Opinión y blogs

eldiario.es

Contra la flojera y el insularismo

El Parlamento de Canarias administró vitaminas a la flojera del Gobierno. Tres días de Debate del Estado de la Nacionalidad sirvieron para evidenciar la debilidad de este Gobierno en minoría y de un partido que antepuso sus intereses a los del conjunto de los canarios. Por suerte para ese conjunto, la mayoría parlamentaria marcó límites claros a este Gobierno al garete de Clavijo.

El Grupo Parlamentario Socialista presentó 150 propuestas específicas en diecisiete áreas con impacto social, acciones prácticas de buen gobierno que ocuparon gran parte del debate entre los grupos.

Los socialistas nos planteamos elaborar este catálogo -que en realidad es una hoja de ruta para el Ejecutivo- ante las mentiras del presidente Clavijo, que intenta esconder que nuestra economía se ralentiza. En los dos primeros meses de 2017, los afiliados a la Seguridad Social han descendido en 6.433 personas. Gobierno débil, crecimiento débil.

Seguir leyendo »

Renovagua

El año pasado presentamos en el Cabildo, con motivo del Día Mundial del Agua, un estudio elaborado por la ULPGC, el Consejo Insular de Aguas y la Fundación Acuorum que versa sobre la “Sostenibilidad en el balance recurso-demanda en la Isla de Gran Canaria”. Se trata de un documento de una importancia trascendental que señala el camino por el que debemos transitar en materia hidráulica en Gran Canaria en los próximos años y que debe pasar por reducir las pérdidas de agua implantando tecnología de última generación; por recargar los acuíferos reduciendo los caudales superficiales que desembocan en el mar y geodepurando las aguas subterráneas en mal estado; por realizar una gestión integrada de las redes de saneamiento y el control de los vertidos mejorando la calidad de las afectadas por intrusión marina e inyectando residuos líquidos; por optimizar la energía de las instalaciones a través del ahorro (consumimos para producir agua el 15 %) y de la penetración de las renovables; por perfeccionar las tomas de las desaladoras; por mejorar la eficiencia de los regadíos…Solo con estas medidas podríamos reducir el déficit hídrico en un 53 % de aquí al 2027. Y estamos trabajando decididamente en ello.

Este año, aprovechando la misma conmemoración, mostramos a la sociedad grancanaria el proyecto RENOVAGUA, un ambicioso plan que nos permite avanzar en la implantación de las energías renovables en la isla, haciendo posible que 26 plantas de desalación y depuración, distribuidas por todo el territorio insular, se abastezcan de energías limpias (fundamentalmente solar, eólica y minihidráulica). El Cabildo destinará a esta propuesta un total de 18 millones de euros en cuatro anualidades de 4,5 millones de 2017 a 2021. Se conseguirá, de esta manera reducir en un 40 % el uso de energías convencionales en la producción y distribución de agua, dejar de emitir 17.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y dejar de importar y consumir 4.670 toneladas de petróleo… En la actualidad, en Gran Canaria el 15 % de la producción eléctrica se emplea en el agua y el Consejo Insular de Aguas destina cada año 7 millones de euros al consumo energético. Esta iniciativa conseguirá, además, un ahorro anual de dos millones de euros.

Gran Canaria presenta un déficit estructural hídrico importante debido a sus singularidades poblacionales, geográficas, orográficas, climáticas y geológicas. Tenemos un desafío trascendental para los próximos años. El 27 de noviembre de 2015 aprobamos en el pleno del Cabildo el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica de Gran Canaria y en estos momentos se está redactando el segundo ciclo de la planificación hidrológica con las propuestas a realizar hasta el año 2021. Es el momento de coger al toro por los cuernos. Vamos a hacer todo lo posible para avanzar en la soberanía energética, alimentaria e hídrica de Gran Canaria. No es fácil el reto, pero trabajaremos para conseguirlo.

Seguir leyendo »

Meditaciones a media voz

Ante cualquier cuestión que se divulgue desde los medios de comunicación, deben diferenciarse la información propiamente dicha y la opinión personal. Esta puede verse afectada por sentimientos individuales o ideas más o menos radicales, con el riesgo de confundir al receptor del mensaje. Responsabilidad del comunicador hacia la opinión pública  es ofrecer la veracidad limpia y sin entreverar.

Para solo informar, basta con transcribir el hecho real con la asepsia de una redacción o locución correctas que faciliten la interpretación del lector u oyente.
Pero la opinión como tal requiere otros condicionantes. El principal: conocimiento suficiente sobre el tema a tratar. No sirve hablar de oídas ni comentar, a favor o en contra, lo que otros han escrito o dicho antes, sin haber contrastado previamente los datos recibidos de segunda mano, mediante el acceso a fuentes correctas y fiables que confirmen la validez del contenido.

El respeto a la opinión pública y su derecho a la veracidad exigen del periodista, del comunicador, tertuliano o columnista, la pulcritud moral de exponer la realidad, no desde el deseo de que las cosas sean como a mí me gustaría que fuesen, sino con la aplicación estricta del sentido común y la inteligencia debidamente orientada hacia la buena fe por el uso de razón.

Seguir leyendo »

Groserías y ordinarieces

No es que se abra vena puritana alguna ni escandalicen a estas alturas las expresiones desde la tribuna de oradores: se habla tan mal en tantos lados, incluidos los medios de comunicación, que los tacos, las locuciones, las soeces y los denuestos han terminado conviviendo hasta en lugares donde se supone que debe guardarse un cierto respeto y hasta una cierta pulcritud en el manejo del lenguaje y de las formas dialécticas.

Uno de esos lugares es el Congreso de los Diputados, donde hemos escuchado días pasados una serie de groserías y ordinarieces que si son un elemento de la nueva política, desde ya hay que decir que es preferible la de siempre, la que, siquiera de vez en cuando, aportó excelentes oradores que no solo honraron la institución sino que la pusieron en el nivel que puede aguardarse y contribuyeron a un ilustrativo conocimiento de los asuntos que nos conciernen.

Ni siquiera el empleo del lenguaje coloquial o de la calle para argumentar en el Parlamento justificaría la utilización de frases que ya forman parte del Diario de sesiones y que quizá algún día se vuelvan en contra de quien las profirió. Ya se verá entonces su capacidad de encaje. Pero ahora, las expresiones del portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Iglesias, a propósito de la aplicación de los denominados vetos presupuestarios por parte del Gobierno, han resultado de mal gusto, como demostrativas de que se encuentra desubicado y que confunde la tribuna de la Cámara con la de otros escenarios donde igual pasan inadvertidas o son despachadas entre sonrisas y aplausos. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, replicó con indiferencia no exenta de ironía: es lo que más duele en este tipo de cruces dialécticos. Y miren que para poner en evidencia al presidente, incluso en ese terreno que le gusta tanto, no hace falta tanta destreza dialéctica. Aquí fue el mismo Iglesias quien se puso y así cosechó algunas discrepancias de los suyos.

Aunque parezca una obviedad aplastante: se espera que en la tribuna de las Cortes los intervinientes lo hagan con corrección, sin perjuicio de juegos de palabras, de pleonasmos o de expresiones coloquiales, de morcillas en fin, que se cuelan en una intervención sin que esta pierda enjundia. Se trata de hacerlo en el contexto en que el orador se encuentra. Si para romper el tedio o el aburrimiento, hay que recurrir a la fraseología que se aprende en los ambientes colegiales o en los bares, mejor invertir en otras cosas pues hablando así -repetimos: sin propensión a los puritanismos ni a los escandaletes- también se contribuye a robustecer el descrédito y el rechazo que, lamentablemente, la política inspira de facto.

Puede el señor Iglesias, si quiere, ufanarse de su dialéctica trufada de vulgarismos, pero que sepa que mucha gente estima que se puede esperar otra cosa, algo distinto, algo mejor de quien, sin duda, posee preparación y cultura suficientes para que las diatribas parlamentarias no se vean devaluadas y para hacer que destaquen, de paso, aquellos cuya gestión política de algunas decisiones deja mucho que desear.

Seguir leyendo »

Cinco años del Museo Poeta Domingo Rivero

En estos días se acaba de cumplir cinco ininterrumpidos años de plena actividad cultural del Museo Poeta Domingo Rivero. Este Museo fue ideado en honor al poeta modernista grancanario, quien fue coetáneo y amigo de los célebres modernistas canarios Tomás Morales, Saulo Torón y Alonso Quesada; del pintor, también modernista y simbolista Néstor Martín Fernández de la Torre. Como de otros escritores locales de la ciudad e isla. El museo fue creado por su nieto, el periodista José Rivero Gómez, que una vez cumplido el trabajo contractual que le ligó a varios medios impresos locales de información, dedicó su jubilación a la noble tarea de íntegra dedicación a la cultura. Propósito e idea que pululaba en su mente desde hacía tiempo. Y muy especialmente para ensalzar la obra poética y al creador literario que fue su abuelo, quien también tenía idéntico pensamiento para los creadores isleños.

La encomiable labor que ha llevado a la práctica este joven y altruista museo es digna de todo elogio en favor de la cultura canaria. Sin declinar en ningún momento de este quinquenal periodo, dio cobijo a tantos intelectuales que en ese foro presentaron sus obras recién horneadas, jóvenes poetas y escritores, pintores, escultores, conferenciantes y otras celebraciones de entes privados no venales, de intelectuales que ocuparon las tardes-noches con sus disertaciones de palabras y obras en el local de la calle Torres, 10, del vetusto barrio de Triana.

Sin embargo, en esta celebración se ha enlutado, no pudiendo apagar las cinco velas culturales ni alzar su copa intelectual para brindar por los éxitos del museo por su amor por la cultura y el loable servicio y bien hacer hacia los demás intelectuales, porque a su filántropo fundador Pepe Rivero, la guadaña de la odiosa e innombrable, que le acechaba desde hacía algunos años, le venció en su lucha cuerpo a cuerpo –como casi siempre que se lo propone– en un perseguido hostigamiento hacia su noble cuerpo y sano espíritu. Era admirable el tesón y la abnegación que demostró día a día nuestro amigo Pepe, dedicando todo su tiempo, a pesar de su delicada salud, en favor de la cultura de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Seguir leyendo »

Gobierno en minoría y sin resultados

El recién celebrado debate sobre la nacionalidad canaria ha confirmado que Canarias tiene un Gobierno precario, en minoría, con escaso apoyo parlamentario y social. Con un presidente que acudió al mismo con pocos resultados que mostrar y tuvo que recurrir a la presentación de planes de futuro, casi como si se tratara de una investidura. Con una oposición plural que es hoy mayoría y que, a través de decenas de propuestas de resolución aprobadas, marcó la agenda del Ejecutivo en muy variados asuntos.

El debate confirmó la parálisis en los asuntos que dependen del Gobierno: la sanidad, la educación y los servicios sociales. Lo que llevó hace una semanas a la mayoría del Parlamento, a todos los grupos menos el de CC, a marcarle, a través de una moción, un listado de deberes sobre cómo debe abordarse la grave crisis de la sanidad, con actuaciones concretas sobre mejora de la asistencia sanitaria, propuestas sobre personal del Servicio Canario de la Salud (SCS), planificación, organización y gestión y, especialmente, medidas dirigidas a garantizar la suficiencia financiera.

El presidente, Fernando Clavijo, persiste en utilizar la sanidad como elemento de gresca política, filtrando documentos y reiterando acusaciones al anterior consejero. Cuando Clavijo es el principal responsable al descapitalizar y desorganizar la sanidad. Cuando pudo dedicar recursos –del crédito extraordinario o del antiguo Impuesto General por el Tráfico de Empresas (IGTE)- para reducir las listas de espera o los colapsos de las urgencias, y se negó frontalmente a hacerlo. Además, rebajó impuestos de forma indiscriminada.

Seguir leyendo »

Como si no pasara nada

Al presidente del Gobierno, a Mariano Rajoy, le ha salido un duro competidor: el presidente del Gobierno de Canarias. Fernando Clavijo ha debido de aplicarse, estudiando cada construcción lingüística, entonación y gesto, para alcanzar el nivel de simpleza verbal de Rajoy, y decir cosas como “el Gobierno es el Gobierno, ni es débil ni está en minoría”.

Después de esto me pregunto si Clavijo sabe contar y sumar bien. 18 diputados de 60 no supone ser mayoría. 21, si contamos con el apoyo incondicional de los gomeros, tampoco lo es. Puede que Clavijo viva en una realidad paralela, es la única explicación que encuentro para poder entenderlo. También con esa explicación de la realidad paralela puedo comprender que el presidente del Gobierno venga al Parlamento de Canarias en el Debate de Estado de la Nacionalidad Canaria y haga “como si no pasara nada”. Se subió a la tribuna y se olvidó de que gobierna en una tierra que tiene un 28,5 por ciento de personas en situación de pobreza. 58.000 hogares que no reciben ningún tipo de ingresos. Hay 274.000 canarios y canarias en paro. 37.000 de ellos jóvenes. 40.000 con más de 55 años.

Pasó de puntillas por el desastre sanitario. Hizo “como si no pasara nada” ante las más de 100.000 personas que desesperan en las listas de espera. No atendió a los 187 días que hay que esperar para ser operados. Ni siquiera pensó en el caos de las urgencias en nuestros centros hospitalarios. Nada.

Seguir leyendo »

Retirar la Reforma (del Estatuto)

El sistema electoral al Parlamento de Canarias es la auténtica “Constitución” de la autonomía del Archipiélago.

Su mantenimiento a ultranza es la cláusula de oro que Coalición Canaria ha venido imponiendo durante un cuarto de siglo a sus aliados de turno en los sucesivos “pactos de gobernabilidad” ora con el PP, luego con el PSOE.

Este conjunto de reglas que condicionan la composición del Parlamento, pero sobre todo predeterminan la mayoría parlamentaria y por lo tanto el Gobierno, fueron fijadas por las Cortes Generales durante la tramitación de la Reforma del Estatuto de 1996.

Seguir leyendo »

Todos al cole

El ascensor abrió generosamente sus puertas, di las buenas horas a los ocupantes del mismo y obtuve por respuesta el silencio. Cedí el paso a un vehículo y no vi que el conductor diera las gracias. A un joven que tiró un papel a la vía pública le indiqué que "probablemente se le habría caído", y su respuesta fue un gesto de desdén. Abrí la correspondencia en mi buzón y un escueto nombre y apellidos sin tratamiento alguno se dirigía a mi persona.

Llamé a mi compañía de telefonía y el operador de turno se dirigía a mi con un tuteo que contrarrestaba el tratamiento de usted que yo le dispensaba.

Las reglas de la buena educación y de la mínima cortesía se han abaratado hasta extremos grotescos.

Seguir leyendo »

Va a ser que no

Al presidente de Repsol los canarios le parecemos tercermundistas porque no le dijimos sí bwana cuando su empresa multinacional quiso taladrar nuestras tierras y ensuciar nuestros mares para hacerse más rica de lo que ya es a costa de los indígenas de turno.

Este empresario catalán está acostumbrado a desvirgar los territorios que se encuentra a su paso engoando a los nativos, regalándoles cuentos de las mil y una noches. Por lo pronto, a los periodistas que fueron a sus ruedas de prensa los obsequió con algunos regalos sin ni siquiera habérselos presentado.

Antonio Brufau declaró recientemente que lo que le ocurrió en Canarias, al encontrarse con una población casi unánimemente en contra de las prospecciones, fue como un dolor de muelas serio. Pero un dolor de muelas, por muy serio que sea, nunca será comparable a un botarate encorbatado que pisa las islas con ínfulas imperialistas para comprar nuestro presente a cambio de unas falsas promesas de futuro incierto.

Seguir leyendo »