eldiario.es

Menú

Maestras del alma

- PUBLICIDAD -

Hoy, que a nadie se le escapa la problemática que afronta la juventud, con un neoliberalismo que la destruye y la reduce a individualismo insalubre pret-a porté. Hoy, que al magisterio se le obliga a ser madre y padre, carceleros, psicólogas, educadores, personal de mantenimiento; la soberbia y desfachatez de una concejal profesional que aprendió a tergiversar conceptos de la izquierda como calidad, cientificidad, responsabilidad pública y democratización, entiende que el enemigo a abatir es el magisterio alzado contra nuestra incultura atávica. ¡Échale mojo!

Hoy, que la carestía de la vida justifica cualquier reivindicación salarial, ella se sube dos pagas extras y llama peseteros a los que iluminaron su aburrida vida.Tengo compañeras y compañeros con más de treinta años de servicio que se han desvivido por los chiquillos hasta el punto de meterse donde nadie los llamaba, yendo más allá de su cometido profesional, han enderezado a jóvenes y cultivado a padres, han barrido las telas de arañas de muchas instituciones.¿Que hay gente que no trabaja? claro, el escaqueo es consustancial a la insatisfacción. Lo que no es de recibo es que los políticos se escaqueen, que no les exijan un plus de productividad y un certificado de rendimiento con sus votantes. ¡Eso sí es escaqueo!. Claro que hay gente que no trabaja, pero le voy a decir una cosa, señora consejera, han sido algunas maestras y maestros de toda la vida quienes han exigido a los gandules responsabilidad y dedicación para con la escuela. No se preocupe, el profesorado responsable lo es hasta de su propio centro, no hace falta que usted exija lo que no sabe ni lo que es. Las contrapartidas de las que usted habla, estos docentes ya las han cubierto sin que nadie se las pague. Deberían cobrarlas con efectos retroactivos desde el año 76.

Y a mi amigo Bethencourt que, como padre, recriminaba la huelga de los maestros; le diré que, como padre, que entrega todas las mañanas a su hijo a una tarea dura, complicada, ardua, ingrata e incomprendida, también podría solidarizarse. ¡Carajo!

Paco Déniz

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha