eldiario.es

Menú

El Parador de Tejeda reabre sus puertas

CON EL PROPÓSITO DE COMPLEMENTAR LA OFERTA DE TURISMO DE SOL Y PLAYA

- PUBLICIDAD -

El Parador de Cruz de Tejeda (Gran Canaria) reabrió este viernes sus puertas con el propósito de complementar el turismo de sol y playa en Canarias. Esta fue la idea que todos los representantes institucionales trasladaron a los asistentes al acto, en el que estuvo presente el secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, y el director ejecutivo de Paradores de Turismo, Manuel Miguélez, entre otros.

La Cruz de Tejeda se caracteriza por respetar la configuración exterior del edificio proyectado por los hermanos Néstor y Miguel Martín Fernández de la Torre, de finales de los años 30, aunque en su interior cuenta con las últimas tecnologías. Con este complejo, Paradores ya cuenta con un total de 93 en toda España y se prevé que el próximo en inaugurarse sea el de Alcalá de Henares (Madrid).

Mesquida, durante el acto de inauguración se refirió a la situación de crisis por la que atraviesa la economía mundial, ya que indicó que también afectará al turismo; sin embargo, se mostró optimista y se refirió a las acepciones que en chino tiene la palabra crisis, según él, peligro y oportunidad, por lo que apuntó que se quedaba con el segundo de los significados porque "hay que hacer de esta situación una oportunidad".

De todos modos, el secretario de Estado de Turismo definió las instalaciones del Parador de la Cruz de Tejeda como una "auténtica joya arquitectónica, era como una joya dormida" a la que le "faltaba esta piedra preciosa que supone este Parador". Agregó que el paraje natural que rodea el complejo "es el segundo paraje natural más visitado", después del Teide (Tenerife) con "4 millones" de visitas.

Las obras del Parador de la Cruz de Tejeda ha contado con 12 millones de euros en inversión, más dos millones de euros en equipamiento, en total unos 14 millones de euros, de los que seis han sido aportados por el Cabildo insular.

Por su parte, el presidente canario, Paulino Rivero, señaló que la apertura de este complejo "va a venir bien para la isla de Gran Canaria, para Canarias. Es bueno para todos". Además, resaltó que se trata de una "apuesta clara por la calidad y la excelencia" tanto en la vertiente alojativa, así como en la gastronomía o en la atención al cliente, entre otros.

Rivero recordó que el turismo de sol y playa ha sido el "eje vertebral" que ha permitido que Canarias se "haya desarrollado", por ello insistió en que este sector tendrá que continuar siendo una "pieza vital" para la economía de las islas. "Creo que estamos en el buen camino, por donde tenemos que seguir avanzando", sentenció Rivero.

Canarias ya cuenta con cinco paradores

Por su parte, Miguélez recordó que con el Parador de Tejeda, Canarias ya cuenta con cinco paradores. Añadió que las características de este complejo grancanario ha provocado "un hecho extraordinario como es que un parador de Turismo reabra de nuevo y que lo haga con más fuerza y con todas las expectativas de éxito".

Agregó que se trata de un parador con el que se abre el turismo a "mercados nuevos" como el de naturaleza, debido a que está en medio de un paraje natural, y que "tiene un potencial enorme". Además, indicó que ya se ha informado de la apertura de dicho parador a los turoperadores, así como a las agencias internacionales con el fin de que se comience ya a vender como destino.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Pérez, tachó este viernes como un día "grande", ya que servirá para la "difusión de la marca de Gran Canaria desde la lealtad profesional con la marca Canarias". Para Pérez, en estos momentos, la iniciativa de agentes económicos "es imprescindible".

Por otro lado, la alcaldesa de Tejeda, María Encarnación Domínguez, señaló que el parador vuelve a abrir sus puertas después de haber estado "marginada por propio modelo de desarrollo basado en el consumo de sol y playa" y con el fin de satisfacer la demanda del "nuevo turista".

Domínguez recordó los "innumerables esfuerzos" que se han hecho desde las diversas instituciones, así como desde el municipio de Tejeda para que el parador de la Cruz de Tejeda volviera este viernes a abrir sus puertas al público.

Asimismo, solicitó a las administraciones públicas una mejora del entorno que rodea al municipio, así como la "modernización" de las carreteras para que los visitantes se planten volver. "Hay muchas asuntos por solventar", apuntó.

El recién estrenado parador de Tejeda cuenta con un total de 43 habitaciones, dos salas para celebrar eventos, un restaurante y un SPA. Además, este establecimiento reabre después de llevar a cabo obras de ampliación de la antigua Hospedería de Cruz de Tejeda, que se abrió en 1945 pero se cerró hace una década para ahora convertirlo en parador. En cuanto al interior del establecimiento se basa en una decoración moderna.

La oferta gastronómica que elabora el Parador de Cruz de Tejeda, tanto en el restaurante como en la zona de cafetería, es de alta calidad y conjuga los sabores tradicionales con toques de cocina moderna. De esta forma, en la carta no faltan guisos y productos tradicionales como el queso tierno de Valsequillo asado con mojo verde, el potaje de hortalizas y berros, el puchero canario, el atún con mojo rojo o los filetes de corvina con mojo verde, además de asado de pierna de baifo en su jugo a las finas hierbas o conejo horneado en salmorejo suave.

Las mejores vistas

Uno de los mayores alicientes que van a tener quienes acudan al Parador van a ser las espectaculares vistas de toda la isla de Gran Canaria. El barranco de Tejeda, el Roque Nublo y el Bentayga conforman el paisaje que se puede disfrutar desde sus terrazas, su restaurante y la mayoría de sus habitaciones.

Al contemplar este panorama se entiende perfectamente la frase que exclamó Miguel de Unamuno en este mismo lugar: "Parece todo ello una tempestad petrífica". Sin duda el escritor se dejó cautivar por un paisaje en el que despuntaban los 1.700 metros de altura del Roque Nublo, junto a los roques Fraile y Bentayga y a la silueta del Teide que puede verse en la lejanía los días despejados.

La carretera de acceso al Parador es una verdadera exposición de flores y jardinería que desemboca en el edificio de los hermanos Martín. El Parador consta de tres partes principales y responde al prototipo de casa tradicional canaria aunque de dimensiones muy superiores.

Más empleo y oportunidades para la comarca

Un nuevo parador siempre es sinónimo de creación de empleo y de generación de riqueza para la comarca en que se encuentra. En este caso Cruz de Tejeda no es una excepción. En el momento de su apertura trabajan en él 40 hombres y mujeres, en su inmensa mayoría, incluido su director, residentes en la isla de Gran Canaria.

Junto a estos puestos de trabajo se espera que el nuevo Parador contribuya a revitalizar turística y económicamente aún más la zona de las cumbres. Además de los turistas nacionales y extranjeros que se alojarán en el establecimiento, el parador se convertirá en referencia para todo tipo de celebraciones y para la organización de eventos y reuniones empresariales.

Para ello cuenta con su restaurante, su terraza, sus jardines, su cafetería, y dos funcionales salones: El Roque Nublo, con más de 30 metros, elevados techos y muy luminoso debido a su inmensa cristalera; y el Tejeda de menor capacidad orientado a pequeñas reuniones.

La reforma del Parador se ha hecho con exquisito cuidado para preservar el diseño realizado por los hermanos Néstor y Miguel Martín Fernández de la Torre. La decoración a cargo del departamento técnico de Paradores, ha consistido en la actualización de un espacio clásico contemporáneo donde ha primado la conservación del carácter de la época de construcción (1945), tanto en el mobiliario como en las pinturas que adornan las diferentes habitaciones y zonas comunes.

Entre las obras que adornan las paredes se encuentran los grandes murales del pintor local Lucas de Saá, que ha reproducido los famosos murales originales de Néstor Fernández de la Torre. También se exhibe un nuevo conjunto de 18 cuadros, agrupados en dos grandes murales en la zona del comedor con detalles de plantas autóctonas. Cuadros de Menchu Gal, como el que preside la nueva suite del Parador, o la colección de Joaquín Capa completan la oferta pictórica.

Merece la pena la labor de recuperación realizada de diferentes piezas originales diseñadas por Néstor Martín Fernández de la Torre: sillas, sillones, mesas y la reproducción de las lámparas originales visten gran parte de las zonas comunes.

Un Parador Verde

El nuevo parador ha sido construido teniendo muy en cuenta el respeto escrupuloso por el medio ambiente. De esta manera se han incluido diversas instalaciones que tienen como objetivo principal el ahorro energético. Se han instalado placas solares para producción de agua caliente sanitaria y una red de distribución en polipropileno, que evita perdidas de energía.

Destaca el uso de calderas de propano de condensación y alto rendimiento, que han sustituido a las clásicas de gasoil y que reducen considerablemente la emisión de gases. En todo el Parador se utiliza climatización a caudal, lo que supone un ajuste del consumo en base a la demanda real.

La obra ha incluido la construcción de una depuradora, que además de ser utilizada por el Parador, dará servicio al resto de pequeños negocios de la zona. Las aguas depuradas servirán para el riego del jardín. En el trabajo cotidiano se han incluido protocolos de actuación que incluyen el reciclado de todos los residuos y la utilización, exclusivamente, de papel reciclado.

El acto de inauguración contó hoy con la presencia, entre otras autoridades, de secretario de Estado de Turismo, Joan Mesquida, el presidente del Gobierno regional, Paulino Rivero, el del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Pérez, la consejera de Turismo del Ejecutivo regional, Rita Martín, la alcaldesa de Tejeda, María Encarnación Domínguez, y el presidente de Paradores de Turismo, Miguel Martínez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha