eldiario.es

Menú

La maldición también se zampa al Tau

EL REAL MADRID, RIVAL DEL BARÇA EN LA FINAL DE LA COPA DEL REY (72-74)

- PUBLICIDAD -

El exorcismo tampoco funcionó con el Tau Cerámica. La maldición que, desde hace 18 años, impide a un campeón de Copa del Rey revalidar título, también engullió este sábado al Baskonia, que pagó muy cara la pájara que sufrió en el último cuarto (sólo anotó 12 puntos) ante un Real Madrid, al acecho, que supo culminar una espléndida remontada sin su mejor jugador (Louis Bullock, eliminado por faltas personales) y peleará por un trofeo que se le resiste desde 1993. Ya ha llovido desde entonces.

El Real Madrid sólo dio un golpe en su contienda con el Tau. El equipo blanco supo encajar y fajarse con suficiente fuelle durante 37 minutos. El tiempo que estuvo por debajo de su rival en el marcador. Pero este Madrid, diseñado con la precisión de un cirujano por Joan Plaza, que mueve a la perfección todas sus piezas y ha establecido una rotación casi perfecta, tiene pegada. Mucha pegada. Tanta que con un solo arreón hizo besar la lona al Baskonia.

El Tau, en el último cuarto, se encontró con una pendiente insalvable. Sin acierto, con Scola perdedor en su duelo con Felipe Reyes, Rakocevic empeñado en cumplir su venganza personal sin contar con nadie y Serkan Erdogan muy obtuso, el Baskonia desfalleció en las últimas rampas de la cuesta ante un Madrid más listo. Con el mismo golpe de pedal desde el minuto uno hasta el cuarenta, el conjunto blanco no perdió la compostura. Ni siquiera en los momentos más críticos.

Sin los puntos de Charles Smith. Sin Louis Bullock al mismo nivel que en la cita ante el Gran Canaria Grupo Dunas. Con problemas de faltas y con sus dos bases bien frenados, el Real Madrid tiró de manual y encontró la solución a sus problemas en el trabajo y esfuerzo colectivo. Superó sus problemas en el rebote, hizo la goma y no dejó al Tau Cerámica abrir un hueco insalvable.

El Tau Cerámica arrancó a todo gas. La guardia pretoriana de Velimir Perasovic, Luis Scola, Igor Rakocevic y Pablo Prigioni, pusieron al Baskonia en franquicia en un minuto eléctrico (7-0). El Real Madrid, con Karem Tunçeri al timón, se movía a ritmo espeso. Tal vez aún tembloroso y sin mucha confianza tras el susto que le metió en el cuerpo, 24 horas antes, el Gran Canaria Grupo Dunas. Tras el meno inicial, el equipo de Joan Plaza supo reaccionar y mantenerse a una distancia prudencial. Siempre al acecho. Cerró el primer cuarto a sólo dos puntos de desventaja (21-19) y reculó contra sus cuerdas al descanso (42-34).

En el tercer cuarto, el Real Madrid encontró el camino hacia la victoria: su defensa. Salió a morder el conjunto merengue. El Tau Cerámica aguantó mientras Erdogan, Rakocevic y Prigioni mostraron un aceptable acierto. Poco a poco, el equipo de Plaza comió terreno a su rival: 42-41 (min. 22), 53-53 (min. 27) y 60-57 (final del tercer periodo). Con diez minutos aún por disputar, el partido estaba abierto.

Y, sin explicación lógica mediante, algo sacudió de manera contundente al Tau. Tal vez la maldición que, desde hace 18 años, persigue al campeón. Desde 1988, cuando el Barça repitió en Valladolid el título logrado un año antes en Santa Cruz de Tenerife, ningún equipo ha sido capaz de revalidar título. O tal vez, sin un Real Madrid brillante enfrente, todo falló en el Baskonia. El cortocircuito fue general. Las muñecas se agarrotaron (sólo 12 puntos anotados; 6 en siete minutos). Velimir Perasovic se quedó sin ideas. Y el Real Madrid, en plena remontada, aceleró y adelantó, por la izquierda, a un rival que se cayó solo.

El Real Madrid, el gran favorito, estará en la final de la Copa del Rey. Enfrente tendrá al Winterthur FC Barcelona. Ambos repetirán el duelo que, aquí mismo, en el Martín Carpena, mantuvieron en 2001. En aquella ocasión ganó en el Barça. ¿Por qué? Porque tenía en sus filas a Pau Gasol. Ahora será otra historia.

Ficha técnica

Tau Cerámica (72)

Real Madrid (74)

Tau Cerámica (21+21+18+12): Pablo Prigioni (12), Igor Rakocevic (13), Sergi Vidal (4), Peker (2) y Luis Scola (15) -cinco inicial-, Serkan Erdogan (11), Teletovic (-), Tiago Splitter (9), Fred House (3) y Ender Arslan (3).

Entrenador: Velimir Perasovic.

Real Madrid (19+15+23+17): Kerem Tunçeri (7), Louis Bullock (17), Charles Smith (3), Axel Hervelle (2) y Felipe Reyes (15) -quinteto titular-, Sekulic (8), Jan Martín (-), Marko Milic (6), Hernández-Sonseca (8) y Raül López.

Entrenador: Joan Plaza.

Árbitros: Arteaga, Pérez Pérez y Perea. Eliminados, por faltas personales, Scola, Teletovic, Splitter y House -por el Tau-, y Hervelle, Bullock y López -Real Madrid-.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales de la Copa del Rey, que se disputó en el pabellón Martín Carpena, ante la presencia de 10.200 espectadores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha