eldiario.es

Menú

Tramposos por EDITORIAL

- PUBLICIDAD -

José Miguel Barragán, la sota de oros de Coalición Canaria, el hombre-dólar, sabe cómo terminaron la legislatura el Partido Popular y CC: instalados en una trampa hecha con el ladrillo de la mentira para concluir las comisiones de investigación en el Parlamento de Canarias, engañando o intentando engañar a los canarios. Según esa vergüenza a forma de conclusiones, nada pasó con el caso Amorós, y en lo que hace a lo eólico, los señores Soria nada tuvieron que ver porque son tan beocios que las influencias las ejercía un accionista de CANARIAS AHORA amparado en este medio de comunicación. Pero, además, ¿quiénes son esos mirlos blancos que redactaron estas conclusiones?: dos tramposos cogidos in fraganti, uno del Partido Popular, Jorge Rodríguez, presuntamente a sueldo del Grupo Europa, una empresa bajo sospecha; y José Miguel González, portavoz de Coalición Canaria, ponente de la Ley de Farmacia en esta legislatura pasada, que habilitó un botiquín de su propiedad como farmacia de su nuda propiedad. ¿Y quiénes votaron tal verguenza?. Muchos, entre otros Miguel Zerolo. Todo muy ejemplar. Algunos más decentes, como Belén Allende, ponente en la Comisión Eólica por Coalición Canaria, se ausentaron de la Cámara antes de que se consumara tamaño insulto a la institución. Pero no sólo fue mala la forma en que concluyó la legislatura, lo peor es que fue la legislatura de La Gran Marina, del gas, de los casinos, de Las Teresitas, de la pesca del salmón y de tantas vergüenzas que activaron al electorado para exigir un cambio. Por todo ello creemos legítimo que el Partido Popular y Coalición Canaria unan sus fuerzas en el Parlamento para investir a Paulino Rivero presidente, pero en ello avistamos un error rayano en lo absurdo: repetir una legislatura que nunca debió producirse y que no nos merecemos los canarios. Porque el decreto ciudadano de exigir un cambio es inapelable y una orden que los políticos deben atender. Y Coalición Canaria y el Partido Popular quieren gobernar Canarias con algo de lo mismo que sólo produce el sentimiento de hartazgo de los votantes, que entienden que de nada vale su voto. Porque, ¿acaso tienen estos dos partidos personas y programas para cambiar las cosas? ¿Se van a atrincherar con los canarios de rehenes para defender al señor Zerolo de sus problemas judiciales y al señor Soria que, inapelablemente, debe ser imputado por mentir al Parlamento? Porque Gran Canaria dio la espalda a José Manuel Soria por intuir de sus usos y costumbres. Pronto esa intuición será conocimiento apodíctico de la forma en que este dirigente político se condujo en política. Y veremos qué pasa. Ante esa urgente necesidad de cambio, referencias navarras nos suenan a música celestial; las elecciones generales del año próximos nos parecen tambores lejanos y ajenos, y los errores del candidato socialista, que se parachutó a tierra a la toma del poder sin entender que en tierra debe disponer de puentes que él mismo ignoró, nos parecen argumentos de segundo orden. Lo principal y lo único es el anhelo del pueblo canario por que las cosas cambien. Y al parecer, muchos políticos de Coalición Canaria están sordos y torpes. Porque la aritmética parlamentaria les ofrece una oportunidad de estar gobernando en la hora del cambio, y ellos, por cuestiones de parcelas de poder, quieren arrumbar a ningún sitio en un barco que naufraga.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha