La portada de mañana
Acceder
El PP se juega 35 años de poder en Castilla y León
Los pequeños ganaderos que quieren regenerar la tierra contra la crisis climática
Opinión - 'La demoscopia entra en campaña', por Esther Palomera
Sobre este blog

El blog de Carlos Sosa, director de Canarias Ahora

Frenética película de julio de 2009

Un día de julio de 2009 el empresario Santiago Santana Cazorla tuvo un problema muy grave con el Ayuntamiento de Telde, que declaró la prohibición de su empresa de contratar con esa institución por graves incumplimientos, en concreto retrasos de seis años en una obra pública. Un juzgado de lo Contencioso, el 3 de Las Palmas de Gran Canaria, le denegó al empresario las medidas cautelares que reclamaba, esto es, obligar a Telde a suspender aquel veto que amenazaba al buen nombre de la empresa y hacía peligrar futuros contratos públicos. El empresario recurrió la resolución del juzgado de instancia, y en 24 horas, la Sala de lo Contencioso, que por entonces presidía Francisco José Gómez Cáceres, fue capaz de protagonizar esta frenética película:

30 de julio de 2009 (13.23 horas): tiene entrada el recurso de apelación del empresario Santiago Santana Cazorla contra la resolución de 9 de junio del Juzgado de lo Contencioso número 3.

30 de julio de 2009: se designa magistrado ponente a Francisco Javier Gómez Cáceres.

31 de julio de 2009: se aparta al magistrado Gómez Cáceres y se nombra ponente al magistrado Jaime Borrás Moya sin comunicación previa a las partes.

  • 31 de julio de 2009, antes del potaje: la Sala estima la apelación de Santana Cazorla y obliga al Ayuntamiento de Telde a suspender cautelarmente el acuerdo de prohibición de contratar decretado en junio de 2009.

Pero no acabaron ahí los milagros. O al menos la llamativa secuencia de hechos.

Sobre este blog

El blog de Carlos Sosa, director de Canarias Ahora

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats