eldiario.es

Menú

Canarias y los Presupuestos estatales

- PUBLICIDAD -

Las leyes de presupuestos son la clave para la realización del conjunto de las políticas: para el avance y modernización de las infraestructuras, para la creación de empleo o para la mejora del bienestar ciudadano en los diversos ámbitos. Sin ficha presupuestaria, leyes tan determinantes como la de dependencia quedarían en papel mojado, en buenas intenciones sin realización práctica. O sería imposible determinar cuáles son las prestaciones sanitarias o educativas. Nos encontramos, además, ante la última ley de presupuestos de la presente legislatura y, con toda probabilidad, con la ley más importante que se aprobará antes de las elecciones generales de mayo. Digo esto porque los tiempos no van a permitir abordar el cambio en el modelo de financiación autonómica ni que se desbloqueen las tres reformas estatutarias actualmente en trámite. Aunque algunos, por desconocimiento o manipulación de la realidad, tratan de confundir la Ley de Presupuestos con el sistema de financiación. En el ámbito general, he puesto el acento en la necesidad de establecer más recursos para la correcta aplicación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, que precisa de unos 1.000 millones de euros en el próximo ejercicio para cumplir eficazmente sus objetivos. Como se sabe, la conocida como Ley de dependencia fortalece el cuarto pilar del Estado del Bienestar, los servicios sociales, que son reconocidos como derecho subjetivo, obligando a las distintas administraciones públicas a garantizar prestaciones básicas; y estableciendo, asimismo, los correspondientes mecanismos de financiación con relación a las políticas sobre la dependencia. Inmigración En la reunión solicité, también, al vicepresidente Solbes un mayor compromiso económico del Estado con las comunidades autónomas que reciben a inmigrantes, especialmente para ofrecer una adecuada atención a los menores, el mantenimiento y mejora del sistema de vigilancia y de la seguridad exterior, así como el constante incremento de los esfuerzos en cooperación al desarrollo. Respecto a los asuntos exclusivamente canarios hice hincapié en todo lo referente a las infraestructuras de interés general, de las que es responsable el Gobierno central: puertos y aeropuertos, carreteras, costas y obras hidráulicas. E insistí en la necesidad, tal y como plantea nuestro REF, de que Canarias se acerque a la media estatal en inversiones, de acorde con su peso poblacional, tal y como ha conseguido Cataluña en su nuevo marco estatutario. Otras preocupaciones que trasladé al vicepresidente económico del Gobierno de Zapatero, fue el mantenimiento del Plan Integral de Empleo para Canarias, pues las Islas aún presentas cifras de paro por encima de la media estatal y presentan aún déficit en materia formativa. Igualmente, solicité que el tramo del ITE que se estaba quedando Canarias, por cesión estatal, continúe en el próximo período y que sirva para compensar a nuestra comunidad mientras no se modifique el actual modelo de financiación. Por otra parte, planteé la mejora significativa de las actuales subvenciones al transporte de mercancías (hoy de 25 millones de euros), que deberían ser duplicadas para abaratar los actuales costos y su incidencia sobre los precios en nuestra tierra. Como sector básico de nuestra economía, el turismo ocupa buena parte de nuestra preocupaciones, acentuadas en estos momentos por el descenso del 10% en los ingresos del sector (mientras subían ligeramente en España), la influencia de la crisis hipotecaria y la fuerte competencia de otros destinos emergentes. Para ello, es esencial mejorar las infraestructuras turísticas de carácter público que, junto a otras medidas, como la renovación de la planta obsoleta, la diversificación de la oferta de ocio o la mejora de la promoción exterior, contribuyan a la sostenibilidad del turismo. En ese sentido, arrancamos el compromiso de tratar de incorporar a Canarias al Plan para la Renovación y Transformación de las Zonas Turísticas Obsoletas, que se va a experimentar en los dos archipiélagos y en algunas zonas de la Península. Por último, he planteado a los responsables económicos estatales la necesidad de insistir en la mejora de la competitividad y productividad de la economía canaria, para lo que debemos mejorar los recursos dirigidos a las nuevas tecnologías, así como otros que mejoren la oferta y el precio de suelo industrial disponible. Se trata, en definitiva, de que la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2008 profundice en las políticas sociales, avanzando en la convergencia con Europa en gasto social; Y, asimismo, que recoja las necesidades de las Islas en infraestructuras, subvenciones al transporte o superación de los déficits de nuestro sector turístico, para que Canarias esté en las mejores condiciones en una economía cada día más globalizada y competitiva. He dejado claro siempre que el Estado debe responder a las necesidades de la ciudadanía de las Islas, al margen de quien gobierne a éstas. Utilizaremos responsablemente nuestra interlocución con el Gobierno español en la defensa permanente de los intereses de Canarias. Son otros los que, de forma vergonzosa, han renunciado a ese papel, priorizando el mantenimiento de sus poltronas en las Islas a la defensa de nuestra tierra. * Diputado y presidente de Nueva Canarias

Román Rodríguez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha