eldiario.es

Menú

Doña Letizia agradece las muestras de cariño recibidas por la muerte de Erika

LUTO EN LA FAMILIA REAL

- PUBLICIDAD -

La hermana menor de Doña Letizia, Erika Ortiz Rocasolano, fue incinerada este jueves en el tanatorio de la Paz tras un responso en su memoria al que asistió su familia y los Príncipes de Asturias, acompañados por el Rey, los Duques de Lugo y los Duques de Palma.

"Gracias a todas las personas que se han sentido apenadas por la muerte de mi hermana pequeña", dijo antes de romper a llorar ante los informadores la Princesa de Asturias, apoyada en el brazo de su marido, al abandonar el tanatorio.

Sólo estuvieron ausentes en la despedida la Reina, quien en esos momentos volaba desde Asia tras suspender un viaje de trabajo a Indonesia y Camboya, y la segunda hermana de la fallecida, Telma Rocasolano, que también se encontraba en pleno regreso a España desde Filipinas, donde trabaja como cooperante.

Los restos mortales de Erika Ortiz salieron en torno a las 13:00 horas del Instituto Anatómico Forense, donde se le realizó una autopsia, después de que la Policía Nacional preparara un dispositivo para evitar que los informadores gráficos allí congregados siguieran al vehículo fúnebre.

Bajo una persistente lluvia y seguidos de cerca por la multitud de informadores que desde la mañana aguardaban a las puertas del tanatorio, próximo a la localidad de Tres Cantos, los Príncipes de Asturias llegaron a las 14:00 horas al centro para asistir al responso que ofició el capellán del Palacio de la Zarzuela, Serafín Sedano.

Don Felipe conducía el coche en el que la Princesa de Asturias iba acompañada por su madre, Paloma Rocasolano, y su abuelo materno, Francisco Rocasolano.

Los cuatro, de riguroso luto y visiblemente afectados, se resguardaron de la intensa lluvia bajo dos paraguas negros, mientras avanzaban hacia el interior del tanatorio, adonde habían llegado numerosas coronas de flores enviadas por los Reyes, los Príncipes, los Duques de Lugo y de Palma, y por familiares y amigos de Erika Ortiz.

La Princesa de Asturias entró en el centro rodeando los hombros de su abuelo, mientras que Paloma Rocasolano (quien ocultaba los ojos tras unas gafas oscuras) lo hacía del brazo de Don Felipe.

Diez minutos después, a las 14:10 horas, llegaron en otros dos vehículos el Rey y las Infantas Elena y Cristina acompañadas de sus maridos. Todos se abrazaron a la entrada del edificio con la Princesa de Asturias, quien rompió a llorar cuando recibió las condolencias de Doña Cristina.

Al responso asistió toda la familia de Erika Ortiz, además de su ex pareja y padre de su hija Carla, Antonio Vigo.

Tras la ceremonia, el Rey, los Duques de Lugo y los Duques de Palma abandonaron el Tanatorio en dos coches, en torno a las 14:35 horas, después de despedirse con emocionados abrazos de los Príncipes de Asturias.

Antes de marcharse del recinto, los Príncipes de Asturias se acercaron a los numerosos medios de comunicación que esperaban en la puerta y agradecieron las muestras de cariño recibidas en las últimas horas.

Doña Letizia dio las gracias "a todas las personas que se han sentido apenadas por la muerte de mi hermana pequeña", y no pudo contener las lágrimas mientras se apoyaba en el brazo del Príncipe.

Agradecimientos a la prensa

Por su parte, Don Felipe dio las gracias "por la comprensión de todos" y reconoció la espera de los periodistas bajo la persistente lluvia que cayó durante toda la mañana en Madrid.

Posteriormente, los Príncipes abandonaron el tanatorio en un vehículo conducido de nuevo por Don Felipe.

Mientras tanto, durante una corta escala en el aeropuerto camboyano de Phnom Penh, la Reina recibió a los responsables de los proyectos españoles de cooperación que iba a conocer en este país y que no pudo visitar por su regreso precipitado a España.

En la sala VIP del aeropuerto, Doña Sofía fue recibida por el ministro camboyano de Palacio, Kong Somhol, a quien transmitió su pesar por no poder realizar en esta ocasión la visita prevista, aunque aseguró que tratará de volver lo antes posible, "si puede ser en pocos meses".

Doña Sofía también habló por teléfono con el rey Norodom Sihamoni, con quien, según el programa inicial, debía cenar este jueves en el Palacio Real de Phnom Penh, para informarle de lo ocurrido.

Por su parte, Telma Ortiz partió este jueves desde Manila con destino a Madrid, aunque no llegó a tiempo para asistir al responso en memoria de su hermana. La hermana de la Princesa de Asturias se encuentra muy afectada por el fallecimiento de Erika, según amigos y compañeros de trabajo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha