eldiario.es

Menú

Iriome sale por la puerta grande

EL ICODENSE NUNCA SE IMAGINÓ DEBUTAR EN UN DERBI CON DOS GOLAZOS A LA UD

- PUBLICIDAD -

Chelsea y Liverpool han puesto sus ojos en un pibe de Icod de Los Vinos. Se llama Iriome y este sábado el Heliodoro coreó su nombre mientras le hacía reverencias desde la grada. "Va a durar menos que un caramelo a la puerta de un colegio", comentaba en el palco de prensa alguien que ha seguido sus pasos desde chico hasta su debut esta temporada en el CD Tenerife. Fue la auténtica pesadilla del capricho de Juanito, de poner junto a Castillo a Víctor, qué lento estás, viejito, y por delante del guipuzcoano a El Chino Losada. Se merendó él solo la banda izquierda amarilla.

"Había soñado con ganar 2-0 pero nunca se me pasó por la cabeza meter dos goles, qué va", decía Iriome González, ya relejado en la sala de prensa del Heliodoro. Minutos antes, nada más finalizar el encuentro, los reporteros radiofónicos a pie de campo se avalanzaron sobre la estrella de la noche. "Quería dedicarle a mi hermano un gol, pero he marcado dos goles y estoy alucinado". Su hermano es sordo. A buen seguro escuchó a la perfección a la afición blanquiazul corear el nombre de Iriome. Y es que, junto a Cristo, que se rompió todo para sacar un penalti que nunca debió pitarse, y Manuel Martínez, que secó a Roberto Trashorras, fueron los protas del sábado blanquiazul.

Encima, Ayoze, otro del norte puso, la puntilla. El portuense dejaría el 3-1 definitivo con el gol de penalti, pero todo el camino estaba ya andado por la certeza de Iriome, que dejó sentado a Castillo en un recorte cuando Ricardo le mandó un balonazo que cruzó todo el campo, para hacer el 1-0 tempranero, y se adelantó con la puntera al centro de Ayoze que Frankoski dejó pasar para el 2-0 con sabor a vino de Icod. Iriome barrió toda la banda izquierda de la UD, groggy' desde el primer minuto, y ahí se acabó todo.

Cristo vaticinó a Ayoze el penalti

Cristo Marrero fue el otro protagonista del partido. Apenas estuvo unos minutos en el campo. Los suficientes para despistar al árbitro -Juanito diría después en rueda de prensa que sus jugadores escucharon a la linier decirle al colegiado que no era penalti- y provocar la pena máxima. Exultante, dolorido por la lesión que todavía no sabía qué podía ser, el de Las Zocas reveló que "le dije a Ayoze, que es mi compañero de habitación, que iba a haber un penalti y le tocaba marcarlo a él".

Cristo se rompió en la siguiente jugada. No podía seguir en el campo. Y tuvo algún que otro altercado con Txiki, que le reclamaba celeridad para salir del campo, al creer que el tinerfeño perdía tiempo. Lo cierto es que se fue del terreno de juego al grito unánime de "Cristo, Cristo" del Heliodoro. Todo un derbi de color blanquiazul bien merecido.

Casuco resalta el objetivo "sentimental"

Juan Casuco apuntó que "ha salido todo redondo y hemos conseguido un objetivo: ganar el derbi por el sentimiento que supone para toda la isla". Sin embargo, deja claro que "falta el objetivo más importante que es el de la permanencia".

Casuco invitó anoche a jugadores y aficionados "a disfrutar hasta el martes, cuando volvamos al trabajo para centrarnos en cumplir con el objetivo mayor" de seguir un año más en la categoría de plata.

El técnico blanquiazul también resaltó que, "a diferencia de otros partidos, en este lo que ha variado es el dibujo táctico y todo el equipo ha sabido hacer en cada puesto su cometido".

Casuco era un hombre feliz. El entrenador del CD Tenerife se deshizo en elogios para sus jugadores y la afición chicharrera. "Siempre salimos a los partidos con mucha fuerza, pero hoy ha sido meterse de lleno cada uno en su puesto y la afición ha correspondido", dijo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha