eldiario.es

Menú

Se nos ha tupido el váter...y nadie viene a arreglarlo

- PUBLICIDAD -

Lo podemos tomar a broma, como anécdota desafortunada o chistecillo  barato. Pero la realidad actual sobre los masivos vertidos fecales que asolan nuestro litoral, debe ser considerada situación de emergencia, por la alarma social suscitada a través de titulares tan escandalosos como los que hablan de 57 millones de litros diarios que se vierten al mar en Tenerife, sin control ni depurar –la capacidad de 23 piscinas olímpicas cada día– que, multiplicados por los 365 del año, da unas terribles cifras de desastre medioambiental, ante la desidia y pasividad de las autoridades responsables.

No se trata de un accidente puntual o sorpresivo, pues hace varios años que desde este foro se viene denunciando el problema, con una divulgación suficiente en su día como para tomar medidas correctoras que evitasen el reciente disparate, que se ha dado en camuflar como “irrupción de microalgas”, cuando en verdad parece una contaminación producida por organismos invasivos que encuentran alimento fácil y abundante en las heces y detritus que infestan nuestras playas  para oprobio y rechazo del pretendido “turismo de calidad”. Amén de un insulto al buen nombre de esta ciudadanía a la que, además, se le estafa oficialmente en la factura del agua, donde figura el canon por una depuración de aguas que no se realiza. 

Para apoyar la reflexión, adjunto sendos extractos de mis artículos publicados en las fechas marcadas – archivados en el blog indicado al pie– donde figura la reiterada reivindicación, siempre  ignorada para desgracia de esta maravillosa isla.

Vertidos fecales, tiburones y demás zarandajas   28 AGO 2013

“Sorprende, a lo largo de este tórrido verano, la abundancia de titulares que arrugan nuestra nariz cuando se nos cuenta que tantas playas están cerradas al baño eventualmente por avería en tal emisario de “aguas negras” (o marrón oscuro, según sea la luz del día). Las que, una vez depuradas en teoría, se conducen desde el colector  hasta un alejado fondo marino, para bien de la salud, higiene y calidad de los usuarios locales y veraneantes foráneos, cuyo derecho a disfrutar de un baño en el mar limpio y sin contaminar, no debe verse perturbado por la presencia flotante de residuos, más o menos sólidos, sospechosamente entrañables y de indudable origen. Es evidente que una experiencia así, puntual y escatológica, será disuasoria para el desilusionado visitante que, sin duda, recogerá el equipaje, a su familia y maldecirá su elección al programar unas merecidas pero frustradas vacaciones. Aparte, la publicidad negativa del boca a boca.  Las instalaciones de esa macrofontanería oficial, envejecida por el tiempo, deteriorada por un mantenimiento defectuoso y unos sistemas de depuración ineficaces o inexistentes, requieren la solución urgente e inmediata de una renovación total.”

Cuando las heces flotan en el mar  4 NOV 2013

“La eterna aspiración a captar, solo de boquilla, “turismo de calidad” solo consigue la frustración barata de una tendencia imparable hacia el bajo coste.  Pero el símbolo inapelable del fracaso está precisamente en los cotidianos vertidos fecales en nuestras varias playas que, por sí solos, destrozarían cualquier brillante iniciativa para ofrecer un producto de calidad a clientes preferentes  que, una vez convencidos de la maravilla que compran, pueden ver convertida su ilusión en un duro escarmiento si en el solaz de su baño marítimo coinciden con la flotante e indeseable materia orgánica, producto de la desidia que no ha sido capaz de aplicar el tratamiento adecuado a su depuración y erradicación”.

Sospechoso empecinamiento con la 2ª pista del Sur  5 DIC 2015

“Sorprende la reactivación periódica de este movimiento político-empresarial cuando se reconoce sin ambages  que la operatividad del aeropuerto con una sola pista está cubierta con márgenes más que suficientes: Con el 80% de ocupación hotelera se utiliza apenas un 26% de la capacidad actual de tráfico aeroportuario. Los grupos que abanderan este despropósito, cuando saltan a los medios debieran explicar sus verdaderos intereses, pues no sirve plantear como excusa el turismo de calidad; pues si así fuera, la prioridad más perentoria es la renovación masiva de toda la red de colectores, depuradoras y emisarios, cuyo lamentable estado de deterioro tiene a nuestro litoral infestado de aguas fecales, con playas asiduamente cerradas al baño por motivos de salud pública. Circunstancia incompatible con el pretendido turismo de calidad”. 

Lamentable que los recientes y vergonzosos titulares hayan trascendido a la prensa nacional y extranjera. Me parece una irresponsabilidad que aquí nadie diga nada.

El énfasis propagandístico que se desarrolló baldíamente con el petróleo, debiera aplicarse ahora como movilización ante este pernicioso problema sin solución aparente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha