eldiario.es

Menú

Las grietas del IES José Saramago

- PUBLICIDAD -

El pasado viernes los 416 alumnos del instituto del barrio del Atlántico tuvieron que salir de clase a media mañana, pero no lo hicieron dando los gritos de alegría que proferían los alumnos de la escuela de la plazuela del Limón que contó Galdós hace 120 años. La chiquillería del I.E.S. José Saramago no salía piando y saltando, sino llorando porque se les obligaba a abandonar el instituto a media mañana, algunos tuvieron que dejar a medias un examen, por eso sus caras no expresaban precisamente un himno a la alegría, más bien era un himno a la indignación. Según la versión oficial de los hechos "sobre las 20.50" de la noche del jueves llegó a la consejería de Educación un informe técnico que recomendaba "el desalojo inmediato" del centro educativo. El viernes, después de dos horas de clase con aparente normalidad, apareció en el instituto el viceconsejero de Educación Gonzalo Marrero, y dio cuenta del informe técnico. Los padres que pudieron acercarse al instituto mostraron su indignación. En medio de las cámaras un padre fue rotundo: " Nosotros tenemos que estar aquí para luchar por unos derechos que los golfos de los políticos deben resolver, que nosotros les pagamos grandes sueldos para resolver los problemas y no hacen nada ni por la Educación, ni la Sanidad?Da vergüenza de los políticos que tenemos." Alumnos y padres aplaudieron al espontáneo.

Después de varios años de denunciar ante la Consejería de Educación la existencia de grietas en algunas paredes del instituto José Saramago, en septiembre del año pasado se cayó parte de un falso techo y desde la administración autonómica se decidieron a mandar unos técnicos. La última semana de mayo se cerraron ocho aulas debido a las grietas. Desde algunos medios llamamos al instituto para hablar con la dirección del centro, pero la respuesta fue el silencio. No querían meterse en líos con la consejería de Educación. En los últimos quince días las grietas de las paredes del edificio se han extendido a la comunidad educativa. Los profesores se miran con desconfianza. Los que quieren obedecer la ley del silencio impuesta por el departamento que ¿dirige? Milagros Luis Brito miran con recelo a otros docentes que han hablado con periodistas. "Este es el topo de la consejería de Educación" . "Este es el topo del periódico". En el José Saramago también ha aparecido una grieta histórica entre la comunidad educativa, están regresando discursos más propios de las escuelas nacionales que estaban presididas por el retrato del Caudillo por la gracia de Dios.

Resulta que la misma consejera que pagó a los periódicos con presupuesto público la publicación de una carta para contar su versión de los hechos en el conflicto laboral por la homologación, no quería que los periódicos se enteraran "gratis" de lo que estaba pasando en el I.E.S. José Saramago. Cuando algunos padres llamaron indignados a los periódicos y las televisiones, la consejería de Educación reaccionó mandando un comunicado de prensa donde anunciaba el cierre del centro "por problemas estructurales que presenta el inmueble". Lo ocurrido en el José Saramago es una prueba más de cómo está funcionando el gobierno de nuestra gente ante los problemas que preocupan a nuestra gente: tarde y mal. Este lunes los padres se concentrarán frente a las puertas del instituto, no cantarán el himno a la libertad que entonaban los chiquillos de la escuela pública del Limón que nos contó Pérez Galdós en su excelente novela " Miau", quizá canten el himno a la ineptitud de Milagros. Es una pena que la consejera de Educación no se acerque por el centro para escucharlos.

Juan García Luján

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha