eldiario.es

Menú

Regidor: ''Me siento libre políticamente para cumplir mi programa''

NUEVO RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

- PUBLICIDAD -

"Contento" pero al mismo tiempo sintiendo el enorme peso de "la responsabilidad". Así se siente José Regidor, el nuevo rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, después de que en la segunda vuelta de las elecciones a este puesto su candidatura fuera respaldada por el 59,03% de los votos. El Catedrático de Biología Celular dejará pronto el edificio de Ciencias de la Salud para ocupar su despacho en el Rectorado. Comienza una nueva etapa en la comunidad universitaria, una etapa que mira directamente al cambio.

Desde hace menos de 24 horas la comunidad universitaria le ha elegido como nuevo rector ¿Le ha dado tiempo a asimilarlo?

En cierto modo sí. Durante la campaña contemplábamos esa posibilidad y según iba transcurriendo la misma, veíamos que esa posibilidad existía. Teníamos esa idea, de forma que ya estábamos pensando, incluso, qué íbamos a hacer a continuación.

Que la Universidad de Las Palmas necesita un cambio no tiene la menor duda. Ésa es, posiblemente, la razón de que obtuviese el 59,03% de los votos. Profundice en esta necesidad de cambio

Esto se notó más en la primera vuelta en donde las dos candidaturas que pasamos éramos las que reflejábamos con más decisión el cambio que queríamos en la Universidad. En la segunda vuelta lo que hemos definido es qué tipo de cambio queremos, y parece que la comunidad universitaria ha apreciado lo que proponíamos. Vamos a cambiar muchas cosas y lo vamos a hacer de una manera sosegada, haciendo un análisis concienzudo de la situación de la universidad para programar bien ese cambio. Será un cambio en la forma de trabajar en donde involucremos más a las personas que los profesionales de todo tipo que tenemos en la universidad, estableciendo un mecanismo o unos cauces de participación en donde todo el mundo pueda tener acceso a nuestra universidad y acceso a las decisiones que se van a tomar. Queríamos cambiar algunos aspectos en la forma de hacer las cosas buscando más transparencia, más tolerancia y un repeto a la pluralidad de ideas, toda una serie de componentes que son más tipo teórico o de comportamiento, pero que son muy importantes para trabajar en la universidad. Hay unos cambios que hay que hacer mandados por la propia Ley de Ordenación Universitaria por la necesidad de converger hacia Europa en condiciones apropiadas, y eso es una tarea muy importante.

Serán muchos los frentes que deberá atender desde el Rectorado, pero ¿en torno a qué temas girarán sus primeras decisiones?

Van a girar en hacer un análisis serio y objetivo de cuál es la situación de la Universidad porque eso para mí es clave en la programación del trabajo que queremos hacer, por tanto, la primera etapa un análisis muy serio para hacer esta planificación. Al mismo tiempo, empezar ya establecer estos cauces de comunicación con la comunidad universitaria y en este sentido pienso desarrollar toda una serie de actividades encaminadas a ponerme ya en contacto con los distintos colectivos, con los distintos estamentos, tanto el personal de administración y servicios, directores de centros, decanos, grupos de estudiantes, representantes de estudiantes... Tenemos que ir haciendo un camino, complejo, tedioso en cierto modo, porque va a ser lento y nos va a llevar tiempo, pero creo que es absolutamente imprescindible.

Llegó la hora de hacer una Universidad mejor?

Es la obligación de todo rector. Como todo es perfectible voy a hacerlo con todas mis fuerzas.

¿Se siente libre políticamente para cumplir su programa?

Absolutamente, y no sólo me siento libre sino muy respaldado y esto me da una confianza enorme porque siempre he dicho en mi discurso que la autonomía unversitaria me merece un respeto enorme y precisamente por eso voy a ser un defensor celoso de esa autonomía frente a cualquier injerencia externa de cualquier signo, bien sea político, social o religioso. Nosotros somos los que tenemos que darnos nuestra propia política universitaria.

Uno de los factores que dan valor a una universidad es el nivel de investigación que en ella se desarrolla, así como por la capacidad de sus investigadores. ¿Cómo está la nuestra en ese sentido?

La nuestra está dentro del marco de la investigación española en un tono medio. En los últimos años hemos avanzado bastante y ahora es el momento de marcarnos nuevos retos en investigación. Retos que van por varios caminos. Hay que potenciar toda la investigación básica que se está haciendo en la universidad dando facilidades a los investigadores, no sólo desde el punto de vista de financiación, sino también de logística. Por otro lado, vamos a trabajar mucho a nivel central en cuanto a la gestión económica, la gestión financiera, la gestion del personal en investigación lo que supondrá algún tipo de remodelación que tendremos que hacer en el contexto de las unidades de gestión de la investigación. Por último, una apuesta muy decidida por la investigación en desarrollo y en este aspecto hay que potenciar cada día más la relación íntima entre empresa y universidad porque es absolutamente fundamental tener una complicidad con las empresas que están en las Islas y las que se puedan generar en el futuro.

¿Cree que nuestra Universidad está consolidada dentro del panorama universitario español?

En una buena parte si. Necesitamos ir consolidándonos más en otros aspectos porque tenemos que seguir avanzando como universidad. En estos momentos tenemos una edad suficiente para considerarnos consolidados. Esto no quiere decir que lo tengamos todo hecho, hay mucho por hacer, pero ya somos una universidad y se nos respeta.

Para la consecución de metas que tiene planteadas la comunidad universitaria, ¿qué se necesitará? ¿Mayor apoyo institucional, reconocimiento social, implicación del mundo universitario??

Todo y eso no es fácil pero hay que ir haciéndolo poco a poco, por eso en la planificación que planteamos en nuetro programa hablábamos de todos esos aspectos. La implicación social, el mirar hacia donde está la universidad es muy importante. No podemos perder la perspectiva local. Estamos en unas islas y necesitamos mirar hacia ellas. En este sentido vamos a hacer cosas. Tampoco podemos perder la percepción global de la universidad. Los universitarios tenemos que ser universales y conjugar estos dos aspectos es posible y vamos a intentarlo.

¿Es consciente de la herencia que les deja en anterior equipo rectoral?

Sí. En este sentido no hay problema ninguno. Pueden haber heridas pero como no somos nosotros quienes las hemos causado espero que todas estas situaciones se puedan reconducir. Iniciaremos una nueva etapa.

Su antecesor, Manuel Lobo, ha sido el rector que más tiempo ha permanecido en el cargo en la historia democrática de la ULPGC. ¿Qué opina de su gestión?

Ha hecho una buena gestión en algunas cosas y en otras ha sido inadecuada, sobre todo en cuanto a los recursos y la situación de la universidad. Decir que todo lo ha hecho mal es mentira. Hay parcelas del trabajo de Lobo que ha hecho bien y otras que son mejorables. Quizás, lo que más se le achaca a su gestión es su distanciamiento con la comunidad universitaria, un distanciamiento que se ha incrementado con su candidatura política, algo que no ha gustado mucho.

¿Qué cree que han valorado en usted y en su equipo para salir elegidos?

Por un lado la experiencia de los años que llevo en la Universidad y la forma de trabajar que he demostrado durante todo este tiempo, el programa que he presentado y el equipo que me acompaña. Todo estos son factores que han facilitado este proceso y la decisión de mucha gente de la Universidad que espera de mí que siga siendo el mismo, y esa es la tarea que tengo encomendada, seguir siendo el mismo.

¿Cuáles son, a su parecer, los valores fundamentales que debería tener una universidad?

Lo primero que tiene que ser es universal. Lo segundo, una universidad de personas, donde el respeto a las ideas, a la discrepancia y a las propias personas, debe estar por encima de todo. Es el templo de las ideas y, por tanto, el templo del respeto

Treinta años de larga trayectoria dentro del mundo universitario. ¿Cómo ha visto su evolución?

La verdad es que lo único que he notado es que los afanes, los deseos y las ilusiones siguen siendo casi los mismos. Disminuye un poco la energía vital y sobre todo lo que aumenta es la experiencia. La experiencia te da en este sentido una visión, una forma de ver las cosas con menos pasión pero con más serenidad y más sosiego.

¿Sin resentimientos con sus contrincantes en la carrera electoral?

Sin resentimientos. Si lo que propugno es un universidad plural, por discrepar no puedo tener enemigos. Me gustaría no tenerlos pero eso es imposible. Eso iría en contra de mis principios.

¿Teme defraudar?

No. Lo que siento es el peso de la responsabilidad. Al mismo tiempo que estoy contento, inmediatamente tengo el peso de la responsabilidad sobre mi.

¿Qué va a pasar con las elecciones al Claustro?

Lo que dictamine la Sala. En ese sentido no habrá ningún problema. Espero que se actúe justamente. Lo que sí haremos es corregir los defectos que hemos visto en el reglamento actual. Vamos a intentar hacer uno más claro, más nítido y, sobre todo, favorecer el proceso de votaciones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha