eldiario.es

Menú

Santa Cruz y la sociedad civil

- PUBLICIDAD -

Sería deseable una mayor participación cívica en esta democracia; a partir de las numerosas plataformas en defensa de?, asociaciones de mujeres, vecinos, juveniles o de mayores, grupos ecologistas y un largo número de colectivos, se debería intentar consolidar nexos de participación para favorecer el entendimiento de que la democracia formal, debe ser matizada y humanizada en alguna forma, por una amplia participación ciudadana. Otra perspectiva más. La implicación entusiasta, ya sea individual, o colectiva, favorece el enriquecimiento de la sociedad en la que vivimos. Sé que la palabra "participación" la repito mucho, pero ésa es la piedra de toque.

Claro que todo esto es pura teoría, pero podría ser ejemplar; ya quisiéramos que todo eso se cumpliera por esta tierra. La realidad es otra, bien distinta; me voy a referir a mi isla y más aún a mi ciudad Santa Cruz.

Desde la llegada de las ATI al poder, el entramado de asociaciones surgidas y avaladas por un clientelismo nauseabundo ha sido la norma vivida y, en algunos casos continúa siendo así. Los habitantes de esta ciudad, hemos visto pasar impávidos, los tejemanejes de diferentes grupos que: con bocadillo de mortadela, fiesta y populismo barato han sembrado y recogido cosecha, ¡y de qué forma! No hay un sólo poblador, que no sepa cómo se ha ido tejiendo la tela de araña del entramado social que ha fagocitado todo movimiento reivindicativo, hasta que poco a poco se les ha ido cayendo al suelo el entramado.

No hay más que preguntar en los barrios; las historias truculentas que te cuentan te ponen en la pista de un sistema de compra de voluntades que realmente asombra. Siempre supuestamente por aquello de las querellas: desde presidentes de asociaciones de empleados que se convierten en asesores del alcalde, pasando por presidentas de asociaciones de vecinos en nómina del gobernante, o peor aún, secretarías personales de esta o aquella concejala, sin olvidar las infidelidades y la sumisión co-gobernante que ha provocado, en este momento, que algunos se queden en la calle. Incluso llegan noticias de desfalcos en las cuentas de alguna que otra asociación con imputados pendientes de juicio.

Crecen los movimientos vecinales independientes como: el de defensa de la playa de Las Teresitas, el de Valleseco, grupos vecinales contra la contaminación de la refinería y una larga lista de grupos que, efectivamente, Don Miguel, están haciendo lo que sus palabras reflejan, están dando un puñetazo en la mesa y le dejan claro que hasta aquí hemos llegado.

He leído recientemente como algunos barrios ponen en marcha nuevas asociaciones de vecinos, cansados del desmán, la sumisión en que han estado hasta el momento; al final la ciudadanía se va dando cuenta que no es imprescindible su figura, que las ayudas y subvenciones no es usted quien las da, sino la institución municipal, como corresponde, como pilares que son del mantenimiento de la ciudad con nuestros impuestos. Se nos va abriendo la mente y poco a poco la manipulación, el engaño, es más difícil; máxime en una Santa Cruz descapitalizada, con casos de corrupción aquí y allá, que van poniendo al vecino sobre aviso de que esta jaula de grillos no se puede mantener por más tiempo. A pesar de los esfuerzos insultantes, que realizan, por doquier sus allegados, resulta que se les está desarmando el tinglado. Sigue manteniéndose el miedo a ¿qué pasará si no lo apoyan?, pero la realidad es que son cada vez menos sus adeptos; los suyos buscan cómo quitárselo de encima mediante supuestas mociones de censura, que lo conviertan en mártir; pues esta vez va a tener que aguantar hasta el final o dimitir, el pueblo ha dejado de ser lacayo de nadie.

*Secretaria de Formación del PSC-PSOE de Santa Cruz de Tenerife

Carmen Coello*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha