eldiario.es

Menú

Berlusconi convoca una reunión de urgencia por los disturbios en Nápoles

ROMA

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha fijado una reunión de urgencia para este viernes con varios ministros para resolver la situación que vive en estos momentos la provincia de Nápoles, en el sur del país, donde se están llevando a cabo protestas por la instalación de un nuevo vertedero que han derivado en disturbios y actos de vandalismo.

- PUBLICIDAD -

ROMA, 21 (EUROPA PRESS)

Berlusconi

Berlusconi

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha fijado una reunión de urgencia para este viernes con varios ministros para resolver la situación que vive en estos momentos la provincia de Nápoles, en el sur del país, donde se están llevando a cabo protestas por la instalación de un nuevo vertedero que han derivado en disturbios y actos de vandalismo.

Los habitantes de la localidad de Tezigno, que ya acoge un centro de tratamiento de residuos, y de varias poblaciones vecinas se han manifestado este jueves contra la instalación de un segundo vertedero en el Parque Nacional del Vesuvio que será el mayor basurero de Europa, según informan los diarios italianos.

Esta tarde la situación se ha agravado cuando los manifestantes han quemado cinco camiones en la localidad de Boscoreale y han tirado piedras, cócteles molotov y otros objetos contra la Policía y los camiones que se dirigen a la zona. Las protestas comenzaron este martes y se han agravado tras la decisión que tomaron este miércoles las autoridades de abrir un segundo vertedero.

El alcalde de Terzigno ha declarado que si no se soluciona la situación, estará él también junto con sus conciudadanos "en las calles" y ha pedido al Gobierno italiano que "mantenga sus promesas".

Durante muchos años, en Nápoles los intereses del crimen organizado han estado estrechamente ligados a la recolección de la basura, pero el problema se ha agravado por la ineficacia, el oportunismo político y unas empresas basureras baratas y a veces turbias.

Los vecinos se quejan del mal olor y de los posibles riesgos para su salud que pueden generar los residuos tóxicos del centro de Terzigno, un vertedero que, según las autoridades, es necesario para tratar las montañas de basura que se producen en Nápoles cada día.

Cientos de toneladas de desperdicios permanecen en las calles de las afueras de Nápoles porque nadie los ha recogido. Además, el vertedero de Terzigno es bloqueado a menudo por los manifestantes y el funcionamiento de una incineradora de la ciudad se ha visto limitado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha