eldiario.es

Menú

España cierra la primera fase con victoria ante Grecia

DE LA RED Y GÜIZA, GOLEADORES DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA (2-1)

- PUBLICIDAD -

España superó el trámite y despidió a la Grecia más endeble de la última década, con un triunfo luchado hasta el último segundo por el equipo de suplentes, en el que se reivindicó Xabi Alonso, mirando de reojo a los ansiados cuartos de final, con la temida Italia en el horizonte.

España debía echar el telón a la fase de grupos manteniendo su identidad pese a cambiar la cara. Con el pase como primero en el bolsillo, Luis Aragonés, como ya hiciera en el último Mundial, dio la oportunidad a los suplentes y evitó riesgos innecesarios de los titulares.

La actual campeona de Europa medía el nivel de 'los otros'. Salvo Xabi Alonso, nadie brilló, mostrando una distancia abismal de titulares a suplentes. En cuatro días, la campeona del mundo, Italia, examinará a la España verdadera. La de Villa y Torres, la que enamoró con su juego en el estreno ante Rusia y se agarró a la fortuna en el sufrido triunfo ante Suecia.

Nacía el duelo sin la tensión necesaria de una Eurocopa. Con nada en juego, el orgullo de los griegos, que no querían marcharse de vacío, podía a la calidad de los españoles. Iniesta estaba obligado a mejorar y junto a Xabi Alonso, protagonizaron lo poco salvable del primer período.

Los suplentes demostraban su rol. Indudable su hambre, entremezclado con la falta de experiencia con la roja, ante Grecia que salió con todo, solventando las bajas por lesión de Seitaridis y el goleador Fanis Gekas.

Las acciones que inventaba Iniesta morían en las botas de Güiza. El jerezano comenzó desenchufado, ansioso por marcar, pero sin el ritmo necesario en un goleador. Así, las ocasiones de España se basaron en disparos de Xabi Alonso, siempre peligrosos (minutos 24, 30 y 38). Rozó el gol en un gesto técnico de calidad, lanzando desde el centro del campo al ver adelantado a Nikopolidis.

El portero griego fue el gran protagonista. Era su adiós. Jugaba su partido 90 y representa el fin de un ciclo de una selección que tocó el cielo en la última Eurocopa, en Portugal. Este miércoles contrarrestó con coraje su falta de calidad.

Peligro a balón parado

Grecia creó peligro sólo en acciones a balón parado, en las que había incidido Luis Aragonés. Así llegó el gol inapelable de Charisteas. Otra vez Charisteas en el camino de España. Hizo el tanto del empate en Portugal. Este miércoles remató con potencia, de cabeza, un centro medido de Karagounis. Imparable para Reina.

España aún protestaba un posible penalti sobre Iniesta, cuando se dirigían al vestuario donde Luis tenía consignas urgentes que comunicar. Había que chutar más a puerta. Olvidar el toque de calidad en los últimos metros, que sólo bordó Iniesta. Cesc debía aparecer con más peligro.

Desde la grada se pedía coraje. No era ese el problema. El 4-1-4-1 acumuló jugadores del mismo corte en el centro del campo y la isla de Torres pasaba a ser la de Güiza, que con los minutos se fue activando.

Xabi Alonso seguía a lo suyo. Un lanzamiento potente desde 30 metros lo estrellaba en la cruceta (min. 52) y hacía despertar a España. Grecia reculaba cada vez más metros y la entrada de Cazorla en juego, concedió más desborde.

Andaba mascando la reacción España, cuando un pase picado de Cesc, lo mató Güiza con la cabeza, para que De la Red como más le gusta, llegando desde atrás, soltase un derechazo tan potente que doblaba la manopla de Nikopolidis.

Partido nuevo

El empate abrió el encuentro. Entró Antzas, que también cerraba su ciclo en la selección helena, y Grecia comenzó a lanzar contragolpes. El primero de ellos acabó en disparo en el palo de Charisteas, casi sin ángulo.

España acabó mereciendo el triunfo. Disparó hasta derrumbar el muro griego. La tuvo Güiza, tras un rechace, pero chutó cruzado rozando el palo. Repitió De la Red, con un nuevo chut con la derecha. Y Sergio García la picó a salida de Nikopolidis, pero no encontró puerta.

Los quince minutos finales hacían olvidar la imagen inicial. Y el acoso acabó premiando a Güiza. Así son los matadores. Acabó con su desacierto con un cabezazo, a pase de Sergio García, y España volvió a ganar sobre la hora. Regresó el arquero, para engordar los números de Luis cerca de su adiós. No pierde desde el 15 de noviembre de 2006, iguala un récord con nueve triunfos consecutivos y mira a los ojos a Italia, que llega junto a los conocidos fantasmas de cuartos.

Ficha técnica

Grecia (1)

España (2)

Grecia: Nikopolidis; Vintra, Kyrgiakos (Antzas, min. 61), Dellas, Spiropoulos; Basinas, Karagounis (Tziolis, min. 73), Katsouranis, Amanatidis; Charisteas y Salpingidis (Giannakopoulos, min. 86).

España: Reina; Arbeloa, Albiol, Juanito, Navarro; Xabi Alonso; Sergio García, Cesc, De la Red, Iniesta (Cazorla, min. 58); y Güiza.

Goles: 1-0, min. 42: Charisteas, de cabeza. 1-1, min. 61: De la Red, de potente derechazo. 1-2, min. 87: Güiza, de cabeza a pase medido de Sergio García.

Árbitro: Howard Webb (ING). Mostró cartulinas amarillas a Güiza (41) y Arbeloa (45) por España, y a Karagounis (33), Basinas (71) y Vintra (89) por Grecia.

Incidencias: Último encuentro del Grupo D de la Eurocopa 2008, disputado en el estadio Wals-Siezenheim, ante la presencia de 30.500 aficionados. Estuvieron en el palco de honor Jaime Lissavetzki, Secretario de Estado para el Deporte, Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico español, y Angel Villar, presidente de la RFEF.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha