eldiario.es

Menú

Sin hoja de ruta

- PUBLICIDAD -

Canarias cumple 25 años de una autonomía política que, aún siendo raquítica, ha permitido avances, pero que ya queda insuficiente para desbloquear problemas y nuevos retos surgidos al abrigo de este nuevo siglo, de los nuevos escenarios. Pero siendo cierto esto y una causa por la que comprometerse, no lo es menos que con los instrumentos políticos vigentes, temas de candente importancia para nuestra población se empantanan o simplemente ven eternizar su abordaje y solución por falta de gestión, por falta de una hoja de ruta para nuestra tierra. Así las cosas, mientras un sector del actual gobierno entiende que es necesaria una moratoria real, la otra busca fórmulas para esquivarla; mientras el presidente habla de limitar las segundas residencias, su vicepresidente viene a decir que ni hablar; mientras algunos consejeros trabajan en clave de consenso, otros se dedican a aumentar un síndrome de Diógenes creciente con todo cristo.

A lo mejor habría que ir despejando el horizonte y no los balones del día a día. Con seguridad habría que ir afrontando los problemas y las soluciones con visión de largo plazo y no con las miras miopes de unas elecciones. No se puede estar llamando a limitar la población y las segundas residencias y al mismo tiempo queriendo no poner coto a una desaforada economía especulativa que atrae a miles de personas a las islas con el objetivo de ganarse el pan. No se puede estar hablando de crisis y sólo estar pensando en cómo solucionarle la papeleta a los de siempre, mientras la mayoría social asiste atónita al crecimiento de sus hipotecas, al precio de los alimentos de primera necesidad, al tiempo que a la congelación de sus salarios y a una mayor precariedad aún de sus relaciones laborales. No se puede seguir con la misma tesitura limosnera con Madrid y Bruselas, sino poner de verdad manos a la obra en capitalizar este país, cambiar progresivamente y de verdad su estructura productiva, plantearse el futuro sin síndromes, miedos y complejos. No se puede seguir haciendo llamados a la unidad de los canarios y al tiempo no acompañarlo con hechos inequívocos.

No hay autogobierno real posible si seguimos apoltronados en esta autocomplacencia, en esta espera continua y dilatada en el tiempo, pensando que cualquier tiempo futuro será mejor si se consigue tal o cual subvención del exterior. Hace falta una hoja de ruta clara, con objetivos realizables y pensados para la mayoría social, que trabaje en clave de promoción del desarrollo y no del crecimiento económico especulativo. Hace falta una hoja de ruta pensada para Canarias y desde Canarias, compartida y consensuada con quien haga falta y sea necesario para hacerla viable, pero hace falta ya. Lo contrario significará cumplir otros 25 años de autogobierno, pero sólo haber avanzado quien sabe si la mitad.

* Presidente de la Ejecutiva Local de Nueva Canarias en Telde

Aureliano Francisco Santiago Castellano*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha