eldiario.es

Menú

9.000 horas extras policiales en los carnavales de SCTF

INSPECCIÓN DE TRABAJO INFORMÓ CONTRA EL AYUNTAMIENTO

La casi totalidad de la plantilla de la Unipol trabajó 2.452,5 horas aparte de su jornada laboral entre el 27 de enero y 25 de febrero pasados.

- PUBLICIDAD -

Treinta y cinco policías entre agentes, oficiales y dos subinspectores, es decir, la casi totalidad de la plantilla de la Unidad de Intervención Policial del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, trabajó 2.452,5 horas extras en los últimos carnavales, al margen de su jornada laboral de ocho horas, según se detalla en un expediente para Recursos Humanos "a efectos de la compensación económica correspondiente". Entre la Unipol y la Policía Local, sus servicios extraordinarios por carnavales suman 9.247,8 horas.

El expediente al que ha tenido acceso CANARIAS AHORA es suscrito por la concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, la segunda teniente de alcalde, Carmen Delia González Martín (CC); el comisario-jefe Bienvenido Onrubia y el subinspector Francisco Rodríguez González. Posteriormente, tuvo el visto bueno del jefe del servicio de Recursos Humanos, Miguel Ángel García de León (CC).

En las 36 páginas del expediente se especifican los horarios de jornada A o normal, con entradas y salidas, y los inicios y final de las jornadas extras, que en varios casos superan las 14 y 16 horas continuadas. También las horas extras de los agentes que estaban en su día de descanso y fueron llamados a trabajar.

El 10 de febrero, con motivo de la final de murgas adultas, 25 agentes, cuatro oficiales y los dos subinspectores, trabajaron entre siete y nueve horas extras aparte de la jornada ordinaria de ocho horas. Los dos subinspectores iniciaron su "jornada laboral normalizada" a las 06.30 de la mañana, la concluyeron a las 14.30 y se volvieron a incorporar a las 18.00 para concluir a las 05.00 horas del día siguiente.

150 horas de más por el Entierro de la Sardina

Ese día, otros policías de la Unidad de Intervención comenzaron a trabajar a las 15.00 y finalizaron a las 05.00 horas. Su jornada laboral normal era hasta las 22.00 y a partir de entonces contabilizaron siete horas extraordinarias.

El 22 de febrero, día del Entierro de la Sardina, los dos subinspectores, tres oficiales y diez agentes sumaron 150 horas extras, con servicios fuera de la jornada ordinaria de 10 horas, entre las 19.00 y las 05.00 de la madrugada siguiente, lo que supuso en unos casos trabajar 18 horas y en otros 16.

Los dos subinspectores de la Unipol son quienes más horas extras acumulan, 95 cada uno, aunque hay varios agentes que superan las 80 horas.

Si el coste en horas extras de 193 policías locales de Santa Cruz de Tenerife superó los 281.000 euros, como informó la concejal Carmen Delia González en una comisión de control, el de los agentes de la Unipol asciende a más de 100.000 euros, según fuentes internasl. En total, el coste en horas extras ronda los 400.000 euros.

Peligro psicosocial en personal armado

El exceso de trabajo de los policías locales y Unipol ya fue objeto de debate en una sesión de la Junta de Personal del pasado mes de febrero, en la que los delegados de Prevención de Riesgos Laborales informaron de que tenían conocimiento de que al menos cinco agentes habían superado las 16 horas de trabajo, con motivo de la Cabalgata de Reyes del 5 de enero y servicios hasta la madrugada del 6 de enero.

En el acta de la Junta de Personal, publicada en la intranet del Ayuntamiento, los delegados propusieron "con el objeto de proteger la salud de los funcionarios", que se elaborase un informe del que se diera traslado a Recursos Humanos y la Jefatura policial, por considerar un riesgo psicosocial para el trabajador esos turnos excesivos que, además, "no se justifican por algún hecho extraordinario o de grave riesgo, como pudieran ser las alertas meteorológicas".

Un factor de mayor riesgo es que se trata de personas armadas. En el acta se añade que "existen estudios de turnos y tiempos de trabajo que demuestran claramente que el trabajo prolongado en exceso provoca fatiga, entendiendo como tal una reducción de la actitud para trabajar a causa del trabajo anterior, aumento de la somnolencia y, en consecuencia, un aumento de la siniestralidad laboral. Y no podemos obviar en este punto que el trabajo policial tiene altos índices de estrés que repercuten negativamente en el uso de armas de fuego".

En 2010, Inspección de Trabajo ya elaboró un informe en el que advertía al Ayuntamiento de necesidad de llevar a cabo "actuaciones preventivas con respecto a las actuaciones de la Policía Local".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha