eldiario.es

Menú

El Al Gore del Petróleo

- PUBLICIDAD -

El municipio de Ingenio acogió la II Conferencia Canarias ante la crisis energética, organizada por este ayuntamiento sureño y la Asociación Canarias ante la crisis energética. En el transcurso de la misma intervino Mariano Marzo, uno de los mayores expertos internacionales en recursos de petróleo y gas. Su labor académica se compatibiliza con la profusión de documentos científicos sobre los combustibles fósiles, habiendo trabajado para grandes compañías petroleras en labores de investigación y exploración (Cepsa, ConocoPhillips, ExxonMobil, Norsk Hydro, Repsol-Ypf, Shell, Statoil y Total, entre otras), y realizado trabajos en buena parte de las zonas geológicas del mundo: Sur de Europa, Mar del Norte, Sudamérica, Norte de África y Medio Oriente. Pertenece a la Asociación para el Estudio del Cenit del Petróleo y del Gas (ASPO), entre otras. El geólogo nos advirtió que, inclusive los escenarios más optimistas en volumen de recursos (Agencia Internacional de la Energía) presentan un panorama realmente preocupante, citando al actual director ejecutivo de ese organismo, Claude Mandil, que expresó recientemente que el mundo, siguiendo la rutina actual, encara un mañana energético “sucio, inseguro y caro”, en el que los países consumidores serán cada vez más vulnerables a “severas” interrupciones del suministro, al mismo tiempo que se acelerarán los riesgos asociados al cambio climático global. Los pueblos que ignoren estas advertencias, y esperen el surgimiento de Al Gores mediáticos, sufrirán más las consecuencias de las negras perspectivas energéticas que buena parte de la comunidad de geólogos especializados en petróleo vienen advirtiendo desde hace años: el petróleo es un recurso finito, y estamos muy cerca, o incluso podríamos haber cruzado ya el consumo de la mitad extraíble: a partir de ahí, cada año menos, pese a las innovaciones tecnológicas, y justo lo contrario a lo que ha ocurrido en nuestras sociedades desde hace más de un siglo, cuando comenzó la exploración del oro negro. La cercanía o inminencia del cenit del petróleo no es tan importante como la visión del permanente descenso tras él, como han expresado muchos de estos expertos. Son los mismos que advierten que buena parte de las utilidades del petróleo no son sustituibles, especialmente en el sector del transporte intensivo en energía: no existe un solo avión comercial en el mundo que funcione con otro combustible distinto al queroseno. La flota mundial de aeronaves y buques está concebida para el petróleo, y cualquier otro sistema hoy conocido es incompatible con el mantenimiento de la intensidad que mantiene nuestra economía turística y de servicios. No se acaba el petróleo, sino que comienza a ser -de hecho ya comenzó- cada vez más caro y menos accesible. Nos recordó Roque Calero, catedrático de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Las Palmas, y profundo conocedor de la situación energética de las islas, que el archipiélago consume 110.000 barriles de petróleo al día, y que la mitad de ese consumo se deriva hacia el transporte en sus diferentes modos, lo que añade vulnerabilidad al empleo y economía de las islas. Las Islas Canarias afrontan el escenario del declive energético fósil con una perspectiva muy preocupante: hemos triplicado nuestra población en poco más de siete décadas, mientras importamos el 85% de los alimentos, hemos abandonado el campo, un tercio del agua que tenemos proviene de usar petróleo para desalar, y carecemos de recursos propios, más allá del importante desarrollo de las energías renovables, cuya extensión es necesaria pero no suficiente para afrontar esta situación de crisis energética, en un modelo de crecimiento económico que cada vez será más difícil de mantener. La II Conferencia Canarias ante la crisis energética supuso una nueva llamada de atención ante el nuevo escenario de la “energía cada vez más cara”. La energía abundante y barata es la base de nuestro empleo, el “progreso” y el “desarrollo socioeconómico”. En la medida en que retardemos la toma de decisiones que nos permitan ser muchísimo más austeros en el uso del agua, más autosuficientes en alimentos, penalizando el consumismo, etc. peores serán las consecuencias para los canarios, especialmente para los más débiles. Hay muchas evidencias del fin del petróleo barato y las consecuencias que ello pueda tener. Ningún Al Gore del petróleo nos sacará las castañas del fuego y, si no reaccionamos con contundencia, lo pagaremos caro. Nunca es tarde para empezar, aunque el tiempo para reaccionar con tiempo está pasando rápidamente. *Presidente de la Asociación Canarias ante la crisis energética

Juan Jesús Bermúdez Ferrer*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha