eldiario.es

Menú

No me digas que lo dijo Barrilete

Ni va a haber relevo en la dirección de ‘Canarias7’ ni el periódico de El Sebadal planea renunciar a su edición impresa, como ha soltado estos días El Pendejo Canario

Lo que sí es cierto (y grave) es la ‘pepeízación’ de la Televisión Canaria, que acaba de contratar como editor de informativos al jefe de prensa del Grupo Parlamentario Popular, Rafel Luque

- PUBLICIDAD -
Francisco J. Chavanel.

Francisco J. ChavanelFrancisco Javier Chavanel, director de El Pendejo Canario. Archivo

Primera acepción de la palabra “pendejada”, según la RAE: Acción ruin propia de un pendejo.

Hace unos días, alguien soltó a las ondas a través de un programa de radio que al parecer se llama El Pendejo Canario una auténtica pendejada: que se avecina un relevo en la dirección del periódico Canarias7 y que quien esto firma era uno de los tres candidatos a sustituir a Francisco Suárez Álamo. Por supuesto, como es norma en ese espacio radiofónico, tan severa afirmación no fue sometida al más mínimo contraste: ni se habló con el periódico en cuestión ni con ninguna de las tres personas a las que se hacía formar parte de esa terna. Me consta que a ninguno de esos presuntos candidatos (una mujer y dos hombres) se les ha hecho la menor insinuación acerca de tal cuestión, y me consta que la empresa editora de Canarias7 y su presidente, Juan Francisco García, están muy satisfechos con el desempeño de Paco Suárez. Por lo tanto, podemos calificar la presunta noticia como pendejada.

El bulo estuvo acompañado, no sé muy bien si ese mismo día o en entregas anteriores o posteriores porque no escucho pendejadas, de este otro: que el consejo de administración de Inforcasa, empresa editora de Canarias7, había acordado abandonar la edición impresa y centrarse exclusivamente en la digital, para lo cual se requeriría tal relevo en la dirección. Tampoco esta parte de la “noticia” fue contrastada con algún miembro de ese consejo de administración ni con portavoz alguno de la compañía.

Lo que puede ser un chascarrillo sin importancia, un comentario fútil, puede adquirir el tamaño suficiente como para provocar un daño importante en las cuentas de la empresa mencionada, tanto por una alarma injustificada entre anunciantes y agencias de publicidad como un retraimiento entre suscriptores y lectores.

Quizás por esquivar ese daño, el editor de Canarias7, Juan Francisco García, telefoneó a una de las periodistas que participaron en la divulgación de esas falsedades. Y lejos de dar lugar a una rectificación pública y sacar la pata, la dirección del programa optó por meter la otra y calificar el reproche como una amenaza y una cacicada. Y dale minutos y minutos de programa a rajar contra García y contra la tirada del periódico, oponiendo a unas cifras también falsas las que dice tener de su lado en número de oyentes El Pendejo Canario en cuestión. “Porque Canarias7 sólo vende 6.000 ejemplares y nosotros tenemos más oyentes que lectores tiene ese periódico. Y además, más influencia”.

Y es ahí cuando se despertó nuestra curiosidad. Lo de la influencia vamos a darlo por perdido, es un debate inútil que desde luego nunca podrá ganar el que lo propone. Pero, ¿cuántos lectores tiene Canarias7?, y mejor aún, ¿cuántos oyentes tiene Barrilete Cósmico?

Vayamos a datos auditados, que es donde estas cosas adquieren el rigor lejano a la fantasmada. Hemos buscado por todas partes la audiencia de El Pendejo Canario o de alguna de sus variables, incluida El Espejo Canario, y nos hemos encontrado con una arrolladora sorpresa: no existen datos, no existen auditorías, luego es imposible saber qué audiencia tiene, cuántas personas se castigan el macarrón cada mañana con el engendro. Además, sus continuos saltos de frecuencia en frecuencia, la mayoría de ellas ilegales, por supuesto, le impiden consolidar audiencia, lo que va íntimamente relacionado con la consecución de ese otro intangible de la influencia.

Frente a esa ausencia de datos objetivos, vayámonos a la auditoría de Comscore, la firma más aceptada entre anunciantes y agencias de publicidad para medición de audiencias en Internet. Son datos oficiales, no los que puede proporcionar cualquier medio interesado. En lo que va de año, Canarias7 arroja un promedio mensual de unos 550.000 usuarios únicos, solo superado por La Provincia (unos 650.000) y por encima del tercero en liza, Canarias Ahora, con 500.000 usuarios únicos. ¿Y que dice el EGM de los lectores de la edición impresa de Canarias7? Pues que son más de 120.000 al día. Ninguna de las emisoras auditadas en Canarias alcanza tales registros.

Frente a esas cifras, ¿qué contrapone Barrilete? evanescencias, pretenciosidad. Humo.

La semana pasada se descolgó con otra de las suyas: a raíz de la apertura de juicio oral contra José Carlos Mauricio por falsedad documental, aseguró que detrás de esa resolución judicial estaba la magistrada Victoria Rosell y un servidor. Le contó en antena tal aseveración al político afectado y éste, que no se iba a atrever a afirmarlo, otorgó a mayor gloria de la falacia. Si se hubiera preocupado mínimamente por conocer la causa que ha desembocado en este procedimiento abreviado, el radiopredicador habría descubierto que la denuncia la interpuso la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional; que quien imputó a Mauricio fue el juez que le tomó declaración como investigado, Alejandro Navarro (a la sazón juez de refuerzo en Instrucción 8); que quien continuó con la instrucción fue Salvador Alba, y que quien la finalizó fue la jueza Carla Vallejo. Esta última abrió juicio oral a petición de la Fiscalía, única parte acusatoria. Pero como la verdad te puede joder un buen titular, el de Barrilete fue que la culpa de los males de Mauricio la tienen unos seres malvados que lo estaban esperando en no se sabe qué bajadita.  

El PP reconquista la tele canaria

Mucho más serio es lo que está ocurriendo en la Televisión Canaria, o más concretamente en la nueva política de nombramientos del ente público Radiotelevisión Canaria. Mientras su presidente asegura que no puede aprobar la programación porque no tiene cuórum en el Consejo Rector, sí se permitió, con el único apoyo de su compadre, el vocal del PP Alberto Padrón, el relevo en la cúpula, que está trayendo consigo contrataciones más que llamativas.

La de este lunes ha sido la de un nuevo editor para los servicios informativos, Rafael Luque. Es una cesión más de Coalición Canaria al Partido Popular porque el nuevo editor proviene directamente de la jefatura de prensa del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento de Canarias. Un hombre de mucho carácter y más acentuado sectarismo que fue capaz, mientras dirigió el Gabinete de Prensa de la Cámara bajo la presidencia de Gabriel Mato, de prohibir que a los resúmenes de prensa se incorporaran las noticias de El País y Canarias Ahora.

En aplicación de la misma doctrina por la que se han guiado sus impulsos en cargos públicos, ya se puede ir preparando Patricia Hernández y la parte socialista del Gobierno de Canarias para evaporarse todavía más de la escaleta de los informativos, una queja que, ya ven, no ha calado lo más mínimo en el presidente Clavijo y entre los que le llevan la política de comunicación gubernamental.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha