eldiario.es

Menú

¿Dos millones o cuatro?

LA OBRA COSTÓ 210.000 EUROS

- PUBLICIDAD -
Calvin Lucock y José Miguel Bravo de Laguna, con el pájaro detrás.

Calvin Lucock y José Miguel Bravo de Laguna, con el pájaro detrás.

Los datos nos confunden. Y puestos en relación con los hechos y sus protagonistas, nos confunden todavía más. ¿Cómo es posible que una obra comience y casi acabe sin tener licencia de construcción, que abra sus puertas sin licencia de apertura (aun tratándose de la actividad que se trata), que tenga un presupuesto, según sus promotores, de entre dos y cuatro millones de euros y se ejecute en tan solo tres meses? ¿Qué milagro ha operado en Mogán para que los Angry Birds revoloteen con tanta libertad en la playa de Puerto Rico? Para algunas preguntas disponemos de explicaciones, para otras no. Por ejemplo, desconocemos la inversión total realizada por los finlandeses, particularmente porque en agosto anunciaron que iba a ser de dos millones de euros y, al inaugurar el parque, de puro eufóricos que estaban, dijeron que se habían gastado cuatro. Sería en atracciones porque en lo que viene siendo obra civil, que es lo que consta en la licencia, el presupuesto no alcanzaba los 210.000 euros. Para lo demás suponemos que todo tiene que ver con la personalidad cambiante de dos de los personajes en presencia. El primero, el alcalde de Mogán, Francisco González, cuya trayectoria política y empresarial invita a pensar sin riesgo al error que prefiere pájaro en mano que ciento volando, que mejor es trincar la inversión aunque se arriesgue a una acusación de prevaricación que dejarla volar en dirección hacia el colindante San Bartolomé de Tirajana. El otro personaje imprescindible para que las cosas hayan salido así es el director de Holydays Club, Calvin Lucock, un viejo conocedor de las mañas moganeras porque no en vano fue director general de Anfi del Mar durante aquellos apasionantes años en los que José Manuel Soria veraneaba de forma muy ventajosa en el complejo de Björn Lyng. De hecho, Lucock sabía mucho más de lo que depuso ante la juez instructora del caso Salmón, pero debió pesar más en aquel momento lo que le advirtieron severamente sobre él y su familia unos pocos días antes. Cosas de Mogán que cada día nos sorprenden menos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha