambiente

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ALEJANDRO RAMOS)

Efe

Las Universidad Politécnica de Madrid, la de Las Palmas de Gran Canaria y la Plataforma Oceánica de Canarias han emprendido un proyecto que pretende abrir el medio acuático a las comunicaciones por radio, con pequeñas redes de repetidores especialmente orientadas a facilitar el funcionamiento de los sistemas de vigilancia medioambiental.

En la actualidad, las comunicaciones inalámbricas en el agua se suelen realizar con sistemas ópticos o acústicos, porque ese medio atenúa de forma muy importante la propagación de las ondas electromagnéticas sobre las que viaja la señal de radio.

El proyecto Underworld en el que trabajan las tres instituciones españolas busca salvar ese obstáculo por dos vías: con formas de onda especialmente elegidas para el medio acuático y con redes de antenas de nuevo diseño, que funcionan como repetidores.

El coordinador del proyecto, Santiago Zazo, ha explicado a Efe que la red de nodos de radiofrecuencia que están diseñando está pensada para facilitar la operativa de sistemas que trabajan en espacios relativamente pequeños: como los dispositivos de vigilancia ambiental de un puerto, una zona del mar en la que se está haciendo algún tipo de seguimiento o un tramo de un río o un embalse.

Ese tipo de sistemas recurren en la actualidad a señales acústicas cuando necesitan transmitir datos a través del agua, pero con un problema: ese tipo de emisiones consume mucha energía, lo que no resulta "sostenible" si lo que se pretende es mantener un seguimiento o un control del medio natural a largo plazo.

El sistema que diseña el proyecto Underworld sustituiría esas emisiones por una red de antenas fijadas al fondo marino cada 20 o 25 metros, con bajo consumo y que se comunican entre sí por radio.

Y solo recurre a las señales acústicas cuando es necesario transmitir a través de kilómetros de agua, con una red híbrida que reúne las virtudes de ambos sistemas (electromagnético y acústico).

El coordinador de Underworld subraya además que este proyecto presenta dos ventajas fundamentales: funciona mejor que el acústico en aguas someras y relativamente cercanas a la costa (donde la señal acústica se ve alterada por rebotes con todo tipo de elementos) y no tiene ningún efecto sobre la fauna marina, para la que sí representan un riesgo las emisiones acústicas de alta energía.

Etiquetas
Publicado el
31 de mayo de 2017 - 17:34 h

Descubre nuestras apps

stats