A la 14.30 de este jueves partió desde el puerto de Tazacorte una de las lanchas tipo LCM-1E con la misión de trasladar a agricultores para regar sus cultivos, sobre todo plataneras, a zonas restringidas por el volcán de La Palma. “Quien me diría a mí que 51 años después, tendría que subirme en una barcaza de estas”, relataba el agricultor José Camacho a los medios que acompañaban a los seis profesionales del campo seleccionados, antes de desembarcar en la playa de Puerto Naos.

Camacho recordaba en el puerto, a donde llegó a las 13.00 horas, que cuando hizo la mili en la Infantería de Marina en Las Palmas de Gran Canaria en 1970 “estaban los bicharracos estos, (refiriéndose a las lanchas), que se movían encima del agua como un papel… pero estos son mucho más modernos”. 

El agricultor, evacuado de su vivienda de Puerto Naos, explicaba que no ha regado la finca desde hace más de dos semanas. “Están al límite”, añade. Todos saben que este año no tendrán cosecha y su esperanza es salvar la del año que viene, para evitar tener que volver a sembrar, lo que supondría no volver a recoger plátanos en la zona hasta, al menos, 2023.

A Camacho le dieron el turno de las 17.30 horas y podrá regar hasta las 21.00. “Tenemos que estar mucho tiempo esperando, en función de lo que los demás tarden”, explica, pero considera que la iniciativa es positiva porque el trayecto es más corto que por carretera. 

El Cabildo solicitó al Ministerio de Defensa apoyo para reducir el recorrido que debían realizar los agricultores para acceder a sus cultivos: por mar tardan unos 25 minutos desde el muelle; por carretera, partiendo del mismo punto, el recorrido supera la hora y media sin contar los atascos.

La Armada detalla que a última hora de la noche se cierran las solicitudes que realizan las comunidades de regentes y, en función de estas, se planifican los viajes. En total hay tres lanchas, que fueron transportadas a La Palma el pasado miércoles en el buque anfibio Castilla desde la Base Naval de Rota el 8 de noviembre. Cada lancha tiene capacidad para trasladar a 80 personas y el buque cuenta, además, con un helicóptero y un equipo sanitario como apoyo.

Airam Gutiérrez fue otro de los agricultores seleccionados. Ya ha acudido a zonas restringidas por la vía terrestre, pero considera que “es demasiado” y, además, supone un importante gasto de combustible. “Para cosas puntuales puede servir, pero es imposible hacerlo de forma continuada”.

Por ello, cree que la iniciativa del trayecto marítimo “puede ser bastante buena”, pero a su juicio aún deben organizarse mejor. Este jueves, tras desembarcar en Puerto Naos, ha podido acceder a sus fincas, de una hectárea aproximadamente, en Las Hoyas y Charco Verde, zonas a las que podrá acceder en transporte habilitado.

"Están fatal", reconocía Gutiérrez durante el trayecto, en referencia a sus fincas. A pesar de ello, tiene la esperanza de recolectar algo de fruta en la siguiente cosecha, por mínimo que sea, y evitar tener que volver a sembrar. Tras desembarcar a los agricultores en la playa de Puerto Naos, la lancha recogía a otros nueve profesionales del campo que habían partido en la mañana de este jueves para llevarlos de regreso a Tazacorte.

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats