Cómo barrer un desierto: así es la titánica tarea de limpiar las cenizas del volcán de La Palma

Efectivos de la UME quitando con palas la ceniza de una azotea bajo la lluvia

A golpe de pala y con tractores, así es como la Unidad Militar de Emergencias (UME) intenta quitar el manto de cenizas que cubre muchas superficies en La Palma. Este polvo que proviene del volcán de Cumbre Vieja ha enterrado todo lo que está a su alcance: se deposita en azoteas, deja coches atrapados y tapa casas enteras. Estos fragmentos de roca volcánica de menos de dos milímetros de diámetro pueden acarrear problemas de salud, sobre todo, respiratorios.

El antes y después de la casa de La Palma que ahora tiene un volcán en el jardín

La UME también se encarga de barrer toda esta ceniza porque, mezclada con la lluvia, puede causar coladas de barro y muchos daños materiales. El geólogo y portavoz del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), David Calvo, explicó a este periódico que cuando la ceniza se empapa “adquiere un peso bestial” y puede propiciar la caída de estructuras debilitadas donde haya acumulación del material compuesto por finas partículas de roca y mineral que escupe el volcán.

Precisamente, este jueves, a los efectivos de la UME les cogió la lluvia mientras llevaban a cabo las labores de limpieza.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats