eldiario.es

Menú

El informe de Ban Ki-moon para impulsar el diálogo satisface al Polisario

MARRUECOS DESTACA EL APOYO DE FRANCIA AL PLAN PARA EL SÁHARA

- PUBLICIDAD -

El Frente Polisario acogió este miércoles con "satisfacción" el último informe sobre el Sáhara Occidental presentado por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, al Consejo de Seguridad, en el que lamenta el escaso resultado de las negociaciones con Marruecos. El movimiento independentista saharaui señala que el informe constituye una base suficiente para que el Consejo de Seguridad comprometa más su autoridad para la aplicación de la resolución 1754 que requiere negociaciones directas entre Marruecos y el Polisario sin condiciones previas.

"Las negociaciones deben ser, como dice la resolución, de buena fe y sin condiciones, con vistas a llegar a una solución política, justa, duradera y aceptable para las dos partes, que permita la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental", destaca el Polisario. El Frente saharaui entiende, además, que el informe de Ki-moon ratifica que las negociaciones no deben ceñirse a la proposición de autonomía regional presentada por Marruecos "porque ello no puede ser la única base o finalidad de las discusiones".

Los independentistas saharauis lamentan por otro lado el que no haya podido fijarse todavía la fecha de la tercera ronda de negociaciones prevista en Ginebra, tras las dos que tuvieron lugar en Manhasset (Nueva York).

"Graves e inoportunas" declaraciones de Sarkozy

Además, el Frente Polisario acusó al presidente francés, Nicolás Sarkozy, de ignorar las resoluciones de Naciones Unidas en sus "graves e inoportunas" declaraciones en Marruecos sobre el conflicto del Sáhara Occidental, en las que apoyó el plan marroquí de autonomía regional.

El movimiento saharaui reprocha al mandatario galo "haberse alineado con la posición marroquí" y afirma que Sarkozy, que concluyó este miércoles su visita oficial al país magrebí, "ignora el contenido de las diversas resoluciones de las Naciones Unidas" sobre el conflicto. "El presidente de Francia persevera y perpetua, con desprecio de la legalidad internacional, en una política en contradicción con sus declaraciones sobre la Unión del Magreb y del Mediterráneo, y nefasta para los propios intereses estratégicos franceses", agrega el Polisario en una nota firmada por del gobierno de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Por su parte, el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Taib Fassi Fihri, destacó este martes el "apoyo político" de Francia a su plan de autonomía para el Sáhara. Este apoyo, manifestado por Nicolas Sarkozy, en su discurso del martes ante el Parlamento marroquí en Rabat, "se integra en el marco de Naciones Unidas y de las resoluciones del Consejo de Seguridad, dijo el ministro a la emisora RFI, captada en la capital alauí.

Fassi Fihri, recién nombrado en el cargo dentro del Gobierno del primer ministro Abás El Fassi, aseguró que el de Francia es "un apoyo político porque Francia conoce la región y los confines del asunto del Sáhara". Por ello, "estamos satisfechos de ver que la dinámica que se creó a partir de la iniciativa marroquí de autonomía no sólo la apoya un país importante entre los miembros del Consejo de Seguridad, sino que también lo hacen otros socios internacionales", agregó Fassi Fihri.

"Negociación genuina"

El secretario general de la ONU pidió el martes al Consejo de Seguridad que reitere su llamamiento a Marruecos y el Frente Polisario para que entablen una "negociación genuina" sobre el Sáhara Occidental, ante el limitado avance del diálogo iniciado este año. Ban indicó en un informe a los 15 miembros del Consejo que tras las dos reuniones celebradas en junio y agosto en la localidad de Manhasset, a las afueras de Nueva York, "no se puede sostener que las partes han entrado en negociaciones".

La declaración conjunta suscrita por ambas partes y la ONU tras el último encuentro, en el sentido de que se habían producido "conversaciones sustantivas", "parece ser un resumen algo optimista", según el informe. "Aunque el encuentro se caracterizó de nuevo por una buena atmósfera y un trato cortés, también se mantuvieron las mismas posiciones rígidas", añade.

Para Ban, la ausencia de progresos no se debe a la falta de buena fe, sino a una interpretación distinta de las intenciones del Consejo cuando instó a las dos partes a negociar "sin condiciones previas" en la resolución 1.754 adoptada el pasado abril, que impulsó este nueva etapa de diálogo. "Parece claro que las partes no empezarán a negociar sin una mayor orientación por parte del Consejo de Seguridad. El Consejo podría clarificar que asistir a cada una de las rondas del proceso de negociación no es equivalente a entrar en negociaciones", afirma el Secretario General.

A pesar de que ambas partes no impusieron condiciones antes de sentarse a la mesa, los dos encuentros que se han celebrado bajo la mediación del enviado especial de la ONU, Peter van Walsum, hasta la fecha no han logrado ningún acercamiento en las posiciones, reitera el informe.

Discrepancias sobre el referéndum

Marruecos insiste en que la única alternativa aceptable para solucionar el problema de la autodeterminación del pueblo saharaui es la celebración de un referéndum en el que la única opción sea su plan de conceder una amplia autonomía a la ex colonia española. Por su parte, el Polisario declina discutir en profundidad la propuesta de Rabat si no se acepta que en el referéndum se debe incluir la posibilidad de la independencia.

"Como resultado, las partes expresaron sus puntos de vista e incluso interactuaron entre ellas, pero principalmente para rechazar la posición del otro, y no se produjo intercambio alguno que se pueda considerar seriamente una negociación", valora Ban. La celebración de una tercera ronda de conversaciones en diciembre en Ginebra todavía no ha sido confirmada por las partes, según la ONU.

El secretario general advierte también de que el único avance se ciñe a aspectos técnicos, como la gestión de recursos naturales o la administración local del territorio, pero ese progreso no puede sustituir al logro de "una situación política mutuamente aceptable".

Violaciones del cese de fuego

El informe también señala que no han disminuido las violaciones del acuerdo de cese el fuego que Marruecos y el Polisario acordaron en 1991, al tiempo que se han mantenido las restricciones a la libertad de movimiento de los observadores militares de la Misión para el Referéndum en el Sáhara Occidental de la ONU (MINURSO). Ban insta a las dos partes a permitir el acceso de los observadores a las bases y cuarteles para que verifiquen el cumplimiento del compromiso suscrito por las partes.

Las dos rondas de conversaciones entre Rabat y el Polisario en Nueva York fueron los primeros encuentros cara a cara en siete años, después de que la ONU abandonara por falta de acuerdo su iniciativa de celebrar un referéndum de autodeterminación. El conflicto por la soberanía del Sáhara Occidental se remonta a 1975, cuando Marruecos ocupó la ex colonia española, ante la oposición del Polisario que aspira a la independencia del territorio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha