eldiario.es

Menú

Este cuento se acabó

Somos un pueblo de súbditos, no de ciudadanos. Lo compruebo cada vez que se acerca por estas islas un miembro de la Familia Real, como ayer lo hizo la reina Letizia en el colegio San Matías de La Laguna, en Tenerife.


Ella llegó en su espléndido coche de gama alta escoltada por los cuatro costados y pasó sin pararse ante la multitud hasta que el vehículo oficial se detuvo ante las autoridades locales, que la saludaron afectuosa y vasallamente.


Era la versión moderna de la película 'Bienvenido míster Marshall' de Luis García Berlanga, donde el alcalde de un pueblecito español, encarnado en el inolvidable José Isbert, engalanaba su municipio para recibir a un alto funcionario que les iba a comunicar la visita de los representantes norteamericanos encargados del Plan Marshall, donde se ponía mucho dinero para la reconstrucción europea tras la segunda guerra mundial.

Seguir leyendo »

1-O: Revival franquista

Como en un mal sueño, las noticias relativas a la detención de cargos públicos y registros en la sede de partidos políticos catalanes nos dejan el regusto amargo la pesadilla: pero al despertar, el monstruo sigue ahí. Observamos en la información facilitada por los medios los síntomas del trauma no superado de la dictadura, que se manifiesta en un país donde los conflictos políticos se siguen resolviendo mediante la fuerza bruta. La derecha en el poder, digámoslo con claridad, es amante de la violencia y siempre ha dado muestras de ello. Sus bases represivas necesitan la violencia y la manifiestan y la alientan siempre que ello es posible. Así, pese a las invocaciones vacuas al funcionamiento del “Estado de Derecho”, sólo podemos considerar violencia la supresión de facto de las mismas garantías democráticas que se afirma defender. El Partido Popular, un partido que vuelve a demostrar su filiación fascista, podrido de corrupción y enredado en tramas mafiosas que socaban cualquier pretensión de honorabilidad de sus representantes, responde ante su situación de opción política residual en Cataluña como el maltratador en una relación de pareja: convierte sus complejos en agresividad. El dispositivo policial que ya inicia su despliegue en Cataluña, con alojamiento para sus tropas de asalto en varios buques de crucero atracados en el puerto de Barcelona, nos da una idea de la siniestra imaginación represiva que caracteriza a unos responsables de Interior que ya han hecho gala de un perturbador talante antidemocrático en el pasado reciente. Por su parte, la judicatura, que no deja de dar muestras del bajísimo nivel de saneamiento de sus estructuras predemocráticas, jalea ahora a sus mastines y se apresta a protagonizar la persecución de aquellos representantes políticos que son capaces de poner el cuerpo para que se pueda ejercer el derecho al voto.

En este sainete macabro en que se ha transformado el acontecer político español, con unos gobernantes zafios, ignorantes y chulescos y unas masas aborregadas que siguen entonando el “¡vivan las caenas!” en las encuestas de intención de voto, el Partido Socialista Obrero Español, tal como ocurrió en el acto inaugural de la reforma del 135 de la Constitución, vuelve a ejercer de comparsa vergonzante, como organización que ha pasado de representar al liberalismo progre al vaciamiento ideológico total de la actualidad, con figuras de un nivel político rayano en la oligofrenia. Les acompañan en este viaje a bordo del love boat del Ministerio de Interior ciertas voces de una izquierda que adolece de todos los tics franquistas adquiridos en la caverna del españolismo durante los cuarenta años de vida del dictador: opinadores de diversa laya, que jamás han puesto un pie en Cataluña, que desconocen la realidad catalana, repiten todos los tópicos anticatalanes y centralistas que el viento propaga al sur del Ebro, aclamando la prohibición del referéndum entre espumarajos de resentimiento e ignorancia.

Lo cierto es que no apetece seguir formando parte de un Estado represivo y chabacano como el que hoy detiene a quienes reivindican el derecho a decidir, que cuando no tiene suficiente con la ley mordaza, se apresta a enviar a las fuerzas policiales en busca de papeletas y carteles. No podemos culpar a tantos catalanes del nivel de desafección generado y de que este vaya a crecer exponencialmente después de los últimos sucesos. En la España del PP vuelve a haber presos políticos. Y en Cataluña hay un levantamiento democrático que debe ser saludado con respeto por todas las personas que creen que la política la debe protagonizar una ciudadanía consciente, activa y movilizada. Vayan desde aquí todas nuestras simpatías con catalanas y catalanes que luchan pacíficamente por la democracia.

Seguir leyendo »

Por una reforma fiscal justa y redistributiva

Coalición Canaria lleva anunciando meses una reforma fiscal que no llega. Siguen sin concretarla mientras miden la aceptación social que pudiera tener y van articulando los posibles pactos para aprobar los Presupuestos Generales, ya que a día de hoy no tienen garantizada la mayoría suficiente para sacarlos adelante. Y eso que en Madrid le han puesto la alfombra roja a Rajoy, apoyándolo en todo. Les toca ahora hacer algo a lo que no están muy acostumbrados, dialogar para llegar a acuerdos.

Y porque es el momento de hablar, desde Podemos queremos recordar a los dirigentes de Coalición Canaria que el perfil social de un Gobierno queda perfectamente definido cuando plasman sobre el papel los presupuestos. ¿Cuánto dedicamos a las personas y cuánto a las obras? ¿Cuánto dedicamos a satisfacer los derechos de la mayoría social, y de manera especial de los más desfavorecidos? ¿De dónde obtenemos los ingresos, vía impuestos, para que haya una verdadera redistribución de la riqueza y se avance en justicia social y redistributiva? ¿Son suficientes las medidas adoptadas para satisfacer el derecho a la alimentación, a la vivienda, a la salud, al empleo, a la educación, a la dependencia?

Es decir, ¿cómo va a mejorar la sociedad canaria en 2018 respecto al año anterior con estos presupuestos? Ese es el gran reto y la gran responsabilidad que deberían tener los miembros del Gobierno primero, y las diputadas y diputados después. Hay que definir las prioridades, determinar cómo y dónde se gasta o invierte el dinero del erario público.

Seguir leyendo »

Libertad de expresión

Me dice un buen amigo que no está de acuerdo con los planteamientos, las ideas que expreso sobre Catalunya, y le digo que eso es lo bueno, que discrepe, que me critique, porque no estoy en posesión de la verdad absoluta. Pero al buen amigo le digo que quizá mi problema sea que conocí Catalunya porque me tocó la mili en los Pirineos ilerdenses, tocando frontera con Francia, y conocí las mugas (caminos vecinales), a los pageses, y a muchos universitarios catalanes que hacían la mili conmigo, en su mayoría antifranquistas y republicanos. Le cuento cómo un buen día por esas maniobras abiertas que hacíamos por los intrincados montes de los Pirineos, llegamos a un barrio de Pobla de Segur, ganadería por aquí, frutales por allá, y unos pageses nos invitaron sin que se enterara el teniente que mandaba la expedición a una comida exquisita. Ensalada, conejo en salsa, papas y vino del Priorato, que aunque no me hacía mucha gracia se agradecía con el fresquito que hacía por aquellas alturas. Eso de conocer Catalunya tan joven me da una idea de lo que acontece por aquellas tierras, que no es moco de pavo. Dos o tres pageses (campesinos) me demostraron su animadversión a Franco en una conversación interrumpida por la llegada al lugar de los mandos profesionales. Una cosa que también me impresionó fue otro día cuando le vi pegar un cogotazo a un niño de Tremp a un policía armada (la gristapo) diciéndole ¡habla cristiano, coño! El pequeño apenas sabía hablar castellano y hablaba con sus amiguitos en catalán. Recuerdo que cuando llegué a Gran Canaria del primer campamento de la Instrucción Premilitar Superior (IPS) dije en el Club Victoria y en el viejo “Diario”, en donde ya trabajaba, una frase que levantó ampollas y ronchas: “Me da la impresión que algún día Catalunya será independiente”.

Tuve que pronunciar esta frase en voz baja, porque en plena dictadura franquista no se podían decir esas cosas, y menos en mi caso pues era militar en esos momentos y se me podía caer el pelo. Pasaron los años y los amigos de confianza, en el periódico y en el Victoria, me preguntaban con cierta ironía y no menos coña: ¿Y cuando será Catalunya independiente?, y a todos les devolvía el sarcasmo: “cuidado, dije que algún día, pero no dije el día ni el año”. Lo mismo digo ahora, me da la impresión que algún día se independizara de España. Pero como sufrí el franquismo, incluso la censura previa en el periodismo, que había que llevar las pruebas de todas las informaciones a la calle Triana, en donde estaba la Delegación de Información y Turismo franquista, y por todo esto y mucho más soy un defensor a ultranza de la libertad de expresión, y creo que el gobierno de Mariano Rajoy se está equivocando gravemente con Catalunya, y que está rompiendo todos los puentes para un entendimiento futuro. Que una monarquía tan conservadora como la británica, con el Partido Conservador en el Poder, le permitiera a Escocia hacer un referéndum independentista, que un Canadá conservador con un partido conservador en el Poder, le haya permitido a Quebec hacer dos referéndum, es como para por lo menos ponerse a pensar. A lo mejor el gobierno en pleno del Partido Popular con Rajoy a la cabeza debería ir a Escocia y a Quebec a estudiar un poco el tema del derecho a decidir, y a impregnarse de democracia.

Pero en plan realista, aunque no monárquico, creo que el referéndum no se va a celebrar y la situación será la del cuento de nunca acabar. Puede que haya una especie de 9-N, más o menos amplio, eso es posible, pero un referéndum no lo veo factible sino hay pacto entre España y Catalunya. Puede que el 1 de Octubre haya una participación ciudadana amplia, incluso con urnas, pero para un referéndum tiene que haber una normalidad total y esto deja de existir debido a la posición intransigente del Gobierno del Partido Popular. La incógnita es si habrá una participación ciudadana que podría desbordar las instituciones del Estado, con una importancia política muy grande, pero no será un referéndum. Y seguirá el cuento de nunca acabar per secula seculorum, pero esa situación podría afectar en el futuro más o menos inmediato no sólo al partido del gobierno, sino a la propia monarquía borbónica.

Seguir leyendo »

Gran Canaria depura sus aguas

Sí señor, Gran Canaria depura sus aguas fecales. Y es una golfería intentar trasladar otro mensaje. Vuelvo a repetir lo que tanto he reiterado en los últimos días, aunque produzca sarpullidos a algunos: en Gran Canaria se depuran en un 99 % las aguas fecales que se vierten al mar. Los vertidos procedentes de los saneamientos de nuestra isla reúnen las condiciones que establece la legislación y más de la mitad se destinan al riego agrícola. El Consejo Insular de Aguas tiene encomendada la gestión de las instalaciones de depuración de 14 municipios, además de las de Jinámar a la que llegan aguas residuales de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Brígida, Telde y Valsequillo. Por lo tanto, el CIAGC gestiona la depuración de 17 municipios, 101 instalaciones y 26 depuradoras de distintas dimensiones. También se depuran aguas en Gran Canaria, cumpliendo todos los parámetros, en las plantas de tratamiento de la Mancomunidad del Sureste (premiada por la ONU), Telde, San Bartolomé de Tirajana y Las Palmas de Gran Canaria.

La gestión de las depuradoras del Consejo Insular de Aguas supone un gasto anual de alrededor de 11 millones de euros y  se dedican además cada año 180.000 euros para controles analíticos y  100.000 euros más para un programa de vigilancia y control de los vertidos al mar para hacer un seguimiento continuado del estado de las aguas que se regeneran con ese fin.

El CIAGC gestiona aproximadamente 13 millones y medio de metros cúbicos de aguas negras al año, de los cuales  6.680.000 van limpios (tratados) al mar y aproximadamente la otra mitad se destina a la agricultura gracias a que se ha hecho un esfuerzo importante en los dos últimos años, de casi 1.100.000 euros, para disponer de las  infraestructuras necesarias en las zonas con mayor sequía. El Sureste también actúa de manera parecida. También se han invertido en la depuradora de Jinámar 450.000 euros, el año pasado, para poner fin a los vertidos que se estaban produciendo durante los últimos años y se han ejecutado otras actuaciones por más de dos millones de euros para mejoras en las redes y en los depósitos. Igualmente estamos  ya iniciando algunas de las obras del plan RENOVAGUA, una apuesta de futuro por la que prevemos invertir 22 millones de euros para dotar de energía limpia a nuestras depuradoras y desaladoras. Además de eso tenemos presupuestado un plan de actuaciones para mejorar infraestructuras de depuración como la del emisario submarino de Bocabarranco  en Gáldar  por más de 5 millones de euros, la ampliación de la depuradora de Guía – Gáldar con  casi 4 millones de euros de presupuesto, la ampliación de la depuradora de Jinámar a la que destinamos más de 4 millones y medio… además del terciario de Agaete, la mejora de la depuradora de Cabo Verde en Moya -con casi 1 millón- y la sustitución o la mejora de la conducción de la red de distribución de aguas de la red  Las Palmas Norte, tramo vertical de la variante de Silva, con más de medio millón de euros. Por lo tanto más de 50 millones en vías de ejecución para mejorar los servicios de depuración y reutilización, más los gastos fijos anuales, superiores como les decía a los 12 millones de euros.

Seguir leyendo »

Es incompatible ser de izquierda y ser nacionalista

La incompatibilidad es de origen, puesto que las ideologías políticas se construyen en base a datos y argumentos, por el contrario, el nacionalismo es un sentimiento y, como todos los sentimientos, es ajeno al mundo de lo racional. Eso explica que pueda ser nacionalista todo el espectro político, desde la extrema “izquierda” como es el caso de Eta, a la extrema derecha, como como fue la dictadura franquista. Esto es una razón más que suficiente para que el nacionalismo no tenga cabida en una ideología política que se defina de izquierda, no en vanos este pensamiento político tomó forma en el Siglo de la Razón. Además, si recurrimos a la historia resulta más evidente la incoherencia. Durante la revolución francesa se dio el nombre de izquierda a la ideología política que defendía la igualdad, sin diferencias de clase social o posición económica, la libertad de expresión y asociación, la separación de poderes y los derechos individuales. Esta izquierda entendía el concepto de nación como el conjunto de ciudadanos libres que eligen tener una ley común, una constitución, y esto valía para los habitantes de cualquier territorio, aunque pertenecieran a reinos distintos y/o hablaran diferentes idiomas.

A comienzos del siglo XIX la deriva conservadora de la revolución francesa hizo posible el periodo napoleónico que dio lugar a dos fenómenos: uno, la extensión a nuevos territorios de la ideología de izquierda en toda Europa y dos, propició el nacimiento de un nacionalismo nacido de la lucha contra el francés. La élites conservadoras, como fue el caso del reino de España, se apresuraron a denigrar esta ideología política como algo extranjero, ajeno a las tradiciones y contrario a los preceptos de la iglesia. Este nacionalismo cobraría auge en los años siguiente, cuando los conservadores convirtieron el patriotismo en su seña de identidad y, para la derecha política, la patria estaba por encima de los derechos de los individuos. Por el contrario, la izquierda acentuaba su carácter internacionalista celebrando reuniones, las Internacionales, promoviendo partidos y sindicatos en los que no había diferencias en función del lugar de nacimiento. El objetivo estaba claro, lo que buscaban era la liberación de todos los oprimidos y, de manera inmediata, intentar mejorar las condiciones de vida de la creciente clase obrera exigiendo el derecho al voto universal, algo que consideraban totalmente necesario para cambiar la situación de los más desfavorecidos.

Aparentemente los caminos eran divergentes, pero las tensiones internacionales previas a la primera guerra mundial contaminó a los partidos socialistas, especialmente al francés y al alemán, que en nombre de la nación, de la patria, abdicaron de su condición de internacionalistas para asumir la tesis conservadoras que justificaban la guerra. Es verdad que una parte de la izquierda rechazó el nacionalismo bélico, caso de Rosa Luxemburgo, pero fueron tratados por los dos bandos como traidores. La Gran Guerra hizo posible la Revolución Rusa y con ella se abrieron otros debates. El primero deriva de un sector de la izquierda, fundamentalmente los bolcheviques, que eliminaron de su ideología el respeto a los derechos de los ciudadanos pues  para ellos el fin justificaba los medios. Para esta izquierda la defensa de la “revolución” era razón suficiente para imponer la dictadura del proletariado. La llegada de Stalin al poder afianzó esta forma de entender la izquierda y, para consolidar su poder omnímodo, recurrió, como han hecho todos los dictadores incluido los Castro, al nacionalismo. Es lo que explica porqué esta contemplado en sus “constituciones” un hipotético derecho a la autodeterminación, algo inédito en la historia del constitucionalismo.

Seguir leyendo »

El turbio negocio de la seguridad privada en Canarias

Otro más… Conviene no mirar al suelo cuando se nos plantean problemas que, aunque en apariencia no nos atañan directamente, puede afectarnos en segunda o tercera persona como integrantes de una sociedad en la que todos somos engranaje imprescindible para que el motor no se atasque.

Espeluznante el reportaje de una TV local en el que prestaron su testimonio 25 representantes de un colectivo de 2.000 trabajadores canarios, empleados de empresas de seguridad privada, que denunciaron unas aberrantes condiciones laborales, en una situación de precariedad insostenible. Al parecer, habían llegado al límite de su capacidad de sufrimiento, y daban este primer paso en su proceso de rebelión contra los abusos empresariales y el menosprecio de las autoridades políticas que se inhiben, como suele ser habitual, ante cualquier situación que no les suponga un evidente incremento en la previsión de votos.

Tras repasar el programa televisivo, puede llegarse a conclusiones bastante decepcionantes. De un lado, el dato de que entre el 60 y 70% de las contrataciones públicas de seguridad privada para centros, organismos, instituciones, sedes y edificios oficiales, se realizan bajo el criterio economicista de adjudicación a la opción más barata. –Obviamente, si algo es barato por su baja calidad, deja de ser barato–. Y  aquí, la mala calidad viene dada por el medio pelo de la gestión interna de las llamadas “empresas pirata”, cuyo único objetivo es la obtención de beneficios a costa de la explotación laboral de sus empleados. Los intervinientes aclararon que el procedimiento oficial contraviene la Directiva Europea (2014/24), de protección al trabajo digno.

Seguir leyendo »

Más productividad pero menos capacidad salarial

Los salarios siguen perdiendo capacidad adquisitiva en tanto que la productividad sigue aumentando. Esta es la conclusión a la que llega la secretaria de Acción Sindical de Comisiones Obreras (CC.OO.), Mercedes González, tras analizar los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) del pasado mes de agosto. Una interpretación de los mismos confirmaría la consolidación de un modelo social precarizado y de empeoramiento de las condiciones de vida que, de hecho, supone un empobrecimiento progresivo de la sociedad.

Los registros avalan estas apreciaciones del sindicato. En julio pasado, fueron firmados un millón novecientos veintiocho mil ochocientos cuarenta contratos, de los que un millón setecientos setenta y seis mil ochocientos cuarenta y dos son temporales, es decir, el 92,1% del total. La temporalidad, pues, característica predominante que acentúa la precariedad. La escala de la contratación temporal es significativa: el 26% tiene una duración de una semana o inferior; el 14% tiene una duración superior a la semana y hasta un mes; entre uno y tres meses, el 17%; una duración que supera los tres meses, el 8%; y el 35% tiene una duración indeterminada. La situación, según CC.OO., no ha mejorado con respecto al mismo mes de 2016, cuando el 92,4% de los contratos fueron temporales.

Empieza a verse seriamente cuestionada, entonces, la recuperación en el empleo de la que habla el Gobierno, algunos de cuyos miembros han llegado a hablar sin ambages del aumento de salarios, coincidiendo con las apreciaciones de algunos destacados empresarios. Ello, por decirlo de una manera simplista, favorecería obtener ganancias de poder adquisitivo. Claro que el ministro de Economía, Luis de Guindos, se apresuró a puntualizar y puso el freno: cuidado, porque si se da por buena la recuperación, es importante mantener la inflación contenida con tal de que el país no entre nuevamente en una fase de pérdida de competitividad. El propio ministro no tiene dobleces a la hora de mostrarse partidario de la contención de los salarios.

Seguir leyendo »

Sostenibilidad frente a desarrollismo

Existe una gran preocupación por los distintos efectos del cambio climático.  El incremento del poder devastador de los huracanes. El aumento de sequías e inundaciones, la desaparición de especies y los problemas alimentarios. El crecimiento del nivel del mar que puede anegar a ciudades costeras de todo el mundo. Los negacionistas, con el presidente de Estados Unidos a la cabeza, ven ahora las consecuencias de sus (malas) decisiones sobre la salud del planeta, las que insisten en no poner freno a las emisiones contaminantes.

En un plano distinto, pero vinculado, en Canarias se están tomando decisiones erróneas que condicionan su presente y su futuro. Lo hemos visto nítidamente este verano con la crisis por la presencia de numerosos vertidos de aguas sin depurar al litoral de las Islas. Un problema medioambiental y de salud, que afecta, asimismo, a la imagen del turismo, nuestra principal industria.

Todo ello ocurre a pesar de que las Directrices de Ordenación General, aprobadas por unanimidad del Parlamento en 2003, situaban como una prioridad de la comunidad canaria (directriz 85) el desarrollo de las infraestructuras de carácter ambiental para “el tratamiento de residuos, el saneamiento, la depuración y los vertidos”. Estableciendo, además, en la directriz 31, y como norma de aplicación directa (NAD), que debe haber un plan de saneamiento, depuración y reutilización de aguas residuales. Señalando que deben fijarse unos plazos máximos para la construcción y entrada en funcionamiento de sus infraestructuras. Y destacando que las administraciones deben dedicar recursos precisos para que esto sea posible.

Seguir leyendo »

Carta de Demócratas para el Cambio a los socialistas canarios

Treinta y cinco años después de la aprobación del Estatuto de Autonomía, Canarias aún no cuenta con una Ley que regule su sistema electoral.Ahora, en 2017, se presenta  la mejor oportunidad para lograr unas nuevas reglas electorales que estén vigentes en las próximas elecciones de 2019. Como pretende la Ponencia Marco del 13º Congreso del PSC-PSOE, ese sistema deberá ser más justo y representativo.

Es una ocasión que debe ser afrontada con toda responsabilidad por cada una de las organizaciones políticas de Canarias.En este momento, es a los delegados y delegadas del PSOE a quienes les toca ejercerla en su congreso regional, no solo ante sus afiliados y simpatizantes, sino ante los votantes y ante el conjunto de la sociedad canaria que les observa con atención.

Este momento excepcional para la reforma electoral de Canarias -que no debemos dudar en calificar de histórico-, se explica al menos por dos circunstancias. La primera es la coincidencia en el tiempo de dos niveles legislativos donde se está debatiendo la reforma: la Comisión de estudio en el Parlamento de Canarias (ya en fase de Ponencia) y la tramitación de la propuesta de reforma estatutaria en el Congreso de los Diputados. Esta situación nos brinda a todos el mayor margen de maniobra para alcanzar consensos. La segunda circunstancia, que no puede ser desaprovechada, es la existencia de un gran principio de acuerdo entre la mayoría de las formaciones políticas que ha sido inducido, promovido y fortalecido por la sociedad civil, organizada fundamentalmente en torno al foro cívico Demócratas para el Cambio.

Seguir leyendo »