eldiario.es

Menú

Más de lo mismo en el Parlamento

- PUBLICIDAD -

Sobre el papel era importante la sesión ante el agravamiento de la crisis. Ésta ya afecta al sector turístico que no presenta buena cara pues se ha detectado una importante caída de las reservas y anda diciendo Fernando Fraile, presidente de la patronal turística, que se producirán cierres de complejos y despidos. Sólo "tranquilizan" las lúcidas palabras de la consejera Rita Martín: "La mayor preocupación es que lleguen turistas", dijo con un sentido común que no veía yo desde los días de Milagros Gil, del partido Tagoror, quien aseguró en campaña electoral que ella solita acabaría con el paro "poniéndolos a trabajar a todos".

Si se fijan, la sesión, importante sobre el papel por la temática y la situación en que estamos, no hizo que los medios informativos destacaran su celebración ni ha motivado análisis, para qué; quienes tienen algo que decir ya están cansados. Y no creo que el desinterés por el pleno sea porque no valoraron su trascendencia sino por lo contrario, porque la valoraron en poquita cosa. No se sabe de qué han servido las medidas del Gobierno, ni siquiera si ha comenzado a desarrollarlas (salvo en lo referido al impuesto de Sucesiones) y haríamos el bobo de darle al encuentro parlamentario relevancia. No desplegarás galeradas en vano, dice el mandamiento.

Las evidencias son las evidencias y ya me contarán qué puede esperarse de un Ejecutivo que redujo en los presupuestos la inversión pública e incrementó los gastos corrientes sin cortarse un pelo con los suntuarios. También recortó las partidas correspondientes a las políticas activas de empleo dejando en evidencia que no son prioritarias, lo que no es novedoso con Soria de por medio. Las prioridades son la policía autonómica con sus uniformes, su canesú y sus carísimos Hummer, la radiotelevisión autonómica para alabanza del régimen, los retretes de la residencia presidencial con sus escobillas de diseño, etcétera. Carece el Gobierno hasta de sentido de la imagen.

Aunque la crisis sea global e importada y no pueda hacérsele responsable, está en manos del paulinesado paliarla o agravarla con su torpeza. Díganme, si no, qué pensar, por ejemplo, de su nula preocupación por la suerte de los parados que se acumulan. El paro es la consecuencia más dolorosa de la crisis y si bien la proclama, no demuestra el Ejecutivo en la práctica sensibilidad alguna. El movimiento se demuestra andando: al recorte en las políticas activas de empleo se añade la pérdida de los fondos estatales del Plan Integral de Empleo (PIEC), que no seguirá en 2009 ya que el año pasado no se invirtieron sus fondos y no están los tiempos para tener ociosos los dineros públicos. Madrid preguntó la razón de que no se realizaran las inversiones del PIEC y contestó el Gobierno, madre, que se debió a un "fallo informático". La leche.

Si el Gobierno no inspira confianza, no les digo de un Parlamento en que CC-PP y PSC son irreconciliables. Los psocialistas tardaron en formular propuestas contra la crisis las que, seguramente, rechazarán los dos partidos del Gobierno que impondrá lo que le cuadre, sin contar con los agentes sociales y económicos ni dejar por ello de pedir un consenso que no procura por temor a darle chance a la oposición; ésta, a su vez, no quiere caer de nuevo en la trampa adánica de la gobernabilidad. Todos piensan más en obtener réditos electorales que en afrontar problemas. La ausencia de un liderazgo regional creíble, hoy imposible a causa del fracaso autonómico, no ayuda a crear el clima adecuado. La contaminación del "factor Soria": la pesada carga de la corrupción y sus secuelas; el atribuir ridículamente los males del archipiélago al "Gran", al orden alfabético de las islas en el Estatuto o a que aparezcan en el escudo todas del mismo tamaño; las embestidas contra las bases económicas de Gran Canaria han dañado gravemente la convivencia e impiden, junto a otras cuestiones, la creación de un ambiente que genere las condiciones de vertebración política y económica necesarias.

No puede el Gobierno dar moral a la población y en cuanto al PSC, su presencia se debe a que López Aguilar no tiene papas en la boca, no a su coherencia y a su cohesión de partido. Es el desaliento lo que habría de eliminarse como primera medida para evitar la depresión social y no creo que a ello contribuya el pleno parlamentario de ayer. Quisiera equivocarme, pero no aportará nada útil. Más de lo mismo y por eso no esperé a enterarme para escribir.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha