eldiario.es

Menú

Concentraciones por el asesinato de ETA en las instituciones canarias

GUARDAN VARIOS MINUTOS DE SILENCIO

- PUBLICIDAD -

Representantes del Gobierno de Canarias, de los Cabildos Insulares, de los ayuntamientos y de otras instituciones del Archipiélago guardaron este jueves varios minutos de silencio en diversas concentraciones de repulsa por el asesinato del guardia civil Juan Manuel Piñuel.

Tanto en Las Palmas de Gran Canaria como en Santa Cruz de Tenerife, representantes del Gobierno de Canarias y funcionarios se concentraron ante las sedes de la Comunidad Autónoma.

Las concentraciones tuvieron lugar asimismo delante de las corporaciones insulares y locales, universidades y ante la Delegación del Gobierno en Canarias, entre otras instituciones.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, junto al resto de los consejeros de la corporación insular y numerosos funcionarios guardaron este jueves cinco minutos de silencio ante las puertas de la corporación insular.

Al término, Ricardo Melchior señaló que "estamos aquí en repulsa por el asesinato a manos de ETA de un guardia civil y por los otros cuatro guardias heridos en el mismo atentado".

"Pedimos en estos momentos la unión de todos los demócratas para que luchen con mayor fuerza para erradicar una lacra que sufrimos desde hace muchos años", agregó el presidente de la corporación insular.

La corporación de la capital grancanaria, encabezada por su alcalde, Jerónimo Saavedra, guardó un minuto de silencio como acto de rechazo al atentado terrorista de este miércoles.

Los miembros de los distintos grupos y funcionarios municipales se sumaron a la protesta, así como la consejera de Turismo del Gobierno canario, Rita Martín, que se encontraba en las dependencias municipales para firmar la cesión de obras turísticas al municipio, y quien manifestó su rechazo a que estos actos mortales se produzcan en plena etapa democrática.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha