'La historia se hace historia' antes de un volcán

0

"Te levantas del abismo y te abres en el cielo

 Y tus muros se desbordan en colores por tu cuerpo

 Corazón donde se une el universo con la tierra

 Donde se desprende el alma para andar por las estrellas

Catedral del sol canto del amor…”

(Luis Morera)

(Este Chester fue escrito antes de la erupción del volcán en la isla, se quedó como congelado en una bandeja de salida a modo de borrador, no hay palabras para expresar cómo está el corazón de cada palmero y de cada palmera, está hecho cenizas. Con el alma mirando hacia el oeste, al Valle de Aridane, al municipio de El Paso, a la Villa y Puerto de Tazacorte, desde el equipo que conformó La historia se hace historia en su segunda edición, queremos enviarles todo el cariño y la fuerza a cada familia damnificada, a cada una de las personas y profesionales, que están dando todo y más en esta lucha, contra esta incertidumbre constante, contra el dolor que está instaurando en cada uno de nosotros cada vez que vemos un hogar, un negocio, una plantación, un sueño, una forma de vida, sepultado bajo la lava. Nunca nada había dolido tanto…esta es precisamente la historia, que jamás habría querido contar a modo de intro en un Chester, que tuve serias dudas si retomar o no; ojalá que pronto podamos comenzar esa reconstrucción para vestir de verde la isla que siempre ha sido y será la bonita)

Cuando de pronto estás dentro de un proyecto de esta envergadura, donde las letras se suman al cine, porque como dice Pedro Almodóvar “el cine también se escribe”, te invade un sinfín de sensaciones diferentes. Comenzaré por el origen, porque toda historia lo tiene. En una ocasión hablando con María José Manso después de un Chester, me dijo que tal vez algún día podamos trabajar juntas y así fue, por ello comienzo con María, porque María es cine, gracias de esas, de verdad.

Gracias Dóraly González y Mariela Ramos por formar parte de esta historia que hoy se convierte en Chester y a ti Sara Pérez, que dirigiste este barco a buen puerto. Luchando por cada bola de partido, como si de una final de tenis se tratara, no fue tarea fácil y menos aún en mitad de un mar al abordaje con escenario Covid-19 de por medio. Gracias al jurado que fue compuesto por los y las aspirantes de la segunda edición de IsLaBentura, los guionistas fueron quienes eligieron a los tres ganadores de los diez finalistas propuestos.

Agradecer el respaldo de Sodepal, la Consejería de Educación del Cabildo de La Palma, La Palma Film Commissiom a través del Proyecto isLaBentura-Laboratorio Extremo de guion, La Palma una Isla de Oportunidades y la colaboración del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma.

A cada uno de los y las participantes. ¡Qué bonito fue sentir cada historia como nuestra! Cada una de éstas, contó, sumó, nos hizo crecer y escribir la historia en esta segunda edición de la que me despido, como mejor creo poder hacerlo, escribiendo esta breve historia a modo de intro. Porque la historia hoy se hace historia, al menos para mí. Y quería dejar de alguna manera mi huella entre teclas y una especie de testimonio de que un día formé parte de este sueño común y que parecía tan de película, que jamás me habría atrevido a soñarlo. Lo alcancé y lo viví de la mejor manera que pude, agarrándome con fuerza a mi amor por el cine.

Bienvenidos a mi Chester a los tres ganadores de la segunda edición, Lucía Méndez, Marcos Hernández, Sofía Díaz y a su directora, Sara Pérez. Gracias por todo.

¿En qué momento deciden formar parte de La historia se hace historia?

L- Cuando Sara me lo comentó, dudé un poco. Llevaba un año muy difícil, tanto en lo personal como en los estudios. Y no me creí capaz de sacar tiempo para el proyecto y me frenaba mucho el que fuera un guion ya que yo suelo escribir casi siempre en prosa. Después de pensarlo un par de días pensé que el escribir me podría servir de terapia.     

M- El año pasado tuve la oportunidad de participar en la primera edición de este proyecto, pero no acabé entregando mi obra porque no me sentía satisfecho con el resultado. Sentía que este año tenía una deuda pendiente que saldar con La historia se hace historia, y animado por una compañera mía en otro proyecto llamada Alejandra y por la escuela de cine Secuencia 27 me dispuse a dar lo mejor de mí en esta edición.

S- Un compañero de Secuencia 27 me mandó la información del concurso por si me interesaba participar, lo leí y me gustó bastante la idea.

-¿Cómo justificarían la temática elegida para vuestras historias?

L-Desde que empecé a escribir tenía claro qué tema quería tratar ya que lo he vivido en primera persona y creo que es un tema social que ocurre cada día de forma silenciosa en los colegios, institutos y en las redes sociales. Para mí es una lacra que te hunde a veces ante los ojos de los demás que miran y no hacen nada ya sea porque tienen miedo o porque son cómplices callados de él. 

M- Muchas de las historias propuestas para tomar como referencia me llamaron la atención, pero decidí desmarcarme y tratar una historia que afecta a mi familia directamente. Mi bisabuelo, que aún vive, perteneció a un valiente grupo de trabajadores de galerías conocido como los últimos cabuqueros. Estos hombres trabajaron sin descanso y vivieron a lo largo de los años varias tragedias dignas de ser recordadas, por lo que mis objetivos al escribir mi historia eran dos: honrar a toda mi familia y llevar el nombre de los cabuqueros un paso más allá para que sean valorados como se merecen.

S- Desde hace tiempo me ha llamado mucho la atención el mundo de los aborígenes canarios, y ya que es un tema del que no hay gran cantidad de información y muchas personas lo están olvidando quise darle yo, algo de vida.

-¿Cómo fue el proceso de la gestación de vuestro proyecto? ¿Fue fácil? ¿Consideran que tuvieron las herramientas necesarias, se sintieron arropados y arropadas en todo momento?

L- Uf, verdad que desde el día de la presentación de los temas a elegir tuve claro que quería inspirar mi guión en el libro las brujas de la isla del viento de Elsa López. El libro me dejó impresionada y la idea me llegó viendo la casona de los Lugo en Puntallana quería que ese fuera el marco principal y desde ese punto comencé a escribir el relato que después pasé al guion. En todo el proceso me sentí muy arropada por Sara y por Sandra. Sara estuvo pendiente de mí en todo momento, ayudándome con las correcciones y cómo tenía que guionizar mi relato.

M- Los dos objetivos que yo me había propuesto al escribir la historia ya transformaban el acto de elaborar el guion en un reto, que sumado al hecho de que tuve que compaginar el proceso creativo con un curso tan laborioso como lo es 2º de Bachillerato hizo que crear la historia no fuera para nada fácil. Sin embargo, gracias al apoyo constante tanto de mi abuela como de las personas involucradas en La historia se hace historia pude sacar mi proyecto adelante. Además, tuve la ventaja de que tenía al alcance fuentes de todo tipo para poder encontrar inspiración: las propias palabras de mi bisabuelo en persona, entrevistas, documentales, declaraciones de mi abuela y un largo etcétera. Por ello, aunque no fuera sencillo, me sentí apoyado y motivado en todo momento.

S- La idea de mi historia surgió instantáneamente cuando vi que uno de los temas a escoger fue la conquista de la isla, luego la búsqueda de información fue más tortuosa. Me gustó mucho que se mantuvieran en contacto con nosotros para saber cómo iba nuestra creación y siempre con disposición para ayudarnos.

-¿Podrían compartir el título de vuestra historia y hacer una breve sipnosis de cada una?

L- Mi guión se titula La heredera de la magia del viento y es la historia de Casiopea, huérfana de padre que sufre acoso escolar en el instituto y quien en un momento de angustia decide irse de casa con la idea de suicidarse. Pero es encontrada por ocho mujeres que la llevan a la casona de Los Lugos en Puntallana y allí le enseñan la magia que trae el viento a las personas que son especiales y únicas y que son incomprendidas o acosadas.

M- Mi historia se titula Alma de cabuquero. Cuenta la historia de un grupo de cabuqueros, desde la perspectiva de su capataz, que en una jornada de trabajo pierden a un compañero, Pepe. Todo lo narrado en la historia está relacionado con las consecuencias que tiene la muerte de Pepe en el pueblo de Barlovento y sus gentes. 

S- La sombra de perderte. Daida siempre ha tenido el don de comunicarse con los espíritus y estos le revelan el futuro. Cuando los conquistadores castellanos se deciden a tomar la isla de La Palma ni fuerzas sobrenaturales ni amor escapan a ellos.

-¿Qué significó para cada uno de vosotros y vosotras convertirse en finalistas y más tarde en ganadores y ganadoras de la segunda edición de La historia se hace historia?

L- Para mí convertirme en finalista significó mucho, me sentí orgullosa de mi trabajo, de que lo valoraran, más que mi trabajo lo que significaba para mí el tema que trataba. Convertirme en ganadora fue algo sorprendente, tanto que hasta que no oí mi nombre completo no me creía que era mi guion. Pero cuando procesé la noticia me sentí muy contenta y feliz porque puso el broche final a un año duro, y difícil en el que crecí como persona, porque al hablar en primera persona del acoso escolar me liberé de mis fantasmas. Hablar y escribir de ello fue mi terapia y que gustara y fuera ganador ha sido el mejor premio.

M- Únicamente ser finalista me llenó de ilusión porque ya había cumplido mi objetivo de cierta forma: llevar el nombre de los cabuqueros un paso más allá. Sentir que el jurado encontró valor suficiente en esta historia como para seleccionarla entre las tantas otras que fueron presentadas me llenó de satisfacción. Cuando anunciaron los nombres de los tres ganadores y escuché entre ellos el mío no podía creerlo. Habían reconocido algo especial en la historia y la suficiente calidad en mis escritos como para considerarlo ganador. Leer la historia delante de todo el teatro chico fue una oportunidad muy emocionante, así como poder disfrutar de los dos guiones maravillosos escritos por mis compañeras.

S- Fue una buena oportunidad para exponer una creación mía y también es emocionante saber que profesionales de esto consideren que lo que tú misma has hecho se merece ganar.

-Sara Pérez, como directora de La historia se hace historia, ¿qué valoración haces de la experiencia vivida?

La historia se hace historia ha sido un proyecto lleno de escritura viva en el que, a través del talento, la creatividad, la emoción, la verdad y el sentimiento, se ha alcanzado la belleza de transformar la historia y la cultura de la isla de La Palma. Ha sido una experiencia preciosa en la que, cada participante, ha hecho posible el viaje hacia todo lo que puede albergar la escritura y en este caso, haciéndolo a través de un guion de cine. Jóvenes con muchísima calidad y talento que han demostrado tener la capacidad y la confianza en sí mismos construyendo historias que realmente, han sido dignas de película.

-¿Con qué apoyos contó La historia se hace historia, Sara?

La historia se hace historia ha sido un proyecto impulsado por la Consejería de Educación del Cabildo de La Palma y Sodepal, a través del proyecto La Palma Film Commission, Islabentura-Laboratorio Extremo de guion y La Palma una isla de oportunidades, y en colaboración con el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma.

-¿Y se cumplieron todos los objetivos marcados en el proyecto?

Los objetivos del proyecto se han cumplido con creces. Los participantes han contado y han creído en su historia desde el principio y eso ha hecho que el camino fuera aún más fácil. Desde su esencia y su forma, con todo el esfuerzo y la ilusión en la construcción de un futuro.

-Sara Pérez, ¿cómo fue trabajar en un proyecto de esta envergadura en mitad de una pandemia?

Ha sido un comienzo difícil, sobre todo en el primer proceso de captación y búsqueda de los participantes. Venimos de un año muy duro, un año que ha marcado muchísimo a los alumnos y alumnas y que ha mermado su capacidad de participación de manera general en todos los proyectos que se han ido ofreciendo. Aun así, desde la organización, estamos muy contentos con el resultado final de esos 49 participantes que decidieron embarcarse en esta aventura obteniendo un resultado maravilloso. Constancia y lucha para mantener día a día el contacto con cada uno de ellos e intentar que, desde la distancia, no se perdiera la magia y se creara el mejor ambiente de cercanía y apoyo en todo su recorrido. Un trabajado duro, por todas las restricciones, los protocolos y las medidas de seguridad que se han tenido que aplicar, pero, a pesar de todo, hemos tenido un cierre de proyecto realmente precioso, a la altura de nuestras expectativas.

-¿A quién quieres agradecer el camino recorrido?

En primer lugar, agradecer a todo el gran equipo que ha estado detrás y que ha puesto la confianza en mí para estar al frente de esta experiencia. Un equipo con grandes profesionales que se ha hecho familia y que ha trabajado con ilusión y disposición siempre. A María José Manso, por la esencia de creer y apostar por mí y por brindarme la oportunidad de crecer con el proyecto. Dóraly González y Mariela Ramos, por mover cada hilo y estar en absoluta disposición para ofrecer todos los medios posibles para que todo fuera perfecto y por su gran capacidad de ser y de hacer. Por supuesto, a mi compañera de viaje, Sandra Lorenzo, por tener el placer de conocerla y compartir con ella su gran profesionalidad y dedicación. Por dejarme vivir en primera mano la pasión con la que hace las cosas. Les doy las gracias por haberme dejado aprender de cada una de ellas. A gritos, puedo decir que ha sido un equipo del que me siento orgullosa. En segundo lugar, a todas las entidades que lo han hecho posible, que han creído en este proyecto. A los que han impulsado de una forma u otra a que la historia y la cultura de la isla de La Palma, formen parte de proyectos tan grandes como lo ha sido este. De apostar por la educación, la escritura y el cine desde otra perspectiva, como herramienta fundamental para seguir apoyando a nuestros jóvenes, nuestro futuro. En tercer lugar y no menos importante, a todos y cada uno de los participantes que han hecho posible esta segunda edición de La historia se hace historia y a todos sus familiares. Por su entrega, su implicación y por demostrar el talento y la calidad que nos ha llevado a vivir una final más que emocionante. Por haber creído en ellos mismos, por confiar en que era posible. Por su crecimiento y su madurez en todo el proceso de su escritura y por el camino lleno de oportunidades del que, sin duda alguna, les espera. Como directora, solo puedo dar las gracias a todos por haberme dejado ser partícipe de esta gran experiencia emocional, cultural e histórica, llena de cine, de guion, de personajes que han conseguido emocionarnos con una escritura realmente auténtica y llena de verdad. Juntos, hemos conseguido dejar una huella enorme.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats