eldiario.es

Menú

Invitado con leyenda

EL MMT ESTUDIANTES, CONVIDADO COMO ANFITRIÓN, A DAR LAS SORPRESA

- PUBLICIDAD -

Una invitación ha permitido al MMT Estudiantes regresar a un ambiente que conoce a la perfección: la elite del baloncesto español. El equipo del Ramiro de Maeztu, metido en ciertos apuros clasificatorios en la Liga ACB, logró su pase para la fase final de la Copa del Rey gracias a un boleto sellado por la Comunidad Autónoma de Madrid, anfitriona del torneo.

No ha estado el conjunto colegial entre los ocho mejores de la primera vuelta, pero el MMT Estudiantes tiene pedigrí. Y más cuando nadie da un duro en las apuestas por un triunfo suyo. En situaciones complicadas, en momentos de teórica inferioridad, cuando todo parece estar perdido, saca el orgullo, sorprende y vence.

La historia del Estudiantes tiene algunos capítulos que alimentan esa leyenda. Ejemplos, varios. Entre 1959 y 1977 el Real Madrid ganó todas las ediciones que de liga española que se disputaron, a excepción de una: la campaña 1966/67. En la última jornada de aquel curso, sólo dos equipos tenían opciones de ganar el título: el conjunto blanco y el Joventut.

Al Real Madrid le tocaba visitar al Estudiantes, que le derrotó con una canasta de Emilio Segura en el último segundo del duelo (77-75). La victoria colegial dio el primer título de liga al Joventut.

Antes, en 1963, el Estudiantes ya había sorprendido al Real Madrid en la final de la Copa del Rey. En un encuentro disputado en San Sebastián, el club del Ramiro logró su primer campeonato nacional al ganar 94-90. El triunfo en la capital guipuzcoana fue el primero de los tres que la entidad madrileña ha firmado en la Copa, una competición donde ha alcanzado sus mayores éxitos.

Pinone, sobresaliente en Granada

Tuvo que esperar casi 30 años el Estudiantes para volver a ganar una Copa del Rey. Fue en 1992, en Granada, en un año mágico para el club y con una plantilla sobresaliente [liderada por John Pinone, con Juan Aísa, Juan Antonio Orenga, Alberto Herreros, Ricky Winslow y Nacho Azofra] que, en ese mismo ejercicio, se coló en la Final Four de Estambul [donde cayó en semifinales ante el Joventut, subcampeón continental luego tras perder ante el Partizan de Belgrado].

Como ocurrió en 1992 en Granada, el Estudiantes repitió sorpresa ocho años después en Vitoria. En 2000, con Pepu Hernández en el banquillo, el equipo madrileño ganó la Copa del Rey tras derrotar en la final al Pamesa Valencia (73-63). Antes, en cuartos de final, dejó KO al anfitrión [Tau Cerámica] y al Caja San Fernando [verdugo del Gran Canaria].

Pepu Hernández contaba con una plantilla amplia y sólida. Carlos Jiménez, Nacho Azofra, Alfonso Reyes, Felipe Reyes, Chandler Thompson, Shaun Vandiver, Gonzalo Martínez [los dos militaron en el Granca] y Juan Aísa dieron al Estudiantes su último título.

Ahora, ocho años después, el Estudiantes trata de superar una crisis institucional [cisma entre club y fundación] que la temporada pasada casi acaba con el equipo en la Liga LEB. Evitó el descenso en la última jornada con una victoria en Léon y, aprendida la lección, en este curso trata de estabilizarse de nuevo en la ACB.

Apuesta para el banquillo

Para retomar el pulso a la competición, la directiva colegial eligió a Luis Casimiro para el banquillo. Con una Liga ACB [al mando del TDK Manresa], una Copa Príncipe de Asturias y un ascenso [los dos últimos al frente del Alta Gestión Fuenlabrada] en su palmarés, el técnico manchego afronta el reto de devolver al Estudiantes a la zona noble de la liga.

Tras un inicio de competición vacilante, el MMT Estudiantes ha empezado a reconducir un poco la situación en el último tramo de la competición. Con seis victorias acumuladas, marca una distancia de dos triunfos con el Cajasol, colista y en el único ?teóricamente? puesto de descenso a la LEB Oro.

Tras algunos ajustes en su plantilla, con las bajas de Vonteego Cummings y Daniel Clark y las incorporaciones de Martin Rancik y Corey Brewer, el equipo colegial ha aumentado su solidez y su rentabilidad. Más duro en defensa [sobre todo bajo los aros], el MMT Estudiantes plantea batalla en cada duelo.

Brewer, en su regreso al cuadro madrileño, comparte el puesto de base con Granger. En el perímetro, Pancho Jasen es la referencia. El alero argentino, con 13.5 puntos de media por partido, es el máximo anotador del MMT Estudiantes. En la rotación exterior, Carlos Suárez empieza a consolidarse y comienza a dejar atrás la distinción de promesa. Además, Samo Udrih y Martin Rancik ofrecen minutos de calidad a la rotación exterior de Casimiro.

Por el juego interior el MMT Estudiantes presenta jugadores de cierta garantía. Sin ser una plantilla espectacular, lejos del potencial de los mejores equipos de la ACB, Iker Iturbe, Tom Wideman, Oriol Junyent o Petar Popovic presentan hojas de servicios con muchas horas de vuelo, calidad y brega.

El Estudiantes vuelve y, aunque sea como invitado, su nombre pesa. Que nadie lo descarte. Su leyenda aumenta en situaciones así.

PLANTILLA DEL MMT ESTUDIANTES:

(5). Richard Nguema (Base / 1.85)

(9). Samo Udrih (Escolta / 1.95)

(11). Jayson Granger (Base / 1.85)

(14). Pancho Jasen (Alero / 1.99)

(15). Carlos Suárez (Alero / 2.02)

(17). Petar Popovic (Pívot / 2.10)

(21). Martin Rancik (Alero / 2.04)

(24). Oriol Junyent (Pívot / 2.08)

(31). Corey Brewer (Base / 1.86)

(32). Iker Iturbe (Ala-pívot / 1.98)

(33). Javier Beirán (Alero / 2.00)

(34). Tom Wideman (Pívot / 2.10)

Entrenador: Luis Casimiro.

Palmarés: 3 Copas del Rey y 1 Copa Príncipe de Asturias.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha