eldiario.es

Menú

El derecho a la información

- PUBLICIDAD -

Por eso cuando hace unos catorce años me pidieron que escribiera una columna de opinión en un periódico quincenal editado por la federación de vecinos El Real de Las Palmas, me planteé qué nombre podía ponerle a la columna. Y me vino a la memoria la expresión de mi padre "Somos nadie". Me parecía una buena expresión como título de la columna, para acompañar de forma permanente la cita con los lectores. Todas las columnas que escribí en aquel periódico vecinal llevaban ese antetítulo. Después estuve escribiendo unos meses en el periódico La Tribuna, la cita era semanal, y mantuve el nombre. Y claro, uno es animal de costumbres, por eso cuando en septiembre de 2007 comencé a trabajar en CANARIAS AHORA recuperé este grito de pacífica guerra "SOMOS NADIE" como nombre de la columna, porque uno pone también todos los días su firma como una forma de asumir la responsabilidad de lo que escribe y, cuando llegan algunos piropos de lectores, para saborear un buchito de vanidad. Pero no debemos olvidar que SOMOS NADIE.

Una columna, decía Umbral, es una mezcla de mala leche y tinta impresa. La frase la escribió en la era Guttemberg, pero ya estamos en la era de Bill Gates y no hace falta la imprenta para que usted lea lo que uno escribe. La mala leche puede seguir a pesar de los cambios de época, y en mi caso sigue la mala leche. También quiero que siga el grito "Somos nadie" a pesar del cambio de periódicos. Porque los periodistas somos trabajadores. Un día estás tomando notas en una rueda de prensa, otro día estás frente al micrófono, otro estás realizando una entrevista o buscando información de las causas de un gigantesco atasco de tráfico. La información es un derecho de los ciudadanos, así está recogido en todas las constituciones de los países democráticos. El trabajo de un periodista consiste en que esa información llegue a todas las personas, sobre todo a la que las que más les afecta.

Me da la impresión de que estoy acudiendo a Don Perogullo para escribir esta columna, para contar cosas evidentes. Pero después de las ruedas de prensa que ayer protagonizaron dos miembros del gobierno que padecemos hay que decir estas cosas evidentes. El portavoz del gobierno, Martín Marrero, que es periodista, intentó justificar lo injustificable. Dijo Marrero que en la rueda de prensa que dio después del consejo de Gobierno del pasado 14 de septiembre no informó de la decisión tomada ese día de recortar 33 millones de los presupuestos públicos para indemnizar a una empresa privada porque "no era una novedad". Se aplicó "un criterio de selección". Martín Marrero llevaba un dossier de prensa donde se hablaba de la sentencia del TSJC que obliga a esa indemnización a los dueños de Montaña Rayada. Pero en ese dossier de prensa no había ninguna noticia que contara que el gobierno había aprobado el recorte y que la mayor parte del dinero se ha sacado de las consejerías de Sanidad, Educación y Bienestar Social. Esa es la información que ha estado escondiendo el gobierno canario durante un mes.

También ayer, en otra rueda de prensa, la consejera de Turismo Rita Martín se negó a responder a la pregunta de un periodista. Se trataba de una información a la que todos tenemos derecho: ¿qué criterios se usan para gastar el dinero público, con qué criterios se seleccionaron los medios de comunicación que fueron a Islandia? Después de ver un vídeo en you tube protagonizado por unos periodistas peninsulares en calzoncillos saltando sobre la nieve y recomendando viajar a Islandia, es lógico que queramos saber si el criterio de selección de los medios y periodistas fue por el prestigio de los medios, su audiencia o simplemente la simpatía que siente el gobierno por unos editores y el odio que siente a otros.

La información es un derecho. El dinero que el gobierno quita de la Sanidad, la Educación o los Servicios Sociales para indemnizar a una empresa privada o para montar una lujosa excursión a Islandia no es dinero de la consejera, ni del portavoz del gobierno, es dinero de todos nosotros, por eso están obligados a explicarnos cuánto dinero se gastan, cuánto nos quitan, cuánto derrochan y cuándo lo gastan. Aunque unos vayan en coches oficiales, aunque nos paguen un viaje a la nieve, no debemos olvidar que SOMOS NADIE. Por eso le puse este nombre SOMOS NADIE al blog que acabo de estrenar en CANARIAS AHORA. Espero contar con tu participación, con tus reflexiones, incluso con tu me memoria para que si un día notas que me creo importante, me olvido que SOMOS NADIE, me lo recuerdes.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha