eldiario.es

Menú

¡Que no se equivoquen los trabajadores con los sindicatos!

- PUBLICIDAD -

Últimamente leo con reiteración una campaña en contra de los sindicatos como si estos fueran los culpables de la crisis y de todos los males que aquejan a los trabajadores de este país, sin tener en cuenta que la labor de los sindicatos ha sido fundamental para llegar a conseguir lo que llamamos "estado del bienestar" y que las políticas neoliberales de este gobierno en España y las de la derecha que gobierna Europa nos están arrebatando día tras día.

Sería impensable sin la participación de los sindicatos que los trabajadores hubiéramos podido conseguir los niveles alcanzados en los últimos treinta años de democracia, tanto en las garantías procesales en todas sus variantes de despidos, individuales y colectivos, como en las garantías de una negociación colectiva que nos permitía negociar con la patronal, si no en igualdad de condiciones, si al menos sabiendo que teníamos detrás la presión de miles de trabajadores a los que se les estaba representando y eso la patronal española lo sabía.

Los Convenios Colectivos sectoriales, unos negociados a nivel nacional y otros a nivel de Comunidad Autónoma permitían que los trabajadores se beneficiaran de dicha negociación independientemente de la empresa para la que trabajaban siempre que estuviera encuadrada en el sector que se estaba negociando. Los logros tanto económicos como sociales conseguidos para los trabajadores en estos últimos treinta años son importantísimos, a veces con sacrificios, con presión, con huelgas, con movilizaciones y otras con negociación, pero siempre con responsabilidad, y es así como se ha conformado, junto a ciertas políticas sociales y económicas, el llamado "estado del bienestar" que ahora se está tratando de desmantelar.

Por otro lado, los sindicatos, principalmente los llamados mayoritarios UGT y CC.OO. contribuyeron decididamente en el paso de la dictadura a la democracia uniéndose al consenso de las fuerzas políticas y regulando, junto a los empresarios, lo que sería la normativa laboral de aplicación a todos los trabajadores en aquella recién nacida democracia.

Claro que, este proceso, y estos logros, no se han debido a la lucha individual y solitaria de cada uno de los trabajadores que por si sólo se hayan enfrentado a los patronos, como tampoco se ha debido a la generosidad de estos que nos han dado sin rechistar todo lo que les reivindicábamos.

Este proceso ha sido fruto de la unidad de los trabajadores en organizaciones sindicales para defender sus derechos y conseguir las más altas cotas de bienestar social y económicas posibles, al igual que la patronal se aglutina en sus organizaciones empresariales para defender sus intereses, los trabajadores lo han hecho en los sindicatos para defender los suyos, por eso no comparto ese ventilador que se ha puesto en marcha para meternos a todos, sindicatos y sindicalistas en el mismo saco que los políticos, que los corruptos etc., independientemente de que puede haber conductas poco edificantes tanto en las organizaciones empresariales como en las organizaciones sindicales. No puedo compartir, por ejemplo, que los colectivos del 15 M cuando gobernaba Zapatero se atrincheraran en la Puerta del Sol y en sus protestas lo hicieran también en contra de los sindicatos, cuando pienso que estos son también víctimas de la crisis, por cierto que en estos dos años de gobierno del PP en el que se han llevado a cabo los mayores recortes de la historia de este país el colectivo 15 M no los he visto por ninguna parte.

Quiero desde aquí reivindicar el papel importante de los sindicatos y de los que se dedican al sindicalismo, aunque defendiendo esto parezca un bicho raro que va en contra de toda la corriente que no cesa de desprestigiarlos. He luchado muchos años por dignificar el trabajo del sindicalismo considerándolo como si de una ONG se tratara que lucha por la dignidad y los problemas de los trabajadores y es esto y no otra cosa lo que debe prevalecer ante tanto difundió mal intencionado. Después de tantos años de sacrificios y de luchas, veo, con cierta tristeza, que no se ha logrado ese objetivo, pero no por ello dejo de pensar que es el instrumento más valido que tenemos en el mundo laboral para poder luchar, juntos, contra tanta injusticia.

Es verdad que en los sindicatos se han hecho cosas mal, que hay quien se ha aprovechado de ellos en lugar de servirse de ellos pero como ocurre en casi todos los colectivos. La gran mayoría son personas, son sindicalistas, serios y honrados que lo han dado todo por defender los derechos de los trabajadores y estoy seguro que existe una campaña orquestada por sectores periodísticos, políticos y empresariales con colores neoliberales para desprestigiar a los sindicatos, para desmantelarlos y hacerlos desaparecer y con ello tener el camino libre para poder negociar las condiciones de los trabajadores de manera individual.

La mayoría de la población de este país somos trabajadores y como tal tenemos que tomar conciencia de que ese proceso está en marcha, por un lado con esas campañas periodísticas de las que hablaba y por otra con unas políticas por parte del gobierno del PP de desmantelamiento de los logros conseguidos durante todos estos años y que, con la mayoría absoluta que le ha dado el pueblo español, está aprovechando al máximo para que volvamos treinta años atrás y conseguir lo que es su perfil económico y social, el menor salario posible para los trabajadores, negociación individual (nada de sindicatos) despidos sin indemnización alguna, menores dotaciones para el desempleo (ya lo están haciendo), mayor trabajo en precario, contratos temporales, incluso sólo de horas como los minijob alemanes, menores pensiones, menor asignación a la dependencia, el copago farmacéutico, el desmantelamiento de la Sanidad y Enseñanza Pública y trasvase a la privada etc. etc. en definitiva y como objetivo final la desaparición de la clase media no sólo en España sino en todo el mundo y volver a las dos clases de antaño, la pobre que a duras penas podrá sobrevivir y la clase rica, cada vez más rica sometiendo a la otra. Es que ese es el camino emprendido por la derecha del PP que nos gobierna y por las políticas neoliberales imperantes en todo el mundo, porque esa es su concepción ideológica de la política, es en definitiva su ADN.

Es por eso que no podemos resignarnos, que tenemos que luchar más que nunca, que tenemos que unirnos más que nunca porque si no lo hacemos estamos perdidos y conseguirán por primera vez en la historia que la generación de nuestros hijos se encuentre en peores condiciones económicas y sociales que la de sus padres. Por eso es importante que los trabajadores tomemos conciencia de que los sindicatos no son el problema, al contrario, los sindicatos son imprescindibles para la unidad de los trabajadores y para luchar todos juntos en defensa de nuestros derechos, que no seamos los propios trabajadores los mayores detractores de las organizaciones que han procurado nuestro bienestar, ¿o es que acaso creen ustedes que los empresarios nos hubieran dado algo a nivel individual si no hubiera sido por las reglas del juego de la negociación colectiva de los sindicatos y sus representantes, si no hubiera existido unas mesas de negociación donde se discutieran nuestras reivindicaciones, si no hubiéramos tenido unos representantes que dieran la cara por nosotros y se la partieran en esa mesa?, que hubiera sido de las condiciones de los trabajadores del Convenio de Ahorro, de Banca, del Comercio, de Hostelería, del Metal, de las Aseguradoras, de la Construcción, de la Enseñanza, de la Sanidad, etc., hubieran sido muy distintas y a peor si no hubiera existido la negociación colectiva y hubiéramos dejado que cada empresario imponga sus condiciones a los trabajadores individualmente considerados y es eso, y no otra cosa, lo que pretenden implantar para el futuro y en ese camino están, por eso digo -que no se equivoquen los trabajadores con los sindicatos- ese es su instrumento para no verse negociando cara a cara con su patrono y este diciéndole, esto es lo que hay, si te interesa bien, y si no, hay esperando una cola de gente.

Quizás los sindicatos tengan que hacer una reflexión del papel que tienen que jugar en estas circunstancias de crisis y de cómo abordar los problemas de los trabajadores, desde luego, no pueden convertirse en sólo una Asesoría Jurídica para defender una política de hechos consumados, pero también los trabajadores tenemos que tomar conciencia de que nunca, nunca, un partido de derechas como el que nos está gobernando no sólo no nos va a resolver nuestros problemas como trabajadores sino que nos quitará todo aquello que pueda. Por eso, no sólo tenemos que luchar en la calle todos juntos sino que debemos tener conciencia de clase, somos trabajadores y algunos partidos no nos pueden representar nunca, tenemos la capacidad de poder elegirlos y debemos discernir que unos representan al capital y por lo tanto no pueden representar también a los trabajadores, en esa conciencia de clase está la clave de nuestro éxito en el futuro como trabajadores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha