eldiario.es

Menú

Los miserables patriotas de hojalata

- PUBLICIDAD -

Y haciendo de tripas corazón, el presidente del gobierno recibe en la Moncloa a los "leonados buitres de las finanzas y a los explotadores de la clase trabajadora, que aprovechando la situación económica, han hecho suyas las "recomendaciones" del impresentable, hasta ahora, Presidente de la Patronal, un tal Ferrán, al que por pudor, omito lo de Señor, pues tal calificativo sólo le corresponde a las personas honradas y decentes.

Mientras en el corazón de Europa, la Sra. Merkel, nos está cobrando, de forma muy sibilina, los euros que durante estos años, nos ha facilitado para la construcción de nuestras Infraestructuras, Formación de nuestros trabajadores, y el ilícito enriquecimiento de los "vívales" de turno, que hoy, tienen puesto a buen recaudo los capitales amasados y no declarados, de esas grandes infraestructuras, que a lo largo de sus ejecuciones, han triplicado su coste, y a un "Profesorado" que también ha hecho las américas, cobrando cursos no impartido, o como mal menor, impartido a diez y declarando veinte asistentes. Cosa de la picaresca latina.

Primero Grecia que a nadie sorprendió, le siguió Irlanda, el ilusionante modelo de Rajoy, hoy sordo, ciego y mudo, al respecto. Mañana pudiera ser Portugal y así sucesivamente, pues ya los especuladores, que ven la "fruta madura" en el Sur de Europa, tantean meter sus colmillos en Bélgica; y es que lo que debemos tener meridianamente claro, es que la meta no son los países en crisis, la meta es el Euro, al que hay que quitar de la circulación, pues el Dólar y las monedas de los emergentes China e India, pretenden sustituirle con la complacencia de la teutona, pues consideran que el "negocio" es cíclico. El euro ha tenido su etapa. Ahora cabe tender la mano más allá de nuestras fronteras. Y dentro de quince o veinte años, recoger los beneficios. No piensen estimados lectores que lo que comento, es ciencia ficción, es la cruda realidad, en la que los banqueros y especuladores en el parquet, marcan los ritmos de las economías mundiales.

Antonio Ortega Santana

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha