eldiario.es

Menú

Quieren acabar con todo

- PUBLICIDAD -

Han replicado desde el PSOE que educación y sanidad son líneas rojas, grafismo con el que expresar 'casus belli', territorio comanche, cuidado con las cosas de comer y atención, hasta aquí hemos llegado. A la natural manifestación de la primera línea de la oposición se unirán, sin duda, otras voces políticas y de heterogénea condición, con lo que la tensión se va a acrecentar. En el ámbito autonómico, no digamos. Muy convincentes y persuasivas -todo lo contrario que hasta ahora- deben ser las argumentaciones gubernamentales para ir calmando a los actores sociales que han dado síntomas de entender que la resignación no es una opción. Ni siquiera el entretenimiento de la cúspide futbolera ni la resolución de concursos televisivos de las próximas semanas va a desviar la atención de unos hechos que contrastarán la indolencia o la pasividad de quienes padecen directamente tanto recorte. Y la campaña de la declaración de la renta, encima.

Habrá, eso sí, una mirada a Francia, donde es tan interesante el ángulo de la resistencia de Sarkozy como el del avance de su rival, Holland, decisivo para el rearme de la socialdemocracia, si es que se consuma. A propósito, no había que estrujarse el cerebro tras las manifestaciones mitineras del candidato a la relección alusivas a las comparaciones con la España de Rodríguez Zapatero. Bastaba con recordar la valentía y la determinación que el propio Sarkozy le atribuía para timonear la crisis. Pero más fácil aún: frescas estaban aquellas vestiduras rasgadas por un quítame allá esos guiñoles que se mofan del presunto dopaje de los deportistas españoles. ¡Cómo trocaron aquellas exigencias de entonces!

Entre unas cosas y otras, el Gobierno sabe que se avecinan tiempos difíciles. Quizá por ello, ya ha dejado caer el endurecimiento del Código Penal como un aviso a los navegantes de las calles como escenario de protestas. Sin otro plan de recuperación económica que el de amnistiar a los defraudadores, el horizonte es oscuro, tan negro como un desfile de hormigas negras.

Y es que tenían razón quienes lo esgrimieron: quieren acabar con todo. Da igual que haya trazos rojos de mayor grosor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha