eldiario.es

Menú

Clavijo y su Ley

- PUBLICIDAD -

Hay políticos que cuando ocupan cargos tienen claro que van a trabajar para mejorar la gestión del área que dirigen, y hay otros que se esfuerzan sólo para mantenerse en el poder y ascender, haciendo todo lo que haga falta para llegar a ser presidente.

Cuando ya consiguen ser presidente, siguen maquinando para perpetuarse en el poder cuatro años más, y cuando en el horizonte ven su final, se afanan para asegurarse un buen puesto dentro de la esfera empresarial (o deportiva).

Lo que menos ocupa a nuestro presidente del Gobierno es trabajar pensando en la gente y en su bienestar. Lo que realmente le importa es aparentar que sí lo hace para que no se solivianten y sigan votando por él. Por eso son tan importantes los eslóganes y consignas para estos dirigentes; “trabajamos para crear más empleo”, “somos canarios y amamos nuestra tierra”, “pedimos financiación al Estado y a Europa para dárselo a los canarios”, y muchos más que repiten como cantinelas.

El último grito en sus consignas son los del anteproyecto de la ley del suelo: “gracias a nosotros los agricultores van a poder arreglar sus muros”, “vamos a fomentar la agricultura”, “los espacios naturales protegidos no se tocan”, “no vamos a clasificar más suelo urbanizable”, “vamos a crear empleo porque van a atraer muchas inversiones”, y así unas cuantas perlas más, bien pensadas, para amortiguar el golpe a la línea de flotación contra la protección del territorio, que no gustaba a nuestros dirigentes, pero ni a éstos ni a los de antes, porque siempre les impedía y les ponía muchas “trabas ambientales” para sus delirantes proyectos insostenibles.

Da igual que todos esos eslóganes y consignas sean mentira, van calando en la población. Han creado el clima necesario para hacerlo. Todo el mundo está cansado de los bloqueos en la administración para conseguir cualquier licencia y cualquier autorización. Por tanto, la sociedad piensa que esto es un alivio y quieren creer, necesitan creer, que todo lo que nos cuenta nuestro presidente va a ser verdad.

Este anteproyecto no es la solución porque tampoco han acertado con sus causas. Las causas de la inoperatividad actual del sistema son ellos mismos, los que no han querido llevar a cabo el modelo de planificación con acierto, los que no han desarrollado un modelo sostenible y los que sólo han favorecido proyectos destructivos, desarrollistas y especulativos.

Sr. Presidente, si usted de verdad quisiera gobernar haría un plan de desarrollo económico y social basándose en los 17 objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, aprobados por España y que son de obligado cumplimiento. Tendría en mente aplicarse en mejorar los índices de Bienestar Económico Sostenible, de Progreso Real o de Desarrollo Humano para la gente de Canarias. Establecería las metas, las tareas y los plazos para conseguirlo, y luego pondría el territorio a disposición de esa planificación económica y social.

Gobernar no es liberar el suelo para que los inversores hagan con él lo que les dé la gana y vengan a Canarias a aprovecharse de nuestros recursos naturales a cambio de dejarnos migajas, impactos y residuos.

Haga ese plan económico para mejorar nuestra sociedad y tráigalo al Parlamento. Sea capaz de aprobarlo con una mayoría cualificada para que sea un programa a largo plazo y no de una legislatura. Demuestre que viene a trabajar por la sociedad canaria y no para perpetuarse en el poder y para corresponder a los que le han colocado en ese sillón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha