eldiario.es

Menú

Urgente abandono del Gobierno, por ética y vergüenza

- PUBLICIDAD -

La nulidad e ineptitud de este Gobierno de la nación, ha quedado demostrada una vez más, el pasado viernes, en el último Consejo de Ministros. Otra vez suben la fiscalidad a las familias y empresas, según el dictado que de Bruselas les llega. Desde el Primer Ministro español, el Ministro de Economía y el de Hacienda, y también, la de Empleo (¿??), deben irse a sus casas urgentemente, por tanta flagrante incompetencia en los cargos que ocupan, para hacer resurgir de esta contumaz recesión económica a que nos tienen sometido. Deben abandonar, por ética y por vergüenza (si las asumen), a favor del bien común que lo padece.

Las previsiones que auguraban para finales del presente año, y resurgimiento de la economía productiva para el año catorce, han quedado en otra falaz promesa, por sus torpezas y trampas continuas. Bien saben que no pueden, y tampoco les dejan, los mandamases del organigrama político europeo que nos consume y nos hace agonizar a las clases trabajadoras y menos pudientes. Sean bravos y salgamos del euro o de la eurozona. Volvamos a la peseta, con toda autonomía como país. Imposible. Y además, no tienen los testicoides necesarios todo el Gobierno. La Alemania del poder económico no nos dejaría, porque sus dineros prestados se devaluarían (también los nuestros). Seríamos pobres ¿más que ahora?, pero soberanos.

Unos ministros, incapaces de sacar a este país de la gravísima recesión económica que padecen, tanto el Estado, como la gran mayoría de sus ciudadanos, debe renunciar a sus cargos ipso facto, y dejar que otros, asuman las competencias lo retomen. Bien sea un Gobierno de Salvación o convocar nuevas elecciones, para que en un Gobierno competente de coalición den una salida a esta agonía que sufren los más de seis millones de parados; las más de dos millones de familias que no tienen ninguna ayuda o entrada económica para alimentarse y no integrase en la exclusión social; y la frustración que sufren el 44% de los jóvenes engañados, en busca de un empleo digna y tener un futuro en sus vidas. Todo ello, en la consecuencia, de las políticas ultraconservadoras y de implacable austeridad que impone el BCE y los banqueros alemanes.

Los austerianos, que exigen drásticos recortes en los gastos públicos, en contra de los keynesianos, que abogan por todo los contrario: aumentar el gasto público para dinamizar la inversión, el trabajo y el consumo moderado. La política austera de los conservadores de EEUU y Europa, están llegando a la una conclusión radical: los inexcusables motines sociales. El estómago es irracional, no entiende de normas, sistemas ni orden público.

Todas las previsiones y arrogancias que nos anunciaban, no se han cumplido ninguna. Las patrañas divulgadas para llegar al poder, aduciendo que eran los salvadores de este país, con sus elixires, sus ungüentos económicos y las soluciones milagreras del PP, se han ido al pairo. Que era de esperar. A muchos les han vendido la burra, sin levantarle las albardas. Es más, el paro sigue imparable, superando la escandalosa cifra de los seis millones. El aumento del paro, superado ya en el 25% actual, y que seguirá creciendo día a día. Las gratuitas y frívolas previsiones, que llevan predicando desde que tomaron las riendas del poder gubernamental, se han ido al garete, una tras otra.

España ya no es de facto, un país soberano (como otras naciones del sur europeo), vivimos en un estado de excepción. Dependemos exclusivamente de los criterios que nos dicte Bruselas; la usurera y antigualla Merkel (quien diría que viene de la Alemania comunista, donde era una lideresa) y de sus avaros bancos, que solo desean cobrar los dineros prestados a España y otras naciones. Qué les importa que tengamos este canallesco paro y miseria en la población que depende de un mísero trabajo. Que hayamos perdido el Estado de Bienestar, ganado con tanta lucha p

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha