eldiario.es

Menú

El decreto de reforma laboral se convalidará el 22 de junio en el Congreso

MADRID

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha avanzado que el decreto de reforma laboral que el Gobierno espera consensuar con los grupos parlamentarios a lo largo de la próxima semana irá al Congreso para su convalidación el próximo 22 de junio por la tarde, y confió en que el nuevo modelo de mercado laboral esté en marcha antes de que acabe el mes.

- PUBLICIDAD -

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y ministr

Vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y ministr

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha avanzado que el decreto de reforma laboral que el Gobierno espera consensuar con los grupos parlamentarios a lo largo de la próxima semana irá al Congreso para su convalidación el próximo 22 de junio por la tarde, y confió en que el nuevo modelo de mercado laboral esté en marcha antes de que acabe el mes.

Según dijo, la reforma laboral, que el Gobierno presentará esta tarde por separado a los agentes sociales tras la falta de acuerdo en la mesa del diálogo social, es "imprescindible" y será "sustantiva". "El Gobierno presenta hoy a los agentes sociales una propuesta con responsabilidad y con la mayor predisposición para seguir escuchando", dijo De la Vega antes de añadir que la reforma laboral tendrá "rumbo y horizonte claros".

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, De la Vega explicó que los ejes que vertebrarán la reforma laboral del Gobierno serán la modernización del mercado laboral, la flexibilidad de las relaciones laborales y el equilibrio entre los derechos de los trabajadores y las necesidades de la economía.

Así, apuntó que es preciso modernizar el mercado laboral "para ganar calidad" en el empleo, con una mayor contratación indefinida e impulsando la "racionalización" del contrato temporal para evitar la precariedad.

Asimismo, explicó la apuesta del Gobierno por introducir más flexibilidad en el seno de las empresas y en la regulación de las jornadas laborales para "facilitar la creación de empleo", y, con este ánimo, indicó también que la reforma laboral introducirá una "reducción de costes laborales que en ningún caso supondrá una merma de los derechos de los trabajadores".

En tercer lugar, De la Vega señaló que otro de los ejes de la reforma laboral será el "equilibrio" entre los derechos de los trabajadores y las necesidades del resto de los agentes que intervienen en el mercado.

"NO HA PODIDO SER EL ACUERDO".

Dicho esto, la vicepresidenta primera del Gobierno afirmó que "no ha podido ser" el acuerdo con sindicatos y patronal, pese a lo cuál miró al futuro y confió en que el nuevo modelo de relaciones laborales pueda estar en marcha antes de que acabe el mes de junio, tras su aprobación el próximo 16 de junio, puesto que es "indispensable para acompañar al nuevo modelo de economía sostenible".

"Hemos buscado siempre el acuerdo, porque el diálogo siempre es fructífero, sobre todo cuando se toman decisiones de calado y de país", indicó para añadir a renglón seguido, una vez fracasado el pacto de reforma, "el Gobierno no ceja en su empeño de seguir incorporando sugerencias de los agentes sociales".

"Una cosa está clara, el Gobierno tiene la obligación de tomar decisiones y las va a tomar", apostilló antes de añadir que el Gobierno ha hecho las cosas "como había que hacerlas".

HUELGA GENERAL A LA VISTA.

Por otro lado, De la Vega se refirió a la posibilidad de que los sindicatos convoquen una huelga general una vez se conozca el contenido de la reforma laboral. Al respecto, señaló que "el Gobierno respeta y respetará la decisión que adopten los sindicatos".

La vicepresidenta primera del Gobierno puso como ejemplo la huelga celebrada en el sector público el pasado martes. "El Gobierno por supuesto que respetó a quienes secundaron la huelga y a los sindicatos convocantes", afirmó.

En cualquier caso, insistió en que la reforma laboral respetará los derechos de los trabajadores, y apostará por un mercado más estable, por el trabajo calidad y por la mejora de las relaciones laborales.

Antes de cerrar este capítulo, De la Vega aseguró que "el Ejecutivo sigue creyendo en el diálogo social". "El hecho de que no haya habido acuerdo no significa que el diálogo social haya sido uno fracaso, eso pasa en la vida, hay diferencias de posturas y no significa que no deba existir más diálogo", añadió para apostillar que "quien busca culpables es que no cree en el diálogo".

YA HAN EMPEZADO LAS CONVERSACIONES CON LOS GRUPOS.

De cara a la próxima semana, De la Vega indicó que "ya ha habido alguna conversación" con los grupos parlamentarios de cara a la convalidación del decreto, y aseguró que el Ejecutivo se esforzará por conseguir el "máximo consenso posible".

"Es bueno que (el decreto) tenga el máximo apoyo de los agentes sociales, interlocutores y fuerzas políticas", añadió antes de confiar en que el diálogo con las fuerzas políticas sea "fructífero" y "enriquecedor".

Preguntada por si el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, estará presente en las reuniones con los grupos, De la Vega señaló que el jefe del Ejecutivo "siempre se ha implicado en todas reformas que promueve el Gobierno" y "directamente dirige" los procesos. En este sentido, aseguró que Zapatero "mantendrá las conversaciones que considere oportunas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha