eldiario.es

Menú

Una exposición de fotografía social recoge el drama de las migraciones

La muestra itinerante ‘Somos migrantes’ puede visitarse desde este lunes, 14 de septiembre, hasta el 14 de octubre, en el Museo Arqueológico Benahorita y, en Palacio Salazar, del 19 al 31 de octubre.

Invita al visitante a través de 43 fotografías a ponerse en la piel de las personas que pasan por corredores migratorios, como la frontera entre México-EEUU y la frontera hispano-marroquí.

- PUBLICIDAD -
Una de las imágenes de la  exposición 'Somos migrantes'. Autor: Sergi Cámara.

Una de las imágenes de la exposición 'Somos migrantes'. Autor: Sergi Cámara.

El Museo Arqueológico Benahorita de La Palma, en Los Llanos de Aridane, acoge la exposición itinerante de fotografía social y documental Somos migrantes desde este lunes, 14 de septiembre, hasta el 14 de octubre, informa el colectivo Entrecultura. A continuación, añade, del 19 al 31 de octubre, se mostrará en el Palacio Salazar de Santa Cruz de La Palma. La exposición recorrerá otras ciudades de la geografía española (consultar fechas en www.somosmigrantesexposicion.org)

Las migraciones humanas, señala en un comunicado la citada organización no gubernamental (ONG) jesuita para la educación y el desarrollo, “han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad. Hoy muchos jóvenes salen de sus países en busca de oportunidades más favorables y una vida mejor. Son migraciones propiciadas por varios factores, pero la mayoría de ellas son por motivos sociales o económicos, en busca de mejores condiciones de vida en un mundo que cada vez es más desigual. Otras en cambio son forzadas, como es el caso de las personas refugiadas o desplazadas que huyen de conflictos, persecuciones o desastres naturales”.

En ese camino de la migración, añade, “las fronteras marcan el confín de un Estado, son líneas imaginarias que delimitan países, pero también son vallas, son mares, son océanos. Para las personas que deciden migrar, cruzar esas fronteras supone alcanzar sueños, es la esperanza de un futuro mejor, de aspirar a mejores condiciones de vida. Pero lo que no saben es que esas fronteras de sueños y esperanzas se están transformando en lugares donde impera el drama y el conflicto. Por eso Entreculturas ha querido mostrar el rostro, las manos y la mirada de esas personas que deciden migrar y se topan con fronteras de desesperanza, con largos caminos donde impera el miedo y la violación de sus derechos humanos”.

La exposición itinerante de fotografía social y documental Somos Migrantes’invita al “visitante a través de 43 fotografías a ponerse en la piel de las personas que pasan por corredores migratorios como la frontera entre México-EEUU y la frontera hispano-marroquí”.

Apunta que “más de un millón de mexicanos y 300.000 centroamericanos intentan cruzar la frontera entre México y EEUU cada año. Sólo el 15% lo consigue, o lo que es lo mismo, sólo 1 de cada 7 que lo intentan logra llegar a EEUU. Estas personas migrantes, en su mayoría hombres, arriesgan sus vidas durante el camino, exponiéndose a todo tipo de torturas, secuestros y abusos, además de carecer de las condiciones mínimas de alimentación o salud. Estas violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional, son perpetradas por el crimen organizado y las fuerzas de la policía, por los gobiernos locales o personas particulares que están en contra de las personas migrantes. Estas violaciones van en aumento y son muy pocas las denuncias por parte de las víctimas debido al miedo, a la inseguridad del viaje y a las condiciones precarias y peligrosas en las que viajan. Quedan así, impunes, la totalidad de estas violaciones”.

Por otro lado, continúa, “en la frontera hispano-marroquí, donde se están llevando a cabo unas políticas de control migratorio que están suscitando cuestiones muy serias de violación de derechos humanos, como es el caso de las devoluciones en caliente. La ONU alertaba a España el pasado 23 de enero en su informe de recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que respete el principio de no devolución y garantice a los inmigrantes el acceso a los procedimientos de asilo. Esta frontera sigue siendo un corredor migratorio importante, la gente sigue arriesgando sus vidas intentando cruzar por mar o saltando la valla para entrar en Europa. La situación en el norte de Marruecos es de crisis humanitaria, hay miles de personas ‘atascadas’ allí en diferentes emplazamientos, algunos más conocidos como el monte Gurugú en donde las condiciones de vida son precarias”.

Es importante “construir una cultura de la hospitalidad, de encuentro y de acogida hacia las personas migrantes para defender su derecho a salir de los países libremente y defender sus derechos humanos, que muchas veces se ven vulnerados”. La migración, concluye, “está y ha estado presente en la vida de cada uno de nosotros en algún momento, de alguna manera, por eso no tenemos que olvidar, que todos ‘Somos migrantes”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha